Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Los domingos DOMINGO 23 1 2005 ABC EL PERFIL DE LA SEMANA EN LA ACERA ESCRIBÍ TU NOMBRE FERNANDO IWASAKI JUAN ANTONIO MARTÍNEZ CAMINO Secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal española Sus palabras sobre el uso del condón han motivado una fuerte polémica que amenaza con afectar la posición del principal interlocutor en las relaciones Iglesia- Gobierno El error del defensor de la ortodoxia LA BOTELLONA COMO DEMOCRACIA l alcalde de Sevilla se le ha ocurrido la genial idea de ampliar el derecho al voto hasta los 16 años, apelando a la creciente madurez, tolerancia y solidaridad de la juventud española. Por lo que se ve, tenemos una juventud que no nos merecemos. No importa el fracaso escolar. No interesan los resultados del Informe Pisa. No valen las estadísticas que revelan las edades de los conductores más temerarios. No hay que prestarle atención al incremento de la delincuencia juvenil desde que se promulgó la ley del menor. No, señores, el corcho libre es la mejor metáfora de nuestra democracia. Una de las consecuencias más nefastas y paradójicas del desarrollo es la prolongación indefinida de la presunta irresponsabilidad adolescente hasta edades más bien sonrojantes. ¿Cómo superar la contradicción que supone que cualquiera apruebe el bachillerato, que la selectividad sea una verbena y que las licenciaturas se regalen, mientras escasea el trabajo, no hay viviendas disponibles y los jóvenes no reúnen las condiciones mínimas para recibir créditos bancarios? El remedio ha sido peor que la enfermedad, pues ahora todo el mundo es un niño ya tenga 18, 25 o 30 años bien cumplidos. Hubo una época no muy lejana en la que uno deseaba llegar a la mayoría de edad para buscarse la vida y salir de casa de los padres, quienes por cierto alentaban tales ideales porque la independencia de los hijos suponía una prueba de madurez y responsabilidad. Y si a mí me tocó vivir aquella experiencia llena de retos y austeridades, no digo nada de los lectores que ya cuentan con más de 50 años. ¿A qué edad comenzaron a trabajar? ¿Colaboraron con los gastos de casa cuando empezaron a ganar sus primeros sueldos? ¿Se consideraban niños susceptibles de ser protegidos a los 25 años? Lo paradójico es que los hijos ambiciosos de ayer se han convertido en los padres consentidores de hoy. Siempre he creído que los primeros responsables del fracaso escolar son los padres, aunque iniciativas como la del alcalde de Sevilla me sirven para ilustrar el quantum de responsabilidad que tienen también los políticos, pues la propuesta del voto a los 16 coincide con la edad en que los padres comienzan a ver cuestionada su autoridad por culpa de las botellonas, las salidas y las malas influencias. ¿Por qué los políticos sólo hablan de los derechos y jamás de las obligaciones? ¿Por qué los políticos se llenan la boca de tolerancia y solidaridad, y nunca jamás aluden a la autoridad y la responsabilidad? ¿Por qué si se propone ampliar el voto a los 16 no se propone ampliar la edad penal a la misma edad? ¿Para cuándo el carné de conducir a los 16? Como el mal ejemplo siempre cunde, sin duda en las siguientes elecciones se votará a partir de los 16 y dentro de nada desde los 14, pues algunos se han creído que la democracia es como las películas o- -peor todavía- -como la botellona. La única duda que tengo es saber dónde estará la publicidad electoral de las próximas municipales, si en los juegos de play- station o en los condones que se regalan a la salida de los institutos. www. fernandoiwasaki. com Une POR JESÚS BASTANTE LIÉBANA A rror que le puede costar caro Éste es el sentir de buena parte de los fontaneros de Añastro- -sede de la Conferencia Episcopal española- -tras la polémica suscitada esta semana por las palabras de su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, acerca de la postura de la Iglesia frente a los preservativos como medio de prevención del sida, y que han alcanzado las más altas esferas en la Santa Sede. Los preservativos tienen su contexto en una prevención integral y global del sida indicó Martínez Camino tras el encuentro que mantuvo el martes con la ministra de Sanidad, Elena Salgado. Unas declaraciones que, pese a la intención de su autor, han dado la vuelta al mundo y provocado la alarma en los sectores más conservadores de la Iglesia española y el propio Vaticano, hasta el punto de que la propia Conferencia hubo de matizar -después de una maratoniana reunión- -las palabras de su portavoz, señalando que, si bien la Iglesia coincide básicamente con la estrategia abstinencia- fidelidad- preservativos, según la doctrina católica el uso del preservativo implica una conducta sexual inmoral Las apreciaciones del secretario general del Episcopado causaron una profunda sorpresa, toda vez que el religioso jesuita- -actualmente en período de reflexión sobre su situación en la Compañía- -es un conocido defensor de la ortodoxia católica- -no en vano fue responsable de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe entre 1993 y 2001- y siempre ha mostrado su tajante rechazo al uso del preservativo. Licenciado en Filosofía y Letras y doctorado en Teología, Juan Antonio Martínez Camino es uno de los intelectuales más reconocidos en el seno de la Conferencia Episcopal en lo relativo a la doctrina moral de la Iglesia y el diálogo fe- razón. A sus recién cumplidos 52 años- -nació el 9 de enero de 1953 en Marcenado (Oviedo) Martínez Camino está considerado como el hombre fuerte de la Iglesia en el diálogo con el Gobierno. En estas semanas, el secretario habrá de negociar a cara de perro con las autoridades gubernamentales sobre la autofinanciación de la institución eclesiástica y los desencuentros sobre aborto, eutanasia, divorcio exprés matrimonios gay o células embrionarias. El portavoz también ha tenido que vérselas con la opinión pública a causa de las divergencias episcopales sobre la actitud a tomar frente al plan Ibarretxe. En los ambientes eclesiales se daba por seguro el inminente nombramiento de Juan Antonio Martínez Camino como obispo, para así dar mayor empaque al único cargo que no va a ser renovado tras la Asamblea Plenaria de marzo, donde habrá de elegirse nuevo presidente de la Conferencia Episcopal. Hombre de la absoluta confianza- -al menos hasta ahora- -del cardenal Rouco Varela, Martínez Camino fue designado portavoz en 2003, y su mandato expira en 2008. No obstante, la magnitud que ha tomado la polémica sobre el uso del condón ha llevado a algunos a hablar de una posible dimisión del portavoz, for- zada desde Roma, si bien parece que esta última posibilidad no será adoptada. El Vaticano sabe de la importancia de Juan Antonio Martínez Camino en un momento especialmente delicado de las relaciones Iglesia- Gobierno en España. Aunque sus posibilidades de alcanzar la mitra prácticamente han desaparecido, al menos de momento. Buen comunicador, hábil y escurridizo con los periodistas, el error del portavoz episcopal no debe hacer caer en saco roto su nitidez a la hora de enfrentarse a los medios. Seguro de sí mismo- -en ocasiones, como la de esta semana, puede que en exceso- Juan Antonio Martínez Camino ha provocado, sin querer, una serie de reacciones en cadena, que podrían conllevar un cambio de rumbo en el Episcopado español, en un momento en el que los posicionamientos con vistas a las elecciones a la Presidencia y Vicepresidencia de la Conferencia Episcopal no han hecho sino comenzar.