Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 1 2005 Los domingos 67 Familia de Vanesa Ruíz y Cristina Lara. asesinadas en Vic en 1991 Madre de Myrian Pedraza, asesinada el 11- M Viuda de V. Zorita, asesinado en Santurce en 1980 APORTACIÓN HISTÓRICA Será un documento contra la falsedad. La constatación de la contribución de las víctimas a la estabilidad democrática LA LISTA Y EL PLAN IBARRETXE Su coincidencia es casual, aunque también saludable: frente al proyecto totalitario del PNV está la realidad fehaciente de las víctimas Iñaki Arteta y su equipo recogiendo el testimonio de una de las víctimas, la prueba real y fehaciente de la historia la Historia de España no olvide ni minimice la existencia del terrorismo y las connivencias de una parte de la política vasca con él, y le hablo concretamente del terrorismo de ETA porque es el que más muertos y damnificados ha procurado a nuestro país; hay que tenerlo siempre presente por la misma razón que el holocausto debe estarlo en lo que estudian nuestros hijos Pero hasta que no esté terminado el trabajo, que el promotor del archivo pretende activar en internet en el plazo de un mes, no sabremos si de todo ello se deducirá la respuesta a la pregunta enloquecida de todos los que han pasado por esto: ¿por qué a mí? ¿por qué a mi hijo? ¿por qué a nosotros? Es muy frecuente oír en los civiles es que yo no hice nada mientras que policías y militares parecen tener más asumido que estaban en la diana e incluso las viudas reprochan que daba la impresión de que iba en el sueldo que le mataran de aquella manera Hay un factor de fanatismo que no importa dónde se desarrolle, si en Ruanda o en la Alemania nazi o en Euskadi. Un delirio que no se genera de un día para otro sino que se va gestando, y que en nuestro caso nos lleva a Sabino Arana y de ahí a una locura que se va incrustando, amparada en una permisividad social que consiente que acciones violentas sean reconocidas como aporte político, lo que va facilitando el escenario perfecto para esa desmesura. Y dentro de ese panorama a unos les toca más que a otros. ¿Por qué? No sé si interesa tanto eso como que nunca debería haber ocurrido, que nadie de la lista debía haber muerto por ninguna razón rretxe, que lleva en sus entrañas la potestad de conceder indultos a los verdugos. A lo que este aglutinador de la memoria responde sin contemplaciones que el PNV ha despreciado a las víctimas, las ha silenciado y lo seguirá haciendo, y al día siguiente de la desaparición de ETA, si esto se produjera, la voluntad de pasar página estaría en la mente de todos los dirigentes peneuvistas. Pero la historia va por otro lado. Lo que empezamos hace dos años lo pudimos iniciar hace cinco, y que coincidan ambas cosas ahora no tiene más alcance, aunque, sin duda, es saludable: hay gente que tiene proyectos totalitarios revestidos de buenas maneras y aspiraciones políticas discutibles, pero la realidad, los hechos y las víctimas, están ahí. Las víctimas dan fe de unos hechos y los verdugos y sus amigos buscan excusas políticas Y añade que, después de todo, para esta ingente labor no le interesa nada de lo que ocurra a su alrededor, pero a diferencia de la lista de Spielberg, la de La voluntad olvidadiza del PNV Y después le queremos buscar los tres pies al gato, el doblez a la casualidad de que se ponga en Red este memorándum del terror en el mismo momento en que la sociedad española, y más concretamente las víctimas de ETA, trata de encajar la provocación del plan Iba- Arteta no ha terminado porque no está garantizado que se haya escrito el último nombre en ella. Tremendo, pero eso no nos tiene que impedir que hagamos el trabajo. Hay quien dice que habría que dejar pasar unos años para que esto se acabe y verlo de otra manera, pero yo creo que no, que el compromiso está en contar las cosas que le pasan a uno en su tiempo y tomar posiciones. Así, frente al órdago del plan Ibarretxe, tenemos la oportunidad de contemplar a la vez lo que es y ha sido de trágica la vida de ciertas personas, y eso igual nos hace tener las cosas más claras, pretender que las políticas respecto al nacionalismo sean más contundentes y, sobre todo, ver la realidad. La memoria implica justicia y escuchar de boca de todas las víctimas que a lo único que aspiran no es al odio ni a la venganza sino a eso, a la justicia, su concesión es el primer objetivo, sobre todo cuando de aquí a unos pocos años van a salir a la calle sus asesinos, que no han pagado sino con penas casi simbólicas Por eso los nacionalistas- -insiste el documentalista- -lo que quieren es pasar la página de esta historia tan poco presentable y que tiene poco que ver con lo que ellos hubieran deseado, de, con el tiempo, hacer como si nada y hacer cuenta nueva con esos chicos que en el fondo ya no son tan malos. Acercarte a la memoria y a lo más oscuro y olvidado de la historia conlleva una obligación moral que todos deberíamos compartir. No se puede construir un presente justo sin hacer justicia con los víctimas del pasado. Y en eso estamos Aunque eso nos obligue a mirar de frente y, tal vez, a dejar ser tan puerilmente felices.