Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Los domingos DOMINGO 23 1 2005 ABC MEMORIA EN LA RED Hermano de Manuel Llanos, asesinado en Madrid en 1974 Padre de Fabio Moreno, asesinado en Erandio en 1991 Madre de J. A. de Jesús, asesinado en Sallent de Gállego en 2000 Zarandear conciencias olvidadizas, desterrar la falsedad, hacer justicia e impedir que la soberbia política pase página, la interminable página de 40 años de sangre y lágrimas, es el objetivo del archivo histórico de las víctimas del terror en España, de su voz y su palabra, que ahora se prepara para echar a andar en la Red y del que nadie garantiza que tenga escrito el último nombre Archivo histórico del terror POR VIRGINIA RÓDENAS La memoria debe ser el nuevo imperativo moral (T. W. Adorno) lumina la pantalla y aparece una mujer corriente que no reconozco y que mirando a una cámara habla serenamente de cómo lo cogieron en el portal de su casa, lo metieron en un coche y se lo llevaron; de cómo, a las pocas horas, lo hallaron de rodillas, con la cabeza cubierta por un gorro de lana, y la boca tapada con una bandera de España. Dice que se llamaba Vicente Zorita y que le quitaron la vida con siete disparos el 14 de noviembre de 1980. ¿Se acuerdan de este crimen del que da fe su viuda Rosario Zabala? Abro otro nicho de la pantalla del ordenador y sale un hombre que dice: Sólo sientes un fogonazo. Me volví a ver cómo estaban los niños: a Alex lo saqué llorando, pero Fabio se deshizo entre mis manos, y no sabía si atender al hijo que lloraba o seguir recogiendo los pedazos del otro. Los que se acercaban a auxiliarnos, cuando veían al niño así, se alejaban ¿Alguien ha vuelto a pensar en este asesinato acaecido el 7 de noviembre de 1991 que aniquiló el presente y el futuro de una familia? ¿Y en todos los demás, en esos crímenes feroces, en ese delirio del horror sin sentido que ha hilvanado nuestra historia de los últimos cuarenta años? Dice el profesor Reyes Mate, fundador del Instituto de Filosofía del CSIC, que vivimos bajo un estado de excepción latente que olvida a las víctimas, niega la verdad de sus testimonios y mira hacia otro lado y que así vamos tirando, medio felices. Pero también advierte que la reconciliación social sólo será posible cuando hablen todas ellas. Y en ese empeño anda el docu- Sei mentalista Iñaki Arteta, arquitecto del archivo histórico de los miles de damnificados por el terror en España, de los que recoge testimonios videográficos para que jamás la ausencia de su voz en nuestra memoria nos haga ser condescendientes con los verdugos y pérfidamente injustos. Una lista, a la manera de la que Steven Spielberg construyó contra la desmemoria del holocausto judío, que quedará adherida en internet a la Fundación de Víctimas del Terrorismo para que desde cualquier parte del mundo se pueda acceder y conocer de primera mano nuestro pasado y nuestro presente. Un documento clarificador Un plan que se engendra con el primer trabajo sobre las víctimas, Sin Libertad en 2000, cuando adquirí- -relata Arteta- -un compromiso con la memoria. Lo que al principio fue un impulso de hacer algo con la situación de las víctimas, de los perseguidos en Euskadi, donde yo vivo, vi que se convertía en un documento importante, clarificador, y que creo que hacía justicia a esas personas que han visto cómo asesinaban a sus familiares y que, a pesar de ello, tenían que seguir calladas. Todos los que han sido víctimas del terrorismo en España y quieren dar su voz a la recuperación de la memoria colectiva tendrán sus tres minutos en la lista on line de Iñaki Arteta Me pregunté que si esto es absolutamente necesario, por qué no ir más allá. Y en 2002, mientras preparábamos el documental Olvidados estudié la iniciativa de Spielberg, un archivo on line creado con todo el material que recabó para su película La lista de Schlinder y que terminó con el nacimiento de la Fundación para la Historia Visual de los Supervivientes del Holocausto. Analicé las posibilidades de hacer algo similar en España con todos aquellos que han padecido lo que la ley estipula como acto terrorista y presenté el proyecto a la Fundación Miguel Ángel Blanco y a la Fundación de Víctimas, que lo apoyaron El plan consiste en grabar entrevistas personales, de tres minutos de duración, con los familiares de los desaparecidos y los supervivientes, en las que ofrecen un pormenorizado relato de cómo era su vida antes, de los detalles de cómo se produjo el atentado y de los avatares de su vida posterior. Un documento histórico volcado en una website que estará ligado a la web de la fundación (www. fundacionvt. org) Un trabajo aglutinante que, a diferencia del fervor que el cineasta norteamericano halló para compilar las experiencias de más de 50.000 personas liberadas a estas alturas del temor a una nueva actuación de sus verdugos, en España se ha topado con la barrera del miedo que sigue latente. La falta de libertad- -da fe de ello Arteta- -existe en Euskadi, que es donde el nacionalismo gobernante y su expresión más radical atenazan a la población hablan del apoyo institucional inmediato, del calor social importantísimo recibido, de esa empatía por parte de todos que proclama no os lo merecíais, es horrible lo que os pasado, estamos con vosotros y ellas mismas lo comparan con lo que ahora saben que han vivido tantas víctimas de ETA y tachan la diferencia de abismal. Incluso los que han sido sido víctimas desde marzo reconocen que antes se habían identificado poco con esta situación que les tocó vivir a otros y hoy piensan en el calvario que han tenido que pasar, en que el apoyo por parte de la sociedad tenía que haber sido mucho mayor, y en que la soledad fue otro atentado, una nueva condena ejecutada por todos. Hemos oído cómo exclamaban lo que ha tenido que ser lo de esta gente. Todos nos hemos quedado sin hijos, pero si además tienes que soportar que pisoteen la memoria de tu muerto, que llenen su sepultura de basura- -como pasó tantas veces con la tumba del edil popular Gregorio Ordóñez, de cuyo asesinato se cumplen hoy diez años- -es un delirio. Y eso desde víctimas que viven en Madrid, pero desde Euskadi aún es más sangrante porque el apoyo expreso de muchos políticos y gran parte de la población hacia las víctimas del 11- M no se ha dado en 40 años hacia las víctimas de la banda etarra El paradigma de la dignidad ¿Cuál será el sentido histórico de este documento? Un monumento implacable contra la falsedad. El testimonio de las víctimas- -subraya el documentalista- -merece su hueco en la Historia por ser un ejemplo de dignidad y de comportamiento cívico y democrático. La verdadera aportación de las víctimas a la estabilidad democrática tiene que ser reconocida. Es preciso que Unas víctimas y otras En este trabajo de prospección histórica tampoco se le escapa a Iñaki Arteta las diferencias entre las víctimas, que ellas mismas reconocen. Las del 11- M