Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Los domingos DOMINGO 23 1 2005 ABC ELECCIONES BAJO EL FUEGO Las elecciones en Irak, previstas para el 30 de enero, se acercan entre el ruido de los atentados, de los que tenemos noticias cada día, y una evidente ausencia de debate ideológico. A cambio, el voto se estructurará en función de criterios étnicos y tribales, con la excepción del partido del actual jefe de Gobierno, Iyad Alaui, que promete mano dura y perseverancia continuista Etnia y tribu son lo que cuenta en las elecciones en Irak s de 120 partidos políticos han sido autorizados a presentar candidatos para las próximas elecciones iraquíes en las que se elegirá una Asamblea Nacional de 275 miembros encargados de redactar una nueva Constitución. Pero esta proliferación de asociaciones y partidos se simplifica enormemente en cuanto se repara en que, a falta del menor debate ideológico, el voto del próximo 30 de enero se va a estructurar en función de criterios étnicos y tribales, con la única posible excepción del partido del actual jefe de Gobierno, Iyad Alaui, que superpone a cualquier fidelidad ancestral las promesas de mano dura y de perseverancia continuista. Para entender los próximos comicios, hay que contar con la existencia de cuatro grandes bloques políticos: chiíes, suníes, kurdos y Gobierno. Vayamos por partes: La coalición de partidos chiíes, or- Má POR ALBERTO SOTILLO ENVIADO ESPECIAL A BAGDAD ganizada en torno a la Alianza Iraquí Unida, se presenta como la gran favorita. A diferencia de lo que ocurre en el campo suní, las personalidades religiosas y políticas más influyentes chiíes han pedido la activa participación en las elecciones y, para que no haya dudas, el voto en concreto para la Alianza Iraquí Unida. Lo ha pedido, sobre todo, el ayatolá Alí Sistani, la autoridad religiosa más venerada entre la población chií. Sistani ha afirmado que el Las papeletas electorales aguardan el día D en un almacén del aeropuerto internacional de Bagdad voto del día 30 es un deber religioso, y son muchos los chiíes que creen sin el menor atisbo de duda que Sistani tiene comunicación directa con Dios. Sistani sostiene que los religiosos no deben intervenir en política. Pero el ayatolá no tiene inconveniente en dar abiertamente su opinión cuando considera que lo que está en juego es el ser o no ser de su país. También él ha pedido el voto para la Alianza Iraquí Unida. Y puesto que los chiíes representan un 60 por ciento de la población total del país, esta coalición aparece como la fuerza política más influyente en el futuro inmediato del país. La Alianza Iraquí Unida está formada fundamentalmente por dos grandes partidos políticos de inspiración religiosa: el Consejo Supremo para la Revolución Islámica- -de siempre muy vinculado a Sistani- -liderado por Abdel Aziz Hakim; y Al Dawa, histórico partido de oposición a Sadam, lidera-