Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Los domingos DOMINGO 23 1 2005 ABC GENERACIÓN MESSENGER Ana León, sevillana de veintidós años, junto a sus amigos del messenger. A la derecha, Ester, Dani, Oriol, Albert, Mireia y Jordi, en un cibercafé de Barcelona (Viene de la página anterior) R. DOBLADO E. CARRERAS La palabra revolución le encaja como un guante a una mano a lo que ha ocurrido estos años. Dicen, por poner un ejemplo, que cada día se envían 2.500 millones de mensajes en todo el mundo. Unos cuantos los teclean Rosa Masegosa, de veintinueve años, y Silvia Fernández, de veintiséis, amigas de Valladolid. Rosa, periodista, trabaja en su casa, y tiene el programa abierto en sesión continua. Es más barato, a diferencia del teléfono- -explica- Y puedo mandar archivos de forma más rápida que con el correo electrónico Silvia, que trabaja en una asociación de Forestales, tiene cuarenta contactos en su pantalla, la mayoría laborales. Dice que zascandilea de un lado a otro, sin tiempo para un café, que saluda a los amigos en la calle con un breve hola, qué tal y que las conversaciones de fondo, hoy me siento mal, me ha pasado esto, qué opinas suelen viajar a través de la mensajería instantánea. Antes me tragaba todas las series de televisión. Ahora, en cuanto tengo cinco minutos abro el ordenador; soy adicta a miles de programas La pantalla del messenger permite personalizar la charla con colores, emoticonos (caritas que expresan estados de ánimo, por ejemplo) o avatares (imagen que identifica a cada contertulio) En este chat privado se intercambian fotos o música, se puede jugar al buscaminas o a las damas y se utilizan cámaras web o micrófonos Ángel, Enri y Samu, de quince años, y Fran, de dieciséis. A todos les espera una larga tarde. Algo de merienda, un par de horas de estudio y, a las ocho, cita con el ordenador, hasta las diez. Los viernes y los sábados, ese tiempo se multiplica, a mediodía o por la noche, a partir de las diez y media, cuando vuelven a casa de la disco light hasta la una o las dos de la madrugada. En sus messenger acumulan unos ciento veinte contactos cada uno: Conocidos de los campamentos de verano, amigos del colegio, del barrio, de la disco- -detallan- -con los que hablamos, intercambiamos fotos y música, jugamos a las damas o al buscaminas Este grupo de amigos estudia 4 de ESO, en una clase de treinta alumnos. Cuando les preguntamos cuántos de sus compañeros no usan messenger, su respuesta es una sentencia: Dos Los chicos del FEM son un ejemplo perfecto de esta generación, llamada i en algunos informes. En una investigación realizada por Yahoo retrata así a los chicos de entre dieciséis y veinticuatro años: Son muy sociables, les encanta comunicarse y los amigos juegan un papel fundamental para ellos: son usuarios avanzados de teléfonos móviles, se descargan logos, imágenes y melodías. El messenger y el correo electrónico son fundamentales para organizar su vida social e Internet supera a la televisión en el consumo de medios Uno de los entrevistados deja claro el paisaje: Conoces a alguien en la disco y le das tu messenger Laura, Alberto, Belén y Abel, valencianos, de entre diecisiete y diecinueve años, son otro ejemplo. Alberto no ha dejado de conectarse desde los catorce, y dice que ha mantenido conversaciones a través de micrófono y webcam con más de doce personas al mis- mo tiempo. Laura es una recién llegada, pero ya tengo más de cien contactos, distribuidos por grupos, lo que me permite hablar o escribir de forma simultánea con los amigos que conocí en Inglaterra el verano pasado, con los miembros de la Falla, mis compañeros del colegio, mis amigos de verano y mi familia Belén y Laura se cruzan fotografías, canciones, juegos y apuntes o trabajos. También lo empleamos para quedar- -es mucho más barato que los sms del móvil- -y para hablar con varios amigos a la vez O para volver a hablar después de verse. La despedida entre Ester (22 años, estudiante de trabajo social) Dani (28 años, administrativo) Oriol (25 años, informático) Albert (24 años, diseñador multimedia) Mireia (21 años, estudiante de Enfermería) y Jordi (25 años, electrónico) de Barcelona, ha pasado a ser: Nos vemos en el messenger Este grupo siempre está on line Cuando llegan a casa, lo primero que hacen es abrir el programa, incluso algunos cenan delante del ordenador. Cada vez que me conecto hay alguien, yo no lo apago ni para dormir España enseña el camino España es un ejemplo del éxito de la mensajería instantánea. Un referente mundial dice Eduardo Sangüés. Un 53 por ciento de los internautas lo usan, según Nielsen NetRatings, por encima de Francia, Alemania o Reino Unido. Red. es eleva esa cifra al 60,5 por ciento. Y la inmensa mayoría, el 80 por ciento, tienen entre 13 y 34 años, según MSN. ¿Por qué un triunfo tan rápido? Según Sangües, el carácter español, muy sociable, anima a usar las tecnologías que sirven para comunicarse con la gente Aunque, por supuesto, sobre los valores comunicativos del ordenador hay opiniones poco unánimes. Veamos una: La mensajería instantánea constituye un claro indicador del tipo Herramienta de trabajo Eduardo Sagüés, responsable de Marketing y Comunicación de MSN, el gran dominador de esta herramienta en España, con el 90 por ciento del mercado, explica que el messenger se ha afianzado como forma de relación entre los más jóvenes, hasta veinticinco años, pero que también avanza a pasos agigantados en las empresas, como un mecanismo de trabajo útil, que reduce los costes de las llamadas a larga distancia y que hace más rápidas las comunicaciones en la oficina A las cinco de la tarde se abren las puertas del colegio FEM, en Madrid, y un tropel de adolescentes con excedente de adrenalina sale a la calle. Entre ellos, Miki, Juan, Jaime, Pepe, Miguel