Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad DOMINGO 23 1 2005 ABC LUIS CARBONELL Presidente de Confederación Católica Nacional de Padres de Alumnos (Concapa) A la ministra San Segundo sólo la conocemos por televisión MADRID. La campaña de recogida de firmas en favor de la clase de Religión, postulada por la Confederación Católica Nacional de Padres de Alumnos (Concapa) se ha cerrado esta semana con una cifra histórica: más de tres millones de adscripciones. Jamás ha habido un nivel de participación social como éste señala el presidente de Concapa, Luis Carbonell, quien espera ser recibido en breve por José Luis Rodríguez Zapatero. Si no nos recibe, querrá decir que al presidente del Gobierno le importan un bledo tres millones de personas y prefiere otros colectivos, mucho más minoritarios, pero que le aseguran un Gobierno ¿Cuál es el balance del diálogo con el Ministerio de Educación respecto a la asignatura de Religión? -No ha existido ningún tipo de diálogo sobre la clase de Religión. A la ministra de Educación sólo la conocemos por la televisión, porque en estos meses de Gobierno no ha sido capaz de encontrar diez minutos para los padres que representan a la mitad del alumnado, lo que es muy preocupante, por no decir irresponsable. ¿Qué razón se les ha dado? -Ninguna, que no ha encontrado un hueco en la agenda. Hace unos días (coincidiendo con el fin de la campaña de recogida de firmas) sí nos han llamado para ver cuándo podemos reunirnos, pero se ha pasado los meses anteriores sin dar respuesta alguna. Si esta ministra repite su forma de actuar, pues a lo mejor lo que tenía que hacer es marcharse. -Sin embargo, sí se han reunido con el secretario general de Educación, Alejandro Tiana. -Fue una reunión de más de dos horas, con nosotros y con Ceapa. Tiana consideró que había muchos acuerdos posibles, pero nosotros contestamos que no se había conseguido nada. Sólo estamos de acuerdo en cuestiones como el doble idioma o las tecnologías, lo que no tiene demasiado mérito. El mérito está en consensuar los grandes temas que nos distancian, en tener cintura. -El Gobierno, ¿está teniendo cintura? -Hasta ahora, parece que no, por varios indicadores. Primero, la ministra no ha encontrado tiempo para reunirse con una de las asociaciones de familia mayoritarias. Segundo, el Consejo Escolar del Estado está siendo utilizado como una marioneta y se está desprestigiando, porque no corresponde a la realidad social. Cuando se votó por la clase de Religión, hubo 38 votos contra 16 a favor de que se expulsara de los colegios, y se quiso hacer ver que esta pantomima era la voluntad de España. Luis Carbonell preside Concapa, asociación que representa a más de cinco millones de padres de alumnos, y defiende por todos los medios que se respete la asignatura de Religión TEXTO: JESÚS BASTANTE FOTO: DANIEL G. LÓPEZ Sin embargo, estadísticas oficiales constatan que entre el 75 y el 80 por ciento de las familias estamos matriculando a nuestros hijos en la clase de Religión. Y, lo más importante y no se puede ocultar: ya tenemos más de tres millones de firmas. ¿Cree que Educación apostará finalmente por el consenso? -El Gobierno sólo dijo que iba a tener muy en cuenta la votación del Consejo Escolar del Estado. El gran montaje en torno a esto es lamentable. El Gobierno miente cuando dice que la reforma se está consensuando. No es cierto. Que digan que van a imponer la reforma porque tienen los votos suficientes, y ya está. Lo pueden hacer, pero que no digan que pretenden el máximo consenso posible. Lo que sucede es que ha habido más prisas por cargarse la LOCE que por buscar una ley buena para el país. Se han cargado una ley por vía de Real Decreto, y hasta la fecha han conseguido un nivel de consenso cero. ¿Es consciente el Gobierno de la fuerza de este movimiento en favor de la clase de Religión? -Creo que no. Hemos enviado varios burofaxes a medida que iba aumentando el número de firmas, y no ha habido ninguna respuesta por parte del señor Rodríguez Zapatero, que parece estar más interesado por su sillón que por el bien de muchas familias. Si no nos hace caso, cometerá el error de desconec- Lo que sucede es que ha habido más prisas por cargarse la LOCE que por buscar una ley buena para el país tar con la sociedad, y eso pasa factura. Incluso hay un movimiento entre distintos diputados para crear una escuela laica. ¿En qué se diferencia su postura de la del Ministerio de Educación? -Nosotros sólo queremos que el Gobierno satisfaga a todos. ¿Que los padres queremos que se eduque a nuestros hijos en la religión católica? Que lo hagan. ¿Que lo piden los judíos o los musulmanes? Que se haga también. ¿Que hay quien no quiere? Perfecto, pero está claro que al menos sí tienen que saber algo de religión. No se puede ir por la vida sin saber quién fue Jesús, quién fue Buda o Mahoma, en qué consiste el Islam... Pero el Gobierno no se decanta por nada, únicamente escucha. Queremos que se respete la libertad de los padres, que el Gobierno de turno, sea el que sea, no pueda dictar qué está bien o qué está mal en cuestiones morales, porque se podría dar el caso de que alguien dijera que la eutanasia es algo magnífico para la sociedad. Pues no. La educación de los hijos es responsabilidad de los padres, y cada padre debe exigir que se eduque a sus hijos conforme a sus criterios filosóficos y religiosos, como dice la Constitución Española y la Europea. En este asunto no llegamos a ningún acuerdo, no podemos transigir. -Algunos juristas plantean la inconstitucionalidad de apartar la Religión del horario escolar o de disminuir su estatus... -Nosotros acatamos la ley, pero mal ejemplo dará el Gobierno si empieza por no cumplir con la Constitución. Exigimos que los gobernantes cumplan la ley. Existe una libertad de enseñanza, lo que significa que los padres, sean de cualquier raza o credo, pueden exigir que sus hijos sean educados conforme a sus criterios morales. Es así de simple, un derecho fundamental. Vamos a emplear todos los recursos que tengamos a nuestro alcance. Si es necesario, recurriremos al Tribunal Constitucional, convocaremos manifestaciones... no se excluye ninguna posibilidad. ¿Cuál es el futuro de la educación en España? -Creo que si este Gobierno no cambia de actitud y practica seria, honesta y pausadamente el consenso, saldrá una ley que, en lugar de unificar el sistema educativo y traer la paz necesaria para cualquier reforma, dividirá más a la sociedad y durará sólo lo que dure la alternancia, porque ya han puesto como ejemplo para el próximo Gobierno cuál es el mecanismo para tumbar una ley. Si quiere gobernar para todos, deberá hacer una ley que esté consensuada por todos, porque si no durará poco.