Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 1 2005 Madrid 45 Los empresarios de la Comunidad miran a Oriente para hacer la China Sólo el 0,04 por ciento de los negocios extranjeros en este país son españoles por China, y viajes como el que hemos hecho son muy positivos Ésta es la opinión de uno los empresarios que han acompañado a Aguirre MARIANO CALLEJA, ENVIADO ESPECIAL SHANGHAI. Aquí no se puede no estar. En un país donde medio millón de empresas extranjeras se han abierto camino y se han establecido ya, los empresarios madrileños no pueden seguir mirando hacia otro lado Éste es el resumen de uno de los 20 empresarios españoles que ha acompañado a Esperanza Aguirre en su primer viaje oficial al extranjero como presidenta de la Comunidad. Durante una semana, han visto con sus propios ojos cómo se despereza Pekín ante el reto de los Juegos Olímpicos de 2008 y se sube en el tren ya en marcha del siglo XXI, pero también han sentido en Shanghai el lado más capitalista y más pujante de este gigante dirigido por el Partido Comunista. b El futuro pasa, sin duda, PECADOS CAPITALES MAYTE ALCARAZ A VECES LLEGAN CARTAS as cartas ya no llegan con sabor amargo, con sabor a lágrimas ni en la tripa de una botella, ni las traen las palomas mensajeras... Las cartas viajan, en Madrid, de un despacho a otro, con el silencio administrativo como respuesta. Nunca los políticos madrileños se habían carteado tanto y nunca habían hecho gala de tanta timidez, tanto recato, depositando en el arte epistolar el ambicioso objetivo de resolver un problema, cerrar un acuerdo o espolear un proyecto. Tendría Correos que distinguir a nuestros regidores con un premio por esa fidelidad a la epístola, arrumbada en el tiempo por los SMS y la urgencia cibernética. En el futuro palacio de Gallardón ha habido que reforzar la plantilla, porque escasas eran las manos para portar tantas nuevas, buenas o malas, entre ministros y consejeros; delegados y presidentes; secretarios de Estado y directores generales. Van y vienen: el delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez, escribe en diciembre a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, para poner en marcha conjuntamente el Plan Estratégico de Seguridad Ciudadana y, como los amantes desamados, recibe la callada desdeñosa por toda respuesta; el vicepresidente Prada espera también, desairado, que el ministro de Defensa, José Bono, conteste a unas letras en las que la Comunidad le pedía una reunión para desarrollar el proyecto de la Ciudad de la Justicia en la zona de Campamento; también en Navidad, autoridades de la Comunidad de Madrid envían una carta al ministro del Interior, José Antonio Alonso, demandándole una entrevista para hablar de los menores que cometen delitos: cero respuesta; Bono, que debe coleccionar cartas remitidas desde la Puerta del Sol, fue requerido, también, hace unos días, a establecer un operativo de cooperación entre el Ejército y la Comunidad para ofrecer ayuda humanitaria a los afectados por el maremoto que el pasado 26 de diciembre asoló el sudeste asiático, y de nuevo la boca cerrada; y por último, Miguel Ángel Moratinos, antes de iniciar su viaje a Sri Lanka, recibe una misiva autonómica para realizar acciones conjuntas de colaboración todavía aguarda el Gobierno madrileño la respuesta. Y es que Esperanza Aguirre, Bono, José Antonio Alonso, Moratinos, Fabio, las esperanzas cortesanas prisiones son do el ambicioso muere y donde al más astuto nacen canas ¿Es por eso por lo que no saben, no contestan? L EFE Más de la mitad, madrileñas Las empresas españolas instaladas en China representan el 0,04 por ciento del total de extranjeras; una cifra ridícula que no se corresponde con el nivel económico de España. Son 200, de las que unas 120 proceden de Madrid. En plena eclosión de la economía china, se corría el peligro de llegar tarde, porque lo que se dice pronto, desde luego, ya no vamos a estar. No hemos llegado tarde, pero no podemos perder más tiempo comentaba otro empresario madrileño. Aquí, las empresas alemanas, francesas o italianas hace años que han copado sectores fundamentales de la economía. La tecnología alemana, por ejemplo, ha conseguido desarrollarse en este país en plena expansión y puede verse en pleno apogeo, por ejemplo, en el tren de suspensión magnética de Shanghai, el más rápido del mundo y único de sus características. Este tren, que no tiene ruedas, sino que flota a 10 milímetros del suelo, alcanza una velocidad de 431 kilómetros por hora, aunque podría ir más rápido todavía. De momento sólo cubre una distancia de 30 kilómetros, y lo hace en siete minutos, en el trayecto que va del aeropuerto internacional de Pudong- -el barrio gigantesco que quiere ser como Manhattan- -a una estación de Metro. Sus resultados son ruinosos, pero eso no quita que China haya dado el paso de aplicar esta tecnología punta de Siemens. Teresa Cañadas Molina llegó a Shanghai hace cinco días. Ella no forma parte de la delegación oficial, sino que vino por su cuenta. Tiene una empresa en Arganda del Rey dedicada a la fabricación de cables, y ha venido a China a captar clientes. Casi una sema- La policía de Shanghai, con Madrid 2012 ABC. El consejero de Economía y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Ma- drid, Miguel Ángel Villanueva, continúa su viaje por China para dar a conocer los atractivos turísticos de la capital. Villanueva asistió ayer a la Feria Mundial del Turismo celebrada en Shanghai y hoy visitará la Muralla China, en Pekín, que estará adornada con pancartas y banderas de Madrid. En la imagen, un policía de Shanghai regula el tráfico con un silbato que luce el logotipo de la candidatura Madrid 2012. Aquí todos los números son a lo grande En China todos los números son a lo grande. De los 1.300 millones de personas que habitan este país, 130 millones tienen una renta igual o superior a la media de la UE. Es decir, para empezar, el mercado tiene un tamaño superior al de cualquier país de Europa occidental. Hemos introducido nuestro producto en 150 ciudades de toda China, y nos decían que la gran mayoría eran ciudades pequeñas. Una ciudad pequeña aquí significa que tiene un millón de habitantes. Es decir, nos estamos moviendo en otras dimensiones desconocidas hasta ahora explica un empresario español de la industria alimentaria. dad, hay muchísimos trabajadores chinos por todas partes. En una farmacia de Pekín de tamaño medio, por ejemplo, puede encontrarse a unas 15 dependientas, esperando todas la llegada de algún cliente. En un restaurante normalito a la hora de comer, casi vacío, pasean alrededor de tu mesa 10 o 12 camareros. En cualquier puesto de los mercadillos tradicionales de Shanghai tres o cuatro chinos que trabajan juntos te intentan vender de todo. Sectores en expansión El presidente de la Confederación Empresarial de Madrid, Gerardo Díaz Ferrán, explicó en Pekín que el camino está allanado para la apertura de nuevos negocios, y habló de tres sectores en plena expansión: construcción, transportes y turismo. Precisamente, el vuelo que se abrirá antes de verano entre Madrid y Pekín puede ser decisivo para el intercambio no sólo comercial, sino también de turistas entre España y China. Indra, Técnicas Reunidas, Telven, Dragados, ACS, BBV, BSCH, Alsa... son algunas de las empresas que ya están en China. Pero el camino está despejado para que miles más hagan la China como en otros tiempos se hacían las Américas La apertura de este país, sin marcha atrás, ha cogido velocidad y ya no hay quien lo pare. na después, está más que contenta con el resultado. Le ha sorprendido sobre todo la cantidad de mano de obra que hay en este país. Aquí ves a siete chinos haciendo un trabajo que en mi empresa o en cualquier otra de Madrid lo hacen dos personas señala. En reali-