Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 1 2005 Internacional 37 Lagos pasa revista a las tropas a su llegada este jueves a India EPA Hay países donde hubo crímenes y nada ha hecho. Nosotros hemos realizado mucho más de lo que la gente cree De probarse judicialmente el enriquecimiento ilícito de Pinochet, no es positivo para Chile -Pero el unilateralismo parece fortalecerse en el mundo. En ese contexto ¿qué papel juega el bloque de países de Iberoamérica? -Esto lo he conversado con el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y también con el Rey don Juan Carlos. América Latina pesa un poquito más en el mundo si tenemos un pie firme en Europa a través del concepto de comunidad iberoamericana. Y creo que España y Portugal pesan un poco más en Europa y en el mundo si tienen un vínculo más sólido con América Latina. Para qué hablar de la retórica común sobre el intercambio cultural o comercial, cuando lo más importante es una visión o una forma común de mirar el tipo de sociedad que queremos construir. La inquietud que tienen el Rey y Rodríguez Zapatero de fortalecer las cumbres iberoamericanas, con sustancia respecto de los temas concretos del mundo de hoy, nos permite tener más confianza. Si mañana tenemos una situación de crisis en cualquier parte, ¿podemos tener un debate iberoamericano y un planteamiento común? Y si no es posible, tal vez debemos buscar en el amplio abanico de temas en común aquellos que podemos potenciar, como la lucha contra la pobreza. Eso nos fortalece, a ambos lados del Océano Atlántico. -Y en qué ha quedado la propuesta que ustedes hicieron junto a Lula y Chirac ante Naciones Unidas para crear un Fondo Contra el Hambre... -Hay un número muy importante de medidas que se pueden adoptar por consenso y hay otras que tienen menos. Hemos dicho que veamos qué tanto podemos avanzar en la asamblea de Naciones Unidas que viene, donde se revisarán los avances de los acuerdos de la Cumbre del Milenio. Como es probable que falte mucho por hacer, quizás es el momento de adoptar algunas de las recomendaciones que hemos hecho para la lucha contra la pobreza y el hambre. -Presidente, quiero volver al inicio de esta conversación. En Chile hemos conocido, primero, el Informe Rettig sobre la represión con resultado de muerte (ejecutados y detenidos desaparecidos) luego el informe de la Mesa de Diálogo (sobre el destino de algunos detenidos desaparecidos) y ahora el informe sobre la presión política y la tortura durante la dictadura militar. Todo esto ¿qué reconciliación ha producido a Chile? -Es difícil con respecto a los actores directos, el torturador y el torturado, la víctima y el victimario. Sin embargo, han tenido un impacto en la sociedad. En una encuesta reciente la gente dice que fue bueno conocer el informe sobre torturas, otros dicen que en el corto plazo reabre heridas; pero la inmensa mayoría estima que para el largo plazo es positivo conocer la verdad. La sociedad chilena se ha atrevido más y avanzó más, se ha reconciliado. -Pero toda esta verdad desvelada sobre los crímenes ¿ha tenido un equivalente en Justicia? ¿Cómo medir eso? ¿por la cantidad de juicios abiertos? ¿por la cantidad de ex represores presos? No sé. ¿Pero cuántos países han tenido preso al jefe de los aparatos represivos? ¿o cuántos han tenido encargado reo al responsable de estos crímenes? Hay países donde hubo crímenes y nada de esto ha hecho. Creo que hemos realizado mucho más de lo que la gente cree. ¿Y es viable, como algunos piden, una Ley de Amnistía? -Nunca ha estado en mi agenda y creo que no hay piso político para eso. -En la historia de Chile no hay precedente alguno sobre enriquecimiento ilícito de los gobernantes, ¿qué piensa que ahora se conozca que Pinochet, además de su responsabilidad en crímenes, también haya incurrido en corrupción? -Efectivamente en Chile hay una tradición de probidad y transparencia. De probarse judicialmente todo esto, no es positivo para Chile.