Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 23 1 2005 ABC Chirac, Schröder, Barroso y Solana pedirán en España el sí al Tratado G. L. A. MADRID. El presidente de Francia, Jacques Chirac, y el canciller de Alemania, Gerard Schröder, participarán junto a José Luis Rodríguez Zapatero en un acto en Barcelona para pedir el voto a favor de la Constitución europea. Aunque este acto- -pendiente de un ajuste de agendas- -no está organizado directamente por el PSOE, será de uno de los más importantes de la campaña en la que el presidente del Gobierno tiene previsto protagonizar ocho mitines. Zapatero también contará en su campaña a favor de la Constitución con el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso. La campaña organizada directamente por el PSOE, que tiene un presupuesto de 5 millones de euros, pivotará en torno a Zapatero y a su vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. Contará, además, con la participación del responsable de Política Exterior de la UE, Javier Solana, y del presidente del Parlamento Europeo, José Borrell, ambos socialistas. El primero protagonizará un mitin, en Mérida, y el segundo, tres. Montilla irrita a ERC e ICV al relacionar el no a la Constitución europea con Le Pen Borrell corrige al ministro, a quien los republicanos reprocharon su mala fe aquellos que se oponen al Tratado europeo de que Le Pen, Haider o Alessandra Mussolini serán sus malas compañías en el referéndum ABC TARRAGONA. ERC e ICV ven demagogia y mala fe en las palabras del ministro de Industria y primer secretario de los socialistas catalanes, José Montilla, quien comparó a los votantes del no en el próximo referéndum sobre la Constitución europea con diversos líderes de la ultraderecha. No debemos ignorar quiénes son la mayoría de los que ya han votado en contra de la Constitución de la UE en el Parlamento europeo: Jean Marie Le Pen y su hija, los antieuropeístas del Reino Unido, Alessandra Mussolini y el neofascismo italiano, el partido unionista norirlandés, el austríaco Jorg Haider y el partido racista flamento Vlams Blok dijo José Montilla, durante la Escuela de Invierno que el PSC celebra este fin de semana en Tarragona. b El ministro advirtió a El ministro advirtió a aquellos que se oponen al tratado europeo que esas son las malas compañías que tendrán en la consulta del 20 de febrero. Montilla afirmó que el rechazo a la Constitución europea supondría volver al tratado de Niza, lo que en la práctica conduciría a un bloqueo institucional y un peligro evidente de involución en una Europa ampliada a 25 miembros Las palabras del ministro irritaron a ERC e ICV, socios del PSC en el gobierno catalán y que se oponen a la Carta Magna europea. El eurodiputado de ERC, Bernat Joan, dijo que hablar de un no nacional, de izquierdas y progresista comparándolo con la extrema derecha, es demagógico y demuestra mala fe Añadió que a nosotros no se nos pasa comparar a José Montilla con José María Aznar, aunque tengan la misma postura ante el Tratado constitucional europeo Joan dijo que el modelo de Europa que quiere el PSC y aquél que pretende ERC son diferentes y afirmó que a Montilla ya le va bien la Europa de los Estados y probablemente, lo que pasa es que un modelo alternativo más de- mocrático le provoca mala conciencia La portavoz de ICV en el Parlamento catalán, Dolors Camats, dijo que el ministro hace demagogia y desprestigia la gente que está a favor del no En su opinión, en lugar de hacer campaña a favor del sí el ministro de Industria hace campaña en contra del no lo cual me lleva a pensar que no tienen argumentos a favor del sí Hacer pedagogía La ecosocialista cree que el Gobierno tendría que entender que la población tiene que poder elegir y tener la oportunidad de conocer los argumentos en ambos sentidos Camats explicó que, a diferencia de Montilla, ICV se esfuerza en hacer pedagogía para explicar porqué no les gusta el contenido y el proceso de elaboración de la Constitución. El Tratado europeo supone un giro a la derecha añadió. A esa misma jornada socialista asistió el presidente del Parlamento europeo, Josep Borrell, quien quiso calmar los ánimos y precisó que sería injusto poner en el mismo saco a los votantes del no