Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional HOMENAJE A GREGORIO ORDÓÑEZ DOMINGO 23 1 2005 ABC Aznar afirma en San Sebastián que la única esperanza es la derrota de ETA sin atajos El ex presidente pide a Zapatero no malgastar ocho años de política antiterrorista sus cómplices, ni sus ayudantes, ni sus colaboradores pueden tener ninguna retribución en ningún caso y nunca, ni por matar, ni por dejar de matar M. L. GARCÍA FRANCO SAN SEBASTIÁN. En el Kursaal de San Sebastián y en un acto organizado no por su partido, sino por la Fundación Gregorio Ordóñez, José María Aznar lanzó ayer un mensaje al Gobierno para que no malgaste el esfuerzo de ocho años de política antiterrorista que han dado frutos y que han conseguido que la derrota de los terroristas sea la esperanza auténtica que hoy podemos tener El ex presidente del Gobierno participó, junto con quienes han protagonizado los últimos diez años de la política vasca desde el lado de las víctimas del terrorismo, en un homenaje a Gregorio Ordóñez, asesinado hoy hace diez años por ETA. Compartieron escenario con Aznar la viuda del dirigente del PP de Guipúzcoa, Ana Iribar, miembros de asociaciones ciudadanas que se han enfrentado públicamente a ETA como Fernando Savater, de Basta ya, o Cristina Cuesta, de Covite, además de la concejala socialista Maite Pagazaurtundua, la presidenta del PP vasco, María San Gil, y el preside de honor del partido, Jaime Mayor Oreja. José María Aznar fue recibido en pie y con aplausos por quienes le consideran, según expresó al presentarle José María Calleja, como quien ha acabado con el mito de la imbatibilidad de ETA En ese ambiente, el ex presidente del Gobierno dijo que no hay ninguna razón para apartarse de la política antiterrorista basada en el acuerdo y el rigor Sabemos que no hay atajos y sabemos también que habrá quien pretenda que volvamos al laberinto, señalando rutas más fáciles o caminos más cortos a cambio de volver atrás en la senda que hemos recorrido señaló. Aznar afirmó que con los terroristas no se negocia y que ni los terroristas, ni sus cómplices, sus ayudantes, ni sus colaboradores pueden tener ninguna retribución, en ningún caso y nunca, ni por matar, ni por dejar de matar Destacó que Gregorio Ordóñez pagó con su vida su decisión de no someterse al terrorismo y dijo que hay que seguir en esa línea de no sometimiento y que el objetivo necesario y posible es la derrota de los terroristas, la aplicación de la ley a los asesinos y sus cómplices, la justicia y el reconocimiento a las víctimas Aznar consideró que los vascos no nacionalistas han sido además víctib Ni terroristas, ni El rostro de Ordóñez presidió el acto Aznar, quien no nombró en ningún momento ni al presidente José Luis Rodríguez Zapatero ni al lendakari Juan José Ibarretxe, denunció a quienes se han puesto como objetivo desde hace tiempo destruir el Estatuto, que la Constitución tiene que ser expulsada del País Vasco o que España tiene que ser desgajada al precio que sea María San Gil, Ana Iribar- -viuda de Ordóñez- -Aznar y Consuelo Ordóñez, hermana del político asesinado, durante el homenaje en el Kursaal mas de la estrategia más inhumana y vergonzosa de terror y exclusión, que primero con un pacto, y hoy con un plan, siguen decidiendo los objetivos por los que pujan los que hace tiempo han decidido que hay que destruir el Estatuto, que la Constitución tiene que ser expulsada del País Vasco o que España tiene que ser desgajada al precio que sea EFE Le parece a Aznar un sinsentido que a los defensores del Estatuto y la Constitución se nos tenga por radicales y se nos quiera situar en la intolerancia, la negación y o el inmovilismo, mientras que cualquiera que quiera acabar con lo que son las bases de toda nuestra convivencia puede ser presentado como un ejemplo de diálogo fecundo y de prometedor futuro Mayor aventura tiempos difíciles El europarlamentario Jaime Mayor Oreja consideró, por su parte, que a Gregorio Ordóñez no sólo lo mató ETA, sino también el ambiente político perverso e inmoral que ha presidido y preside buena parte de nuestra querida tierra vasca Mayor aventuró que se avecinan tiempos difíciles, preguntándose cuando no habían sido DIEZ AÑOS SIN ÉL DANIEL UREÑA Presidente del Círculo de Opinión Pública E l 23 de enero de 1995 ETA asesinaba en San Sebastián a Gregorio Ordóñez. Mientras almorzaba en un bar del casco viejo un pistolero le disparó por la espalda un tiro en la cabeza. Molestaba. Su ímpetu, su valentía, su afán por la verdad, su discurso contundente, su trabajo por la libertad y el amor a su tierra le costaron la vida. Pero Gregorio Ordóñez irradió su coraje, su fe y su idealismo a miles de ciudadanos vascos que poco después comenzarían una resistencia cívica contra el terrorismo y el nacionalismo excluyente. Su traumática muerte marcó a miles de personas y animó a muchas a implicarse públicamente en la defensa de sus princi- pios en el País Vasco. Gente normal, sencilla, pero que decidieron renunciar a su libertad para que los demás podamos disfrutar de ella. Esta nueva generación de héroes anónimos, que desafiaron la dictadura del terror impuesta por ETA, fueron poco después impulsores del espíritu de Ermua ese sentimiento colectivo de unidad frente al terrorismo tan necesario hoy. Diez años después seguimos recordando y echando de menos a Gregorio Ordóñez. Seguimos necesitando personas como él, que no se arrodillen ante los asesinos; que llamen a las cosas por su nombre, que denuncien el compadreo de cierto nacionalismo vasco con el terrorismo; y que defiendan al País Vasco y, por tanto, a España. Sus ideas están más vivas que nunca: Para acabar con ETA lo más importante es la reacción social, la eficacia policial y el aislamiento de Herri Batasuna decía poco antes de ser asesinado. Desde 1995 se han conseguido importantes avances en la reacción social de la que él fue uno de los pioneros; la eficacia policial ha conseguido debilitar al máximo a los terroristas, aunque mantienen su capacidad de matar; y en cuanto al aislamiento de Batasuna, se han conseguido notables avances gracias a su ilegalización, aunque el Partido Nacionalista Vasco desobedece la ley y les da cobijo en el parlamento vasco. Por todo ello, frente a las adulteradas propuestas de diálogo que se escuchan últimamente, siempre con las pistolas y las bombas sobre la mesa, las palabras de Gregorio Ordóñez siguen recogiendo el mejor camino para conseguir la paz, porque como él mismo señalaba, la paz significa que ETA desaparezca La familia y los muchos amigos de Gregorio Ordóñez pueden seguir sintiéndose tan orgullosos de él, como agradecida se siente la sociedad española por todo lo que hizo.