Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 1 2005 15 Montilla desata la ira de ERC al comparar a los que piden el no a la Constitución europea con Le Pen Fotos de asesinados por ETA coparon la marcha. A la derecha, Irene Villa llora en el minuto de silencio FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO Y AFP Nuestros familiares asesinados no serán moneda de cambio de ningún proceso de negociación afirmó Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT, después de que los familiares hicieran un estremecedor relato y pidieran el cumplimiento íntegro de las penas de los asesinos JULIÁN DE DOMINGO Los muertos no tienen partido político A. MARTÍNEZ- FORNÉS das fue, sin duda, Acebes. A su paso, los manifestantes gritaban su nombre y vivas en un improvisado homenaje al que fuera ministro del Interior del anterior Gobierno. También gritaban España, unida jamás será vencida o El DNI no engaña, Euskadi es España A la crispación se añadía la desorganización del acto, en el que llegaron a producirse peligrosas aglomeraciones y empujones. Tras hora y media, se llegó ante la tribuna instalada en la Puerta del Sol, donde familiares de víctimas de ETA y del 11- M pidieron el cumplimiento íntegro de las penas e insistieron en que todos los políticos no son iguales Incidentes ante la Ser Sin embargo, un nutrido grupo de manifestantes prefirió hacer otra manifestación posterior en Gran Vía, ante la sede la cadena Ser, donde se increpó a los medios del Grupo Prisa y se recordó su papel en los días posteriores al 11- M y en la jornada de reflexión. Interior ha abierto diligencias para investigar los incidentes. MADRID. En cuanto la marcha llegó a la Puerta del Sol, lo primero que se hizo fue pedir un minuto de silencio por los asesinados. Pero no fue un minuto de silencio más, pues allí mismo estaban Irene Villa, su madre y otras muchas víctimas y familiares que no pudieron reprimir las lágrimas. Cuando terminó el minuto de silencio y casi otro de aplausos, la periodista Isabel San Sebastián hizo un llamamiento a la unión de todos frente al terrorismo y agradeció su presencia a las víctimas del 11- M porque sus heridas son muy recientes y les cuesta mucho venir También destacó el coraje de las víctimas de ETA que en los años oscuros tuvieron que sufrir en silencio y hoy no guardan ningún rencor. Pero, sobre todo, pidió silencio para escuchar los relatos de las víctimas, que se veían interrumpidos por gritos políticos. Pilar Elías, de 62 años y de Azcoitia, contó cómo la misma persona a la que su marido, Ramón Baglietto, salvó la vida cuando era un niño le asesinó años después. Ahora, Cándido Azpiazu, el asesino de su esposo, ha montado una cristalería al lado de la casa de Pilar y, cuando se cruzan, le mira desafiante. Mientras Cándido Azpiazu está libre, Pilar tiene que ir con dos escoltas. También habló Ángeles Pedraza, cuya hija murió en los atentados del 11- M. Ángeles pidió desde la tribuna que no se apliquen los beneficios de reducción de pena a quienes matan e imploró que no se piense a qué partido político pertenecen las víctimas. Álvaro Cabrerizo, que perdió a su mujer y a sus dos hijas en el atentado de Hipercor, empezó su intervención con un llamamiento a la unidad de España: Hemos dado la sangre de nuestros hijos- -y de mi esposa- -para que sea una nación unida, no dividida dijo, e insistió en que se cumplan íntegramente las penas de los asesinos. El hijo de Jesús Ulayar relató cómo asesinaron hace 26 años a su padre en su presencia por cometer el pecado de acostumbrarse a decir libremente lo que pensaba Recordó el olvido, la opresión y aquel difamante algo habrán hecho que se decía de las víctimas en esos años de oscuridad. Y advirtió contra la injusta expresión que dice todos los políticos son iguales porque- -recordó- -ni Ordóñez ni Buesa firmaron apaños con terroristas, ni albergaron terroristas en las instituciones, ni negaron homenajes a las víctimas... Francisco José Alcaraz, presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, cerró el acto y aseguró que ante los acontecimientos que han tenido lugar en las últimas fechas, en alusión al Plan Ibarretxe y las negociaciones posteriores, nuestros familiares asesinados no serán moneda de cambio de ningún proceso de negociación