Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 23 1 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Lo que se ve a este lado del río, el de la ciudadanía, parece muy distinto de lo que se contempla en el otro, el de los escalafones REBAJAS Incluso ha pasado desapercibida, o casi, la declarada disposición de Rodríguez a hablar con ETA si hay una mínima oportunidad de paz Efectivamente: es lo que haría cualquier oportunista niz. En el fragor publicitario de la primera cuesta del año, nada es verdad ni mentira: todo es según el color que se llevó en la última temporada y que se llevará, qué remedio, hasta el referéndum sobre el Tratado europeo, por lo menos. ¿Quién repara, entre tanto ruido, en la oportunidad una más, que Imaz ofrece a Rodríguez para pensárselo, antes de que el conflicto vasco, en palabras del lehendakari, se multiplique por mil? Incluso ha pasado desapercibida, o casi, la declarada disposición de Rodríguez a hablar con ETA si hay una mínima oportunidad de paz Efectivamente: es lo que haría cualquier oportunista. Un líder de convicciones democráticas firmes- -como Bush, ya que en eso estamos- -nunca afirmaría algo parecido. En su toma de posesión ha manifestado todo lo contrario; es decir, su disposición a defender y extender la libertad aun si para ello es preciso entrar en guerra. Imposible concebir un programa menos oportunista en el país de las grandes oportunidades. menos comprensible en Europa, el continente de los pequeños oportunistas. Es enero en España y todos hablan, hablamos, de oportunidades. Increíbles oportunidades en planta tercera. Demos una oportunidad a la paz ¿cabe concebir frase más cursi y más inane? ETA está aburrida- -eso dice- -de dar oportunidades a la paz: la última, esta misma semana, en forma de cuarenta kilos de cordita. Hasta al PP se le ve vacilante, con tanta oportunidad suelta por ahí. El día que Rajoy aparezca con flequillo, dejad toda esperanza, los que entráis. LA CAMPAÑA QUE NUNCA EXISTIÓ M E perdonará su señoría Román García Varela, presidente en funciones de la Sala Civil del Supremo, si, con todo respeto y en pleno uso de mi responsabilidad profesional, le acuso de ser más frívolo y ligero, más inconsistente, que cualquiera de los figurones de turno en los reality- shows que, a pesar de la autorregulación pactada, nos ofrecen las televisiones. Asegura el magistrado que está en marcha una verdadera campaña de prensa ante la sentencia que condenó a José Luis Gutiérrez y Rosa María López por intromisión ilegítima en el honor del rey de Marruecos, el ya fallecido Hassan II. Pertenezco al nutrido número de periodistas que, sin tentación gremial alguna y al margen de nuestras posiciones personales, a la vista de tan señalada sentencia, confirmada por el Supremo tras las anteriores de un juzgado común y de la Audiencia Provincial, escribió en su contra, críticamente, según su libre albedrío y al amparo de los derechos que nos concede la Constitución y que- -un suponer- -protege profesionalmente García Varela, descubridor de la campaña que se particulariza en la persona del magistrado Clemente Auger He leído en estos días otros muchos comentarios críticos a tan ruidosa sentencia. El titular de la información publicada entonces- -diciembre de 1995- -en Diario 16 rezaba: Una empresa familiar de Hassan II implicada en el narcotráfico Los hechos allí relatados resultaron ser ciertos y su encabezamiento concordante con ellos; pero el tribunal juzgador consideró esos titulares- peyorativos e inveraces -por su potencialidad de inducir a los lectores a la creencia en la complicidad de la familia real marroquí en el tráfico de hachís ¿Se puede deducir de la coincidencia en un determinado asunto de la actualidad, polémico en cualquier caso, que la expresión de opiniones por quienes habitualmente nos dedicamos a ello constituye una campaña -una puesta de acuerdo con una finalidad común y concreta- -que, además, tenga por fin el desprestigio de un magistrado? García Varela, posiblemente, ha sido tocado por la tentación corporativista, y, una de dos, o ignora el sentido real de la palabra campaña en el horizonte de la opinión pública o ve fantasmas- ¿demonios? -donde sólo hay una razonable coincidencia. Lo que se ve a este lado del río, el de la ciudadanía, parece muy distinto de lo que se contempla en el otro, el de los escalafones y la siempre latente confusión entre los intereses del Estado y del Gobierno. En este lado del río, el nuestro, no hace falta sentir el gozo del poder para decir, como ha hecho Rodríguez Zapatero, que en estos nueve meses tengo como mejor lección y reflexión que merece la pena querer a este país Quienes por aquí acampamos ya lo sabíamos sin haber tocado la privilegiada moqueta gubernamental. Somos gente sencilla y sin complejos. L dependentistas catalanes. Al OS oportunistas creen frente de la operación, una que sólo los oportunisfigura que, si no es la encartas sobreviven y es nación misma del oportuniscierto que abundan en polítimo, podría servirle de emca los ejemplos de oportunisblema. No es que Rodríguez tas extraordinariamentelonhaya inventado el oportunisgevos. Franco fue, sin duda, mo. En realidad, éste ha siuno de los más conspicuos. JON JUARISTI do el achaque de toda la izArafat era otro de estos oporquierda post- leninista, y no tunistas de manual, aunque lo digo yo, sino Cohn- Bendit. Lo que en negativo. Como alguien dijo de pasa es que en Rodríguez no hay naél, nunca perdió la oportunidad de da que no sea oportunista, empezanperder una oportunidad (desgrado por la coiffure napoleónica que ciadamente para los palestinos, que tanto divierte a Chirac. Cuando melo convirtieron en paradigma naciodio país- -incluyendo a Otegui- -se nal) Hay oportunistas en los regímira al espejo, por la mañana, y, peimenes más diversos, pero las demone en ristre, decide intentarlo al esticracias bien asentadas tienden a lo Primer Imperio, es que tendredesconfiar de ellos y a evitar su promos oportunismo hasta en la sopa, liferación. Que los americanos hasi no resucita el Empecinado para yan reelegido a Bush junior, un caimpedirlo. so patente de rigidez de principios, demuestra que quienes saben valoL hortera florece en primaverar la libertad no buscan líderes vera. La estación más propicia a leidosos y los prefieren de convicciolos oportunistas es, como su nomnes sólidas, sobre todo cuando aquébre indica, la de las rebajas de enella está amenazada. No puede decirro, cuando todo el mundo se pone a se lo mismo de España, a la vista de hablar de oportunidades y a los los eventos consuetudinarios que oportunistas congénitos se les nota acontecen en la rúa. menos. ¿Quién se metería a desciNaturaca, maestro Mairena. El frar lo que, en boca de Ibarreche, sigPSOE advino en abril de 2004 al Gonifica oportunidad maravillosa bierno de la nación gracias a la maante tanta proclama idéntica en toyor escalada de oportunismo que se dos los escaparates de la espaciosa y recuerda en nuestra historia recientriste España? Donde no hay publicite y que arrancó, no ya de la gran dad resplandece la verdad, rezaba el manipulación del dolor de marzo, sitítulo de una sección de La Codorno del pacto de Maragall con los in- E Y REVISTA DE PRENSA bunal de Fort Hood era leyendo los periódicos. El asunto de la tortura se ha desvanecido de la televisión, a pesar de que ha habido continuas novedades en los principales periódicos y revistas señala Rich. Mientras el propio suplemento de libros del New York Times de ayer dedicaba toda su portada y cinco páginas a comentar los últimos libros publicados sobre el asunto- -con conclusiones devastadoras sobre la Casa Blanca y el papel del nuevo fiscal general, Albert Gonzales- las cadenas de televisión han decidido ignorar el asunto y prestar oídos sordos, por ejemplo, a los argumentos del abogado del soldado Charles A. Graner, uno de los que aparecen en las fotos de las torturas, quien señaló que mientras que en Nuremberg fueron los generales los encausados, aquí el Gobierno persigue a los que cumplieron las órdenes Alfonso ARMADA La TV de EE. UU. y torturas en Irak Si una historia no aparece en la televisión americana, no existe en nuestra cultura Eso dice Frank Rich, antiguo crítico de teatro del New York Times, que en su artículo de este domingo llama la atención sobre el completo desinterés de las principales cadenas de televisión estadounidenses ante el juicio contra uno de los implicados en las torturas en Irak. Mientras todos los canales dedicaron horas de antena a comentar la estupidez del Príncipe inglés que había tenido la brillante idea de disfrazarse de un miembro del Afrika Korps, la única forma de enterarse de lo que ocurría en el tri- Guardaespaldas para turistas Los frecuentes ataques a turistas en Río de Janeiro han llevado a muchos visitantes a contratar los servicios de guardaespaldas para recorrer los principales lugares de esa ciudad brasileña, según informa el diario O Estado de Sao Paulo. La protección de escoltas cuesta unos 90 euros por hora y el alquiler de un automóvil blindado, que algunas empresas de seguridad también ofrecen a los turistas, vale unos 550 euros. Según una empresa de seguridad, la demanda de escoltas aumentó un 50 por ciento en este mes de alta afluencia de turistas. S. I.