Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Los sábados de ABC SÁBADO 22 1 2005 ABC ENTREVISTA JEAN- CHRISTOPHE BABIN Presidente de TAG Heuer Hoy una diezmilésima de segundo marca la diferencia entre el triunfo y la derrota Son los reyes del cronómetro, con su medición a la diezmilésima de segundo en las pistas de la Fórmula 1, y corren como balas tras el desafío que les plantean el drive en un campo de golf o un smash en el tenis. Brad Pitt, Uma Thurman, María Sharapova, Tiger Woods o Montoya alumbran su estela. POR VIRGINIA RÓDENAS Metrosexual. Así es JeanCristophe Babin, presidente de los relojes suizos TAG Heuer, que ha venido a España a poner al día la actualidad de su empresa tras contratar como embajadores de su marca a las estrellas cinematográficas Pitt y Thurman, a la tenista rusa María Sharapova y al automovilista Juan Pablo Montoya. Puntual, se sienta delante de un enorme cartel del ex de Jennifer Anyston- -al actor se le junta todo- en el reservado del Club Calle 54, y tras el saludo, el ejecutivo alarga el brazo dejando a la vista el modelo Carrera el mismo que lleva en su muñeca el Pitt del fotón. ¿Su preferido? pregunto. A mí me apasiona la relojería y también me gustan otros modelos. En todo caso- -dice mirando de reojo al norteamericano- yo lo tenía antes que él -Llega a Madrid cuando la ciudad acaba de dar el pistoletazo de salida para ser sede de los Juegos Olímpicos de 2012. ¿Cree que llegará en buena hora para lograrlo y que ustedes lo cronometrarán? -París también se prepara para ello y Madrid tiene, como otras ciudades, grandes papeletas para alzarse con el éxito, así que habrá que esperar. Seguro que nosotros no lo cronometraremos, porque ya hay un acuerdo desde hace mucho con uno de nuestros competidores. TAG Heuer prefiere medir eventos en los que una diezmilésima de segundo puede marcar la diferencia entre el triunfo y la derrota, como ocurre hoy. Se trata de retos como la Fórmula 1, la Indy 500, la competición automovilística en general, donde la precisión es esencial. En esta disciplina siempre hemos jugado un papel central desde que en 1971 nos convertimos en los crono- Uma Thurman vende su imagen a Tag Heuer como aceleradora del deseo de poseer su reloj metradores de la Escudería Ferrari, y a partir de 1992, cuando se amplió esa responsabilidad a todo el campeonato. -Estuvieron presentes en todos los Juegos de los años 20. ¿Por qué no acudieron a las citas posteriores? -Cronometramos los Juegos olímpicos de 1920, 1924 y 1928, pero también lo hicimos después, en Moscú, en los ochenta. A partir de ese momento, Dejamos los Juegos Olímpicos y nos concentramos en la Fórmula 1, donde la máxima precisión del tiempo es clave los Juegos fueron ampliándose a una gran cantidad de disciplinas, muchas de las cuales no tienen relación con el tiempo, y optamos por concentrarnos en aquellos deportes donde la precisión temporal es lo más importante. -Hacen virguerías para medir los segundos en el golf y en cuanto a la Fórmula 1 han sido capaces, junto con Ferrari, de controlar el rendimiento de 20 coches simultáneamente. ¿En qué deporte está su próximo desafío y en qué va a consistir? -El automovilismo siempre será nuestro deporte de referencia porque en él se concitan velocidad, precisión y prestigio. Nuestra colaboración con Juan Pablo Montoya o con Kimi Raikkonen nos ilustra sobre las necesidades de estos deportistas, y para el futuro podemos prever que la precisión va a alcanzar una dimensión cada vez más importante en deportes como el golf o el tenis, y de ahí nuestros acuerdos con Tiger Woods y María Sharapova. El preciso control del tiempo es un factor para el triunfo. ¿Por qué una empresa relojera como la suya ha creado una escuela de pilotos de Fórmula 1? -Nos permite poner a prueba nuestros productos a pie de pista, y no sólo en un laboratorio, y así contar con muchos factores reales que entran en juego, como la vibración del suelo o la fuerza gravitacional. Además de la investigación, el desarrollo y el control de calidad, está el aspecto promocional y de divulgación: distribuidores y periodistas pueden ver y entender hasta qué punto puede sufrir uno de nuestros relojes cuando se usa en las condiciones en que lo hacen Montoya o Raikkonen cuando lo llevan por las Babin ha logrado a Pitt como embajador universal de su cronómetro, salvo para EE. UU. y Canadá, donde publicitarse afecta a su carrera estelar calles de Montercalo en una prueba de Fórmula 1. ¿Qué provocaría la rescisión de los contratos de los nuevos embajadores de su marca, figuras del cine y del deporte? -Evidentemente, lo que no es ético ni moral queda fuera de nuestras expectativas, pero ninguna estrella ni ningún gran deportista hace ese tipo de cosas. Por tanto, las personas que van a ser embajadores de TAG Heuer tienen que compartir los valores de la marca, como el afán por crear y por superarse, y eso es algo que llevan haciendo siempre en su vida profesional tanto Brad Pitt como Uma Thurman. Le hablo del trabajo