Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 1 2005 Los sábados de ABC 101 TENDENCIAS Ferrari es el apellido de uno de los coches más soñados VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE RAQUEL, RAQUEL Tener entre sus manos un Ferrari, un Porsche o un Lamborghini puede convertirse en una realidad gracias a la iniciativa de Coches de Leyenda Regale un Ferrari por unas horas organización de eventos se ha convertido en una moda, cada día más en alza, que vuelve locos a los que tienen la misión de buscar lo último para ofrecer lo mejor y lo más original Bien, pues para facilitarles un poquito la vida, llega a España Coches de Leyenda Avalada por sus doce años de éxito en Bélgica, la empresa pone al alcance de la mano la posibilidad de conducir los mejores superdeportivos: Lamborghini Murciélago, Porsche 911 Turbo, Ferrari 575 Maranello, Lamborghini Gallardo y Ferrari Modena. Atracción total. Sin duda. Los automóviles siempre han despertado grandes pasiones indica Carlos Sala, director general de la empresa y con nueve años a sus espaldas como organizador de eventos. No se trata de un servicio de alquiler de coches, sino de un evento con coches. Aunque la oferta va dirigida principalmente a las empresas, también se organizan eventos a nivel particular. La única condición es que se pida un paquete de cinco coches como mínimo ¿Ruta o circuito? En el primer caso se brinda una serie de rutas turísticas por Espa- Welch no quiere saber nada de etiquetas E La POR MARTA BARROSO Detalle del cavallino una de las mascotas más caras del mundo ña- -o países de Europa- -y realizar un circuito en carretera, durante ocho horas o entre 24 y 48 horas. También se pone a disposición del cliente el alojamiento, servicio de catering e incluso animaciones y espectáculos. Además, hemos diseñado diferentes formas de desplazamiento para llegar al punto de destino en las que se pueden incluir helicóptero, jet privado, barco o coches de colección En el caso de los circuitos, Coches de Leyenda ofrece la posibilidad de vivir un día excepcional en cualquier circuito español. Desde el primer momento, en boxes, los clientes se transforman en pilotos. Les esperan sus coches- -adaptados minuciosamente- -y un instructor especializado. A partir de aquí, sólo hay una condición: disfrutar al límite del circuito. Y para los que no se conformen con esto, la empresa ha programado lo que se conoce como fórmulas con ocio en las que además de los coches se organizan, paralelamente, torneos de golf, actividades de multiaventura, fútbol o corridas de toros. Tenemos diferentes acuerdos con el Real Madrid, muchos campos de golf, la Plaza de las Ventas, etcétera. Si, por ejemplo, el Madrid va a jugar contra el Barcelona y los clientes quieren ver el partido, lo que hacemos es conseguir las entradas y organizarles el día como quieran. Somos una empresa de servicios Desde luego. Más información: 91 531 02 32 696 21 44 87 619 23 00 03; página web: www. cochesdeleyenda. com n su enésimo paseo por una alfombra roja, Raquel Welch ha dicho que en los años 60 las estrellas se vestían como les daba la gana, hacían cosas escandalosas y nunca hablaban de las etiquetas de sus vestidos (también es cierto que no se preguntaba) Eso estaba considerado de mal gusto Vale, aunque tampoco me parece la persona adecuada para hablar de buen gusto, pero, en fin, resulta curiosa esta reinterpretación del No logo de Naomi Klein. También ha considerado que las jóvenes estrellas deberían asumir más riesgos en cuestiones de moda y les recomienda ser menos conservadoras (sí, demasiados escotes palabra de honor, demasiadas colas en los vestidos hemos visto en el Beverly Hilton) Somos actrices de Hollywood, no la Primera Dama ha concluido. Miren, aquí le doy la razón. Pero en lo del escándalo parece que el único que comparte su opinión sobre animar el ambiente es el príncipe Harry con su mentecato disfraz nazi (lo que me pregunto es qué habría pasado si se hubiera vestido de Stalin, con bigote y todo, si habrían saltado todas las alarmas o sólo algunas poco ruidosas) Claro, que un escándalo también es lo que se ha hecho en la cara Nicole Kidman (hasta a la Welch se le ve más natural la jeta) No es de extrañar que la ¿actriz? proponga saltarse las normas. Algunos todavía tienen la boca abierta por la minifalda con la que se presentó hace un millón de años (bueno, sólo treinta y ocho) a su boda con Patrick Curtis, su inventor. Terenci Moix, en su libro póstumo Mis inmortales del cine. Años 60 sostiene que Raquel Welch fue un invento muy bien inventado por ese señor que se puso ese apellido porque admiraba a Tony Curtis (también recuerda que era el hijo de Olivia de Havilland en Lo que el viento se llevó En cualquier caso, si a alguien le gustan los trajes conservadores de las estrellas de ahora, que sepa que se puede hacer con ellos y, además, ayudar a las víctimas del maremoto en Asia. Jane Kazcmarek (la madre en la serie Malcolm in the Middle y su marido, Bradley Whitford (Josh Lyman en El ala oeste fundaron una organización que se dedica a solicitar a los ricos y famosos ropa y accesorios para subastar y luego hacer llegar la pasta a niños necesitados. Han pedido a sus compañeros lo que llevaban puesto en los Globos de Oro para que, a través de Unicef, llegue a los niños afectados por el maremoto. Así, se pueden comprar el Galliano de Charlize Theron, el Donna Karan de Teri Hatcher o el esmoquin de Dior de Ewan McGregor. Que yo sepa, el vestido lila de Raquel Welch no está. Tampoco sé quién podría quererlo.