Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 SÁBADO 22 1 2005 ABC Deportes Los roces de Irureta Djalminha: En la temporada 2001- 02 el brasileño se acercó al técnico tras un cruce de palabras y le dio un cabezazo. Acabó cedido en el Austria de Viena. Diego Tristán: Varios, generalmente desplantes al ser sustituido. El más fuerte en enero de 2004, cuando declaró que si no juego más es porque Irureta no quiere a lo que el técnico contestó: Tiene que cuidarse más aludiendo a sus supuestas salidas nocturnas. Héctor: El lateral se revolvió al ser sustituido en 2004 durante un OsasunaDeportivo (3- 1) Irureta le respondió. Víctor: En marzo de 2003, después de un Atlético- Deportivo (2- 1) se quejó de que Irureta individualizase las culpabilidades de la derrota y dijo estar extrañado por el cambio defensivo de Capdevila por Tristán, que descolocó al equipo Luque: Alguna mala cara tras una sustitución, la peor en Mallorca, donde no le gustó ser cambiado, aunque Irureta adujo que tenía una amarilla. El delantero se quejó: Lo que quiero es jugar de nueve, pero no me pone ni un minuto Javier Irureta tendrá que pensar mucho para sacar a su equipo de la crisis que atraviesa MIGUEL BERROCAL El Español y la guerra interna amenazan la era del Superdepor Irureta, al borde de la destitución en el peor año al frente de los gallegos JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. El gran Deportivo se desmembra. Peleando en varios frentes abiertos (deportivos, económicos e institucionales) se debate en la zona peligrosa de la clasificación (duodécimo) y, lo que es peor, se encuentra a punto de caer al abismo pues el domingo (17,00 horas) le visita el equipo revelación, el Español, con toda la pinta de hacerle un agujero y mandarle al infernal abismo de la pelea por el descenso. La pregunta que se hacen en La Coruña es cómo se ha llegado a este punto después de haber ganado la Liga, haberse batido como los grandes en la Liga de Campeones durante varias temporadas y habérselas puesto de todos los colores al Madrid, Barcelona y Valencia. A tal punto ha llegado el bajón gallego que Irureta, el técnico que más tiempo ha estado al frente del mismo banquillo (siete temporadas) podría ser destituido mañana si su equipo cae derrotado. Incluso ya se barajan sustitutos: Juande Ramos o Mané. El asunto empezó a oler mal el verano pasado. Todas los años, a final de temporada, Lendoiro sacaba la chequera y cubría huecos aquí y allí, sin pausa, hasta componer un equipo con dos jugadores de elite por puesto. Pero esta vez no, esta vez silencio y ni un ficha- Fernando: En 2001 se cayó de una convocatoria y las cámaras del Plus le pillaron criticando al entrenador en el banquillo con Tristán de interlocutor. César: Fuerte discusión con el técnico porque no jugaba lo que creía merecer. Pandiani: Esta semana declaró que Irureta no entrenaba como debía el aspecto físico y le acusó de discriminación en el trato según de qué jugador se tratara. Ha sido expedientado. Y a todo esto, Pandiani sacó su fusil y movió toda la basura del equipo con unas declaraciones explosivas. Dijo lindezas como que cuando las cosas van mal, Irureta siempre se lava las manos o el equipo no se entrena bien y luego en los partidos a los veinte minutos estamos muertos Y, lo que es peor: Da igual que corras en los entrenamientos; si lo haces, bien; y si no, también. Nunca vi una cosa igual Claro que Irureta no se calló esta vez y responde diciendo que han sido unas opiniones muy subjetivas, injustas y alteradoras del espíritu de un vestuario. Siempre pasa igual, luego les metes en el vestuario a solas y acaban viniéndose abajo y reconociendo que se han equivocado. Pandiani nos ha dicho que algunas cosas de las que dijo estaban mal Mientras el delantero era expedientado y Tristán y Manuel Pablo llamaban a la unidad, los demás callaban con el rostro demudado. En La Coruña se piensa que, independientemente de que El Rifle tenga parte de razón, al uruguayo le ha motivado más poner una mecha para ver si lo traspasan, pues ahora mismo se siente el tercer delantero del equipo. Y a todo esto lo peor puede estar por llegar, pues viene el Español presto a encender dicha mecha. je a pesar de las voces desesperadas de Irureta, que lo veía venir. Sin fichajes, sin inversores... El motivo es económico. A Lendoiro el baúl se le ha quedado vacío. Desde el club se piden ayudas institucionales al Ayuntamiento, a la Xunta, a la Diputación y a los organismos privados o semiprivados (Cámara de Comercio, Asociaciones de Empresarios... Dicen que sin el equipo La Coruña no sería tan conocida en el mundo entero, pero parece que claman en el desierto pues nadie ha acudido en su ayuda. Incluso Lendoiro dio la voz de alarma: Hay empresas extranjeras que podrían comprar el club Se habló de Abramovich (desmentido por el presidente) pero el reto ya estaba lanzado. Y, mientras, el equipo empezó a deslizarse en la cuesta abajo deportiva. Sin caras nuevas, sin jóvenes que alentasen por detrás la motivación de los veteranos y sin Mauro Silva, finalmente en su ocaso, el equipo se descolgó pronto de la cabeza. Ahora está a seis puntos de la UEFA y a seis del descenso. Como decía Sergio: El del domingo es un partido clave. Estamos en el ecuador y depende de nosotros el camino que vayamos a tomar, o tiramos hacia arriba ganando o hacia abajo perdiendo. De lo demás, de los problemas internos, no hablo. Yo prefiero ser dueño de mis pensamientos y no esclavo de mis palabras Y Pandiani sacó su fusil Venía a cuento de la marejada que una vez más envolvió al vestuario. En La Coruña se habla y no se para de las supuestas salidas nocturnas de algunos jugadores, de que luego se les nota en el campo cuando los rivales van a velocidades meteóricas y ellos a paso de tortuga. Mientras, Irureta calla o habla a medias. Dice que ya ha pasado por esto y que desde que llegué aquí casi siempre me he sentido cuestionado, pero yo me veo respaldado por el vestuario y, si tengo que caer, lo haré de pie Irureta: Casi desde que llegué me he sentido cuestionado y si tengo que caer lo haré de pie Sergio: Este partido es clave, estamos en el ecuador y veremos si vamos arriba o abajo