Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional SÁBADO 22 1 2005 ABC Los malos amigos cuestionan la retórica de Bush Debate sobre cómo conciliar en el exterior valores democráticos e intereses decisivos para EE. UU. b El discurso de la libertad formulado por el ocupante de la Casa Blanca contrasta con las relaciones privilegiadas que EE. UU. mantiene con regímenes autoritarios PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. La declaración de principios- -conocida ya como el discurso de la libertad -que el presidente Bush acuñó este jueves para lanzar su segundo mandato, está generando un intenso debate sobre cómo conciliar decisivos intereses estadounidenses con la promoción de valores democráticos por todo el mundo. Polémica, en última instancia, centrada en torno a la validez del cinismo maquiavélico de la realpolitik aplicada por la Casa Blanca para contener la expansión del comunismo y la extensa colección de malos amigos acumulados desde el final de la Guerra Fría. De acuerdo al discurso inaugural de George W. Bush- -con una sobredosis de idealismo democrático que nada tiene que envidiar a la retórica acuñada por su antecesor Woodrow Wilson en tiempos de la Primera Guerra Mundial- de ahora en adelante el principal interés de EE. UU. será promover la libertad, incluso pagando el precio de la inestabilidad a corto plazo, con el objetivo final de acabar con la tiranía en el mundo Este compromiso ha planteado toda clase de cuestiones sobre el futuro de las relaciones privilegiadas que Estados Unidos mantiene por todo el mundo con regímenes autoritarios, si efectivamente el presidente Bush se propone reformular su política exterior según los principios expuestos en su programático discurso. Sobre todo cuando están en juego grandes intereses comerciales, estabilidades geoestratégicas, cooperación en la lucha contra Al Qaida, petróleo y apreciadas alianzas militares. Algunos asesores de George W. Bush han destacado las elecciones en Afganistán, celebradas el pasado 9 de octubre pese a las maniobras de intimidación perpetradas por los talibanes, como el impulso definitivo para el nuevo énfasis anunciado esta semana por el presidente. Con todo, el ocupante del Despacho Oval se ha auto- concedido una serie de márgenes de maniobra como asegurar que esta cruzada a favor de la democracia no es una objetivo que se vaya a lograr por la fuerza militar, ni de la noche a la mañana, ni imponiendo soluciones políticas predeterminadas. Regímenes autoritarios amigos y enemigos de EE. UU. Océano Glacial Ártico Corea del Norte Rusia Bielorrusia Uzbekistán Kuwait Egipto Irán China Arabia Saudí Pakistán Myanmar (Birmania) Océano Pacífico Océano Índico Océano Atlántico Naciones con regímenes marcadamente autoritarios con los que Washington mantiene estrechas relaciones Zimbabue Países designados por la nueva secretaria de Estado, Condolezza Rice, como los reductos de la tiranía Infografía ABC Advierten del riesgo de que unas elecciones libres en Arabia Saudí o Pakistán acaben en gobiernos hostiles analista Robert Kagan, a partir de ahora, el presidente Bush será constantemente cuestionado sobre cómo está cumpliendo su objetivo. Y nos vamos a quedar bastante cortos La pluralidad de opiniones generadas por el discurso de la libertad con una fuerza poco habitual para un segundo mandato, coincide en destacar el espinoso dilema que para la Administración Bush plantea la siguiente lista de países: China. Dictadura comunista con un historial pésimo en derechos humanos, lo que no ha impedido que empresas estadounidenses hayan invertido más de 35.000 millones de dólares. Washington ha solicitado la ayuda del que pasa por ser uno de sus principales so- Fijación con la teocracia iraní P. R. WASHINGTON. Después de que Condoleezza Rice identificara durante su ralentizada confirmación como secretaria de Estado la media docena del mal -Cuba, Birmania, Corea del Norte, Irán, Bielorrusia y Zimbabue- -el vicepresidente Cheney ha empezado a señalar a la teocracia de Teherán como la mayor preocupación para Estados Unidos. En declaraciones radiofónicas, Richard Cheney ha advertido de que ante las ambiciones nucleares de Irán existe el riesgo de que Israel Peligro islamista Entre las advertencias inspiradas por este discurso destaca el riesgo de que en países como Arabia Saudí y Pakistán, cortejados para asegurar su ayuda en la lucha contra Al Qaida, la oportunidad de elecciones libres suponga la formación de gobiernos islamistas hostiles a Estados Unidos. A juicio del decida actuar primero con un ataque militar unilateral, dejando al resto del mundo con la tarea de limpiar el posterior desastre diplomático El influyente número dos de la Administración Bush ha indicado que, a pesar de sus desmentidos, Teherán posee un nuevo programa nuclear bastante robusto Según Cheney, en algún momento, si los iraníes no cumplen con sus compromisos, el siguiente paso será llevar la cuestión al Consejo de Seguridad y solicitar la imposición de sanciones internacionales cios comerciales para lidiar con Corea del Norte. Egipto. Régimen autoritario con enormes restricciones sobre toda clase de libertades. Aún así, Washington subvenciona al Gobierno egipcio con dos mil millones de dólares anuales, segundo beneficiario de ayuda exterior de EE. UU. después de Israel. Kuwait. Monarquía absoluta pese a la existencia de una Asamblea Nacional. Las mujeres no pueden ni votar ni presentarse a cargos electos. Decisivo aliado militar de EE. UU. con un territorio clave para la invasión de Irak. Pakistán. Dictadura militar recompensada ampliamente por cooperar en la ofensiva anti- terrorista lanzada por EE. UU. tras el 11- S. Rusia. Democracia bajo sospecha, aunque ello no impide al presidente Bush presumir de unas relaciones privilegiadas con Vladimir Putin. Arabia Saudí. País considerado como uno de los menos libres del mundo. Notoria tradición de corrupción, integrismo y absolutismo. Tiene las mayores reservas petrolíferas del mundo y aporta un 20 por ciento de las importaciones de crudo a Estados Unidos. Uzbekistán. República ex soviética que, según el Departamento de Estado, no es una democracia Convertida desde el 11- S en destacado aliado militar de EE. UU. sobre todo para la invasión de Afganistán.