Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 SÁBADO 22 1 2005 ABC Internacional Un iraquí traslada a su hijo, malherido por un coche bomba en la mezquita chií de Al Taf, hacia un hospital de Bagdad AP Otras dos matanzas de chiíes empujan a Irak hacia el abismo de la guerra civil Un alférez italiano muere de un tiro mientras patrullaba en helicóptero sobre la ciudad de Nasiriya b Ayer se contaron más de treinta muertos y el primer ministro, Iyad Alaui, anunció que hoy entra en vigor el plan de seguridad diseñado para las elecciones ABC BAGDAD. Cuando aún no habían concluido en Washington los fastos por la toma de posesión de George W. Bush para un segundo mandato como presidente de los Estados Unidos, la insurgencia daba en Irak un enésimo impulso a su campaña para desatar una guerra civil entre chiíes, la comunidad mayoritaria, y suníes. Los atentados de ayer, sumados a los de los últimos días, han obligado al primer ministro interino, Iyad Alaui, a implantar a partir de hoy el plan de seguridad diseñado para cubrir la jornada electoral, prevista para el 30 de enero. Esta mañana facilitará los detalles ante la prensa. A primera hora de la mañana, la explosión de un coche bomba ante la mezquita chií de Al Taf, en la barriada de Um al- Maalif, provocaba ayer en Bag- dad al menos quince muertos- -entre ellos dos mujeres y dos niños- -y cerca de cuarenta heridos. El coche explotó cuando numerosos fieles abandonaban el templo tras las celebraciones por la festividad musulmana del Aid al- Adha- -Fiesta del Sacrificio- Por la tarde, era una ambulancia bomba la que provocaba otra matanza, esta vez dirigida contra una boda chií cerca de Yussufiya, unos 20 kilómetros al sur de Bagdad. Al menos cinco personas murieron y otras cuarenta y dos resultaron heridas cuando miembros de la tribu chií de los Buamer celebraban una boda. Se desconoce si los novios están entre las víctimas. Los Buamer ha mantenido tensas relaciones con los clanes suníes en la zona, indicaron habitantes de la localidad, y varios de sus miembros han sido asesinados o secuestrados por insurgentes suníes. trabajar en una base estadounidense en Ramadi, al oeste de la capital. La grabación contenía las imágenes en que ambos infortunados, residentes en la barriada chií de Sadr City, eran decapitados mientras sus verdugos gritaban ¡Alá es el más grande! La ola de violencia, imparable apenas a nueve días de las elecciones, se cobró también las vidas de seis soldados y dos civiles, uno de ellos periodista, mientras otras catorce personas resultaban heridas en varios ataques. Un coche bomba contra una mezquita chií provoca en Bagdad al menos 15 muertos y cerca de 40 heridos Una ambulancia llena de explosivos mata a cinco personas y hiere a otras 42 en una boda chií cerca de Yussufiya Decapitados por Al- Zarqaui La banda de Abu Musab al- Zarqaui, el máximo líder de Al Qaida en Irak, difundió ayer en internet un vídeo que mostraba la decapitación de dos civiles iraquíes que habían confesado Un periodista del diario local de Samarra, Fuad Saúd al- Bachir, de 23 años, murió por los disparos de un soldado iraquí en un retén del ejército a la entrada de Samarra, 125 kilómetros al norte de Bagdad. Uno de los dos heridos alcanzados en el mismo incidente, Alí Ghazi, de 20 años, afirmó en el hospital que un soldado, en estado histérico, disparó contra nosotros sin razón cuando esperábamos a que nos registraran Fuentes sanitarias indicaron que los muertos- -el periodista y su primo- -recibieron balazos en la cabeza. Además, tres soldados murieron y dos resultaron heridos en un ataque con cohetes katiusha contra una base militar iraquí en Duluiya. Otros dos soldados fueron abatidos y dos más cayeron heridos por la explosión de una bomba casera al paso de su patrulla en el centro de Samarra. En Tuz, cerca de Tikrit, otra bomba artesanal mató a un soldado e hirió a cuatro. Cuatro civiles murieron por otro artefacto casero cerca de Balad. Como apenas hay día en que no caiga un militar norteamericano, ayer no fue la excepción. Así, un soldado estadounidense y un insurgente murieron