Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional SÁBADO 22 1 2005 ABC RAFAEL VERA Ex secretario de Estado para la Seguridad Más que voluntad, la banda terrorista ETA tiene necesidad de acabar con la violencia ¿Es la situación actual, con un posible acuerdo PSOE- PP de fondo, la adecuada para negociar el fin de la banda terrorista ETA? -El acuerdo entre los dos principales partidos es un elemento básico para desencadenar lo que tiene que pasar después. Es lo que se estableció en el Pacto de Estado por las Libertades y contra el Terrorismo y nada puede darse si no existe ese previo acuerdo. Sentado esto, creo que la situación actual es una situación privilegiada para que el Gobierno busque una solución definitiva a este problema. ¿Qué condiciones específicas convierten el momento actual en una situación privilegiada -Por mi experiencia de años en la lucha contra ETA y a juzgar por lo que estoy viendo, creo que más que voluntad, en ETA hay necesidad de acabar con el problema. Hay muchos factores que, en mi opinión, les llevan a ello: su claro debilitamiento, el cerco político y social al que se ha visto sometido su entorno, el acoso judicial a nivel nacional e internacional y el ambiente social. En este sentido, los atentados del 11 de marzo han supuesto un antes y un después también para ellos, ya que la cosa de matar se les ha puesto difícil incluso en su mundo. -En ocasiones anteriores, la banda ha utilizado situaciones de tregua para reorganizarse... -No puedo afirmar de forma categórica que esta situación pueda ser definitiva. Pero lo cierto es que en este momento a los terroristas etarras les falta capacidad operativa como consecuencia de las continuas detenciones en Francia y en España y las generaciones pasadas están cansadas y no ven posibilidad alguna de obtener réditos políticos a través de la violencia. Además, se encuentran con un PNV que les está haciendo la competencia al haber alcanzado sus más altas cotas de reivindicación independentista con el plan Ibarretxe. Todo esto conforma un panorama del que no hay vuelta atrás y que es proclive al fin de la violencia. -Usted participó de forma muy directa en las negociaciones de Argel que el Ejecutivo llevó a cabo con ETA en 1989. Y aquello fracasó, igual que las de Zurich, con el PP en el Gobierno. -Los dos procesos anteriores también debilitaron a la organización... El Estado estaba en la obligación de hacerlo, y sentarse con ellos es algo habitual. Sólo hace falta mirar lo que ha ocurrido en Irlanda con el IRA. Si hay una oportunidad, el Estado debe explorarla. Ahora, de todos modos, es diferente. Los dirigentes de la banda terrorista sienten que tienen que buscar una sali- Fue, durante 11 años, uno de los pesos pesados de los Gobiernos de Felipe González en la lucha contra ETA. Ahora, acepta esta entrevista con la condición de no hablar de su horizonte penal TEXTO: NIEVES COLLI Rafael Vera cree que se dan las circunstancias para que ETA desaparezca da a su situación. En ese sentido son muy significativas las cartas que recientemente han escrito desde la prisión etarras como Ignacio Aracama EFE Mendía y Francisco Múgica Garmendia, entre otros, apostando por el fin del terrorismo. -Pero hay distintas corrientes den- El Gobierno rechaza por escrito la propuesta de reunión a tres bandas lanzada por Ibarretxe BILBAO. Presidencia del Gobierno vasco ha confirmado que el jueves por la tarde recibió sendas misivas enviadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y por el líder del PP, Mariano Rajoy, en las que ambos rechazan mantener un encuentro con el lendakari Juan José Ibarretxe para negociar su plan separatista, informa Ep. La carta de Zapatero responde al escrito con el que Ibarretxe propuso al jefe del Ejecutivo la posibilidad de celebrar una reunión a tres bandas para abrir un proceso negociador sobre su propuesta para el País Vasco. Según fuentes de la Presidencia del Ejecutivo autonómico, Zapatero contesta que está dispuesto a mantener las entrevistas que sean provechosas para resolver la situación, pero matiza que en este momento el proceso tiene que seguir su curso y que la propuesta de nuevo Estatuto está ahora en el Congreso. Zapatero también recuerda a Ibarretxe las dos condiciones establecidas para realizar cualquier reforma de los estatutos, condiciones que no cumple la iniciativa del lendakari: máximo consenso y respeto escrupuloso a la Constitución. tro de ETA y no todos quieren poner fin a la violencia. -Las nuevas generaciones que han cogido el mando en ETA son los protagonistas de la kale borroka de finales de los ochenta y principios de los noventa. Pero ellos también ven que no han conseguido nada y que la organización es como un queso de gruyere, llena de agujeros. Además, ven que el aparato, el entorno de ETA, también se va debilitando por el acoso de la Justicia. -Dentro de este panorama, ¿es factible que Batasuna vuelva a tener protagonismo, pese a haber sido ilegalizada? -No. En este punto no se puede retroceder. Me imagino que el Gobierno tendrá esto muy claro. No he hablado con nadie, como se puede imaginar, pero lo deduzco de las declaraciones que han hecho a los medios de comunicación. Y lo mismo el PP, cuyo máximo dirigente, además, fue ministro del Interior. No se pueden hacer concesiones antes de que los terroristas anuncien el fin de la violencia. -Qué significado tiene en medio de esta situación el atentado con coche bomba cometido el pasado martes por la banda terrorista ETA en Guecho (Vizcaya) -Eso es una forma más de presionar, de demostrar que tienen medios para matar y que no lo hacen porque no quieren. Era un aviso. En los últimos tiempos se ha hablado mucho de que ETA está acabada, de que no tiene capacidad operativa... Cuando eso ocurre, la banda suele reaccionar, como ahora, de la manera contraria, para demostrar que sí puede. Por eso siempre he pensado que la discreción y el silencio son mucho más eficaces que hablar de debilidad de los terroristas. Por otra parte, puede ser también un aviso a los empresarios, porque ETA sigue necesitando dinero. Los terroristas tienen dos importantes problemas: los presos y todos los huidos a otros países. Atentados como el de Guecho tienen que hacernos mantener el escepticismo respecto de los resultados de una negociación. Pero también es cierto que todo tiene su fin y ellos los terroristas son conscientes de las dificultades que tienen para existir. ¿Y qué pasa con las víctimas? ¿Cómo se les plantea una posible negociación con los terroristas? -Ese es el problema básico. Las víctimas tienen que estar informadas de lo que se va a hacer, de los compromisos que se asumen, no sólo por parte del Gobierno de España sino también por parte del Gobierno vasco. Al fin y al cabo, todo viene de allí... Todo lo que se haga tiene que ser mirando hacia las víctimas.