Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 22 1 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND La CNMV es, desde su fundación, una pieza inútil, un bulto sospechoso y una herramienta para la intriga interesada UN PELIGRO NACIONAL Hay un aspecto especialmente disonante en todo este proyecto de ZP: la mayoría de los socialistas no quieren creérselo. No se han creído que ZP hablara realmente de negociación con ETA nal en nombre de la conviO tuve que esperar a vencia. Él es el que impulsa que Zapatero lo el proceso de desnacionalianunciara públicazación, de desespañolizamente para escribir en esta ción. No es un dirigente al columna que el Gobierno esque se le obliga a avanzar. tá desde hace tiempo en la Más bien es él quien tira de idea de negociar con ETA... los demás. El impulsor. si es que no lo está haciendo CÉSAR ALONSO DE ya. Está convencido de que LOS RÍOS OR lo que respecta al tiene que ser él quien lleve País Vasco (el prefiere adelante la segunda transidecir Euzkadi, al igual que violención. ¡Adiós a la España tradiciocia en vez de terrorismo) ZP connal, a la España de los Reyes Católisidera que el PNV es sustituible cos y de Cánovas y de la Generación una vez que prosperen las negodel 98 y de Ortega y de Azaña, e inciaciones con ETA. Todas las procluso a la autonómica y sin embarpuestas del PNV pueden ser cumgo incómoda e insuficiente! Él es el plidas por el PSOE. ¿Acaso el plan llamado por los dioses a reparar los Patxi Guevara no satisface las aspiultrajes que se han cometido históraciones reales de los vascos sin ricamente contra los pueblos perifécrear tantos problemas entre los esricos, y él es, por tanto, el destinado pañoles como lo hace el plan Ibarrea tomar la sublime decisión de ir al txe? Así pues negociará con ETA, fondo de los grandes desencuentros es decir, con los que hasta ahora moibéricos y de forma muy especial a vían el árbol para que el PNV recola solución de la expresión más dragiera las nueces. Porque el PNV, mática de todos ellos: de ETA. además de no garantizar la paz, se Esto es lo que piensa de sí mismo ha estado beneficiando de los asesiy de su misión como gobernante natos incluso electoralmente. Ha ZP. Él no se considera obligado por llegado la hora de prescindir de él. nadie, ni por Maragall ni los sociaLo agradecerán todos los españoles listas vascos, a ir buscando salidas que oyeron el discurso que hizo desforzadas a los conflictos, ni apaños de La Moncloa. El acuerdo con ETA de gobernabilidad... Zapatero tiene le dejará descolocado para siempre. conciencia de ser el conductor de esTerminará la humillación a la que te proceso de deconstrucción, de eshan sido sometidos los Rubial, Jáute ambicioso desmontaje institucioregui, Benegas, Eguiguren. Por supuesto, ZP es consciente de que el pacto con ETA tendrá un precio muy alto pero pagadero. Le entenderá el pueblo español, que por encima de todo quiere la paz. La paz siempre tiene un precio. ¿No lo ha pagado él personalmente al ordenar la retirada de las tropas de Irak? Bush sigue sin ponérsele al teléfono y aún no tiene noticias de que hayan decidido el nombramiento de un nuevo embajador en Madrid. Pero él será el gobernante que se atrevió a decir no a Bush. El precio de la paz será costoso para las víctimas, pero el director- del- alto- comisionado, Gregorio PecesBarba, sabrá llevar bien las relaciones públicas con las víctimas. No será tan difícil explicarles que su dolor no disminuiría con la prosecución de más luto ni tampoco se pueden despreciar los frutos que puede dar un proceso inteligente de liberación de presos. Pero ¿por qué correr tanto cuando todo está por hacer? Tiempo al tiempo. La solución catalana será fácil. Como ha dicho, la firmará con los ojos cerrados. La prueba será para el PP, y CiU también quedará descolocada. AY un aspecto especialmente disonante en todo este proyecto de ZP: la mayoría de los socialistas no quieren creérselo. No se han creído que ZP hablara realmente de negociación con ETA. No quieren pensar, en definitiva, que ZP sea un peligro nacional, como lo sería de creer en lo que algunos dicen que dijo. CUESTIÓN DE FORMAS M UCHOS analistas de la actualidad, Mariano Rajoy incluido, le atribuyen a la rabia vindicativa de Miguel Sebastián, hoy asesor económico de Rodríguez Zapatero y antes integrante del servicio de estudios del BBVA, la razón medular de ese esperpento, propio del Callejón del Gato, por el que una empresa constructora, Sacyr Vallehermoso, que dice tener opciones del 3,1 por ciento del capital del segundo banco nacional, aspira a quedarse con su control. La razón Sebastián, como suele suceder entre nosotros, parece más cercana a la anécdota que a la categoría y no sirve para entender lo que pasa. Dice Baura que todo lo que no conseguimos comprender en profundidad- -es decir, casi todo lo que conforma el paisaje político actual- -obedece a uno de estos tres principios: revolución de los conceptos, innovación de los procedimientos y conjunción para la chapuza. Lo aplicable al caso es la tercera hipótesis de Baura. No hay revolución alguna en las ideas germinales del problema: el socialismo, por muchas protestas teóricas que quieran emitir sus devotos, siempre termina enredándose con los matices de la libertad. No cree en ella y se le nota, más que en nada, en el mercado. Tampoco los procedimientos con que cursa el episodio traen vientos de refresco. La CNMV, madre del cordero, es, desde su fundación, una pieza inútil, un bulto sospechoso y una herramienta para la intriga interesada. Por no ensañarme, evito el listado de sus muchas miserias. Tampoco es la primera vez que, sea por lo que fuere, los medios de la casa Prisa cooperan con la Comisión al servicio de alguna causa discutible. Es decir, que sólo nos queda la chapuza como esencia del problema. Lo es, en realidad- -sin añorar el tiempo en que existía un Registro de bancos y banqueros el que un constructor mediano aspire, ahorrándose una OPA- -como la que ya se ahorró para tragarse Vallehermoso- -al control y manejo de un banco tan fusionado y potente. Lo es la actitud titubeante de Pedro Solbes, a quien cabía sospecharle mayor rigor, y lo es, sobre todo, el que, contra la elementalidad de los principios del mercado, se hable de españolidad donde debiera hacerse de los intereses prioritarios del millón y pico de personas que tienen parte de sus ahorros en acciones del BBVA. La gran diferencia entre una sociedad civilizada y una tribu salvaje está, sencillamente, en las formas, en su exquisito cuidado, en el mimo cuasi farisaico de las apariencias, y aquí, al tiempo que nos estamos quitando la corbata, son ya muchos, demasiados, los que eructan en la mesa. Lo del BBVA, independientemente de otras historias, es un gran fracaso formal conducido por los inexpertos agentes del zapaterismo económico, los únicos capaces de hacer carreras con los dudosos promotores del zapaterismo político. Mientras tanto, naturalmente, la casa nacional permanece sin barrer. N P H REVISTA DE PRENSA Escepticismo ante la visión de Bush Un día después de jurar el cargo, el presidente estadounidense, George W. Bush, vio ayer cómo su visión de la extensión de la libertad en el mundo topaba con el escepticismo en los medios estadounidenses. El discurso de la víspera sonó como una tarea para el siglo y la cuestión es si debe llevarse a cabo, declaró el periodista y escritor Bob Woodward, del Washington Post. Su discurso tras jurar el cargo en las escaleras del Capitolio, Bush prometió actuar contra toda forma de opresión y llevar la libertad a las esquinas más oscuras del mundo Lo dicho por Bush envía a Estados Unidos a una nueva misión mundial expansionista y más agresiva para liberar de dictadores a países oprimidos escribió el diario conservador Washington Times. Hace cuatro años, Bush había advertido, por contra, que Estados Unidos no podía convertirse en la Policía del mundo, indicó. Si la libertad tuviese que ser lo principal de la política exterior, esto conduciría a una política muy diferente, con obstáculos difíciles de prever, manifestó Ivo Daalder, del instituto de investigaciones Brookings, al diario conservador Wall Street Journal. Aunque el discurso de Bush da amplio margen para las interpretaciones, está claro que el presidente ha anunciado el final de la realpolitik una filosofía diplomática que antepone los intereses nacionales al idealismo en la política exterior, recoge el diario. Se mantiene un gran abismo entre sus discutidos anhelos y la realidad existente, desde el Capitolio al cercano Oriente. La puesta en práctica de las ideas no será fácil, ni en casa ni en el extranjero señala el rotativo The New York Times. El discurso, prosigue el diario, emanó altivez al igual que celo misionero. Los objetivos de Bush están claros, pero los medios siguen siendo oscuros, indica el Washington Post. Estados Unidos debe estimar cuántos de sus otros intereses sacrificará para la extensión de la libertad en países que en general son vistos como aliados, como Egipto, Arabia Saudí, Pakistán, China o Rusia. La credibilidad de Bush está amenazada si su sed de democracia se concentra sólo en los países vistos como enemigos por Estados Unidos, añade el diario. S. I.