Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Espectáculos VIERNES 21 1 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO El grito Terror pelado JAVIER CORTIJO Ya huele. Casi, casi, apesta. A chamusquina, cuerno quemado o a muerto, aunque nadie haya sido. Y es que el nivel de descomposición del cine de terror oriental que llega a los circuitos comerciales (en los festivales arrabaleros se cuecen otras mutaciones) va siendo tan alarmante como temido. Con la trompetilla de Llamada perdida aún taladrándonos el tímpano, nos llega este remate- remake yanqui de La maldición franquicia que, entre secuelas, eslabones directamente para vídeo y otras psicofonías casi alcanza la media docena de entregas culebroneras, todas dirigidas por Takashi Shimizu, que ya es fijación. Esquivando antecedentes más o menos atinados como el danés Ole Bornedal con su Vigilante nocturno el cineasta nipón traslada ladrillo por ladrillo su deslumbrante (las cosas como son) opera prima hacia dominios americanos, aunque sin salir de Japón, en un requiebro que igual entusiasma a algún teórico del feed- back ensortijado. Y la operación le sale con dos pies izquierdos: todo lo bueno de la cinta original se calca susto por susto y escalofrío por escalofrío en esta fotocopia, y todo la primigenia hojarasca argumental y ambiental se limpia con un guión diáfano y domesticado para el paladar palomitero del imperio (igualito que el caso The ring curiosamente) dejando tan mosqueante historia original en los paños meno- Sarah Michelle Gellar Director: Takashi Shimizu Intérpretes: Sarah Michelle Gellar, Jason Behr, Clea Duvall Nacionalidad: EE. UU. Japón, 2004 Duración: 92 minutos Calificación: res de un cuentito de casas encantadas y crímenes pasionales corriente y moliente. Por supuesto, los fichajes de la cazavampiros Geller (si asomara el hocico Scooby- Doo... o Bill Pullman con cara de jet lag no aportan nada al gazpacho tibio. Eso sí, al menos Ted Raimi (el inefable hermano de Sam, productor de la película) al fin tiene un papel de categoría aunque sólo sea porque sus ojillos mandarines no desentonan en el ambiente. Pues eso, menos lobos y menos gritos, Milagritos. ¿Hace un Toshio versus Shin Chan para el próximo capítulo, mister Shimizu? Jóvenes Luces difusas en la ciudad JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Tres historias entremezcladas entre sí, con ligeras conexiones y que retratan tres ambientes diferentes de la Barcelona de hoy. De eso trata Jóvenes del mundo de los brokers y su cruel competencia, de la fauna juvenil en la noche del sábado y del desesperado aburrimiento de los pueblos periféricos de la Ciudad Condal, donde todo sobra y todo falta. En realidad, la idea de Termens y Torras ni es nueva ni en el desarrollo de la misma se observan trazos originales que permitan añadir valores valiosos a la misma. De cualquier forma, hay algunos toques que dan el aprobado al desarrollo del film: el trazo vigoroso de la tercera entrega, con el lenguaje y los modos actuales que hacen imbuirse al espectador de la tremenda desazón en los chavales, y también una tórrida escena en la discoteca entre tres de las protagonistas que eleva la temperatura a límites de ebullición. Todo lo demás, la angustia fallida del broker, parte de la vida juvenil y excesivos retratos sin sal, dejan plana la película, con problemas de interpretación en determinados casos y pe- Directores: R. Termens y C. Torras Intérpretes: Roger Coma, Aina Clotet, Pau Roca Nacionalidad: España. 2004 Duración: 105 minutos Calificación: gotes en el guión puestos de relleno, algunos hasta de mal gusto. En suma, poco nuevo bajo el sol barcelonés, todo lo demás unas Kronen II mucho tiempo después y sin la virtud de la sorpresa. En el zurrón no había nada más.