Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Espectáculos VIERNES 21 1 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Leonardo DiCaprio es Howard Hugues en la película de Scorsese y el más serio candidato a conseguir el Oscar de interpretación. Sólo dos problemas: que Javier Bardem se deje ver por allí y que el fabuloso Jamie Foxx tenga el día de suerte. Hilary Swank ha hecho uno de esos trabajos que suele premiar Hollywood: ha pasado de la nada al todo en la sombría película de Clint Eastwood. No será fácil que las de siempre (las Kidman, Zellweger o Winslet) le arrebaten el Oscar. Alejandro Amenábar tiene muy en la mano el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa, siempre y cuando lo nominen y se acuerden de que ya ha ganado el Globo de Oro. Su perfecto inglés merece ser oído en el escenario la noche del Oscar. Los Globos de Oro ya nos han hecho un guiño de por dónde irán los Oscar de este año. Dos clásicos limpian sus armas para el gran duelo, Clint Eastwood y Martin Scorsese. El cine del Oeste contra el cine del Este. El aviador contra Million Dollar Baby Eastwood contra Scorsese: el duelo E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Ya se están tensando las cuerdas alrededor del cuadrilatero. La lona, brillante. Los focos vuelcan la luz en polvo sobre el ring. Los rincones, decididos. Se oye el runrún que precede al combate, se huele a esa mezcla pastosa de espectáculo, sudor y épica... Suena la cuenta atrás de los Oscar de Hollywood, que este año nos ha prometido el gran duelo entre dos clásicos, Martin Scorsese y Clint Eastwood. Más que dos clásicos, dos universos: los dos grandes nombres del cine del Este y del cine del Oeste. Esto será así si le hacemos caso a los dichosos Globos de Oro, que de un modo completamente ilógico predicen la dirección y el sentido de los Oscar. La ilógica está en que coincidan los votos de unos cuantos supuestos críticos reunidos en un hotel de Los Ángeles (la ausencia de críticos de cine en Los Ángeles se suple con la entusiasta presencia de corresponsales extranjeros con el voto masivo de los académicos de Hollywood que eligen los Oscar. Bueno, el caso es que los Globos nos han servido ya el duelo para los Oscar: Clint Eastwood, el cine del Oeste, contra Martin Scorsese, el cine del Este. El aviador contra Million Dollar Baby el soñador y aventurero Leonardo DiCaprio contra ese deshuesado entrenador de boxeo, Frankie Dunn, que interpreta el reseco y crepuscular Eastwood. Claro que los nombres pueden multiplicarse por cien: Johnny Depp, Javier Bardem, Hilary Swank, Nicole Kidman, Jamie Foxx, Mike Nichols (por Closer Mark Forster (por Finding Neverland títulos como Ray o Los increíbles Nunca faltan nombres para llenar el Saloon de los Oscar. Pero, en el centro del plano, frente a frente en la barra de esa taberna estarán el duro Martin Scorsese y el implacable Clint Eastwood... El hombre que lo ganó todo con Sin perdón contra el hombre que a punto estuvo de ganar algún Oscar con Toro salvaje La última tentación de Cristo Uno de los nuestros La edad de la inocencia y Gangs de Nueva York Pelea a muerte, pues. Aunque sus procendencias y sus espíritus lo desmientan, ambos representan hoy al cine clásico. Sorprendentemente, cada uno de ellos llega al clasicismo mirando para el lado contrario del otro. Eastwood hace cine clásico y Martin Scorsese y Clint Eastwood, el domingo pasado, en la entrega de los Globos de Oro mira al Oeste, y Scorsese no puede evitar que su cine apeste a clásico y mira hacia el Este: ¿Será, acaso, Medianoche en el jardín del bien y del mal una versión con plomo y barro de La edad de la inocencia ¿Será Uno de los nuestros una visión macarra de Un mundo perfecto o Space cowboys ¿Será el cruce de la dura Sin perdón y la durísima Los puentes de Madison un modelo western de las civilizadas Casino o Taxi driver ¿Se puede hablar de amor al musical en los directores de New York, New York El último vals Bird Repasemos las armas con las que se van a batir: Se acaba de estrenar El aviador y faltan sólo unos cuantos días para que estrene Million Dollar Baby La de Scorsese es una apabullante lección de cine y un escalofriante y contradictorio retrato de un hombre invisible, Howard Hugues; El aviador es un vuelo por aquel Ho- REUTERS En el centro del plano, frente a frente en la barra de esa taberna estarán los dos cineastas Ambos representan hoy al cine clásico, al que llegan mirando cada uno para el lado contrario del otro Clint Eastwood es el cine del Oeste, que se enfrenta contra Martin Scorsese, el cine del Este llywood de nunca jamás, relatado con ese estilo Scorsese en el que un momento de calma sólo es el preludio de la hecatombe y en el que siempre es difícil separar y analizar del amasijo sentimental los hilos que producen asombro, de los que producen miedo, nostalgia, inquietud, pena, ansiedad o sencillamente un sentimiento absurdo y que se confunde con las ganas de haber estado allí. Frente a la luz y el asombro de la película de Scorsese, una historia negra, veteada por la música fría del propio Eastwood y contada desde el borde más dramático de un ring. Perdedores y fracasados y un clavo ardiendo al que agarrarse, o sea, los terrenos que pisa Eastwood con la misma elegancia con la que otros se rebullen en los bien alfombrados. Ellos dos se van a jugar el Oscar de este año... Lo cual no quiere decir que nosotros, simples mirones, tengamos algo que reprochar al que no lo gane.