Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 1 2005 59 Carmen Calvo confirma que el traspaso de los papeles de Salamanca a Cataluña se hará por Ley Marcel. lí Antúnez presenta en el Conde Duque Transpermia su última performance multimedia Las viñetas de la editorial Bruguera entran en el museo El CCCB recupera 78 originales de ilustres perdedores como Carpanta o Rompetechos b Factoría de humor Bruguera incide no tanto en la estética del cómic como en la narrativa interna y en la forma de trabajo de la desaparecida editorial DAVID MORÁN BARCELONA. Será el octavo, pero no deja de ser arte. O al menos así es como lo ha visto el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) que, bajo el auspicio del Año del Libro y la Lectura, se ha propuesto reivindicar la importancia del cómic como disciplina artística y el peso específico de la editorial Bruguera en el asentamiento de las industrias culturales. De hecho, Factoría de humor Bruguera que podrá visitarse en Barcelona hasta el próximo 10 de abril, viene a ser un homenaje a todos aquellos autores y personajes que ayudaron a configurar el imaginario de la posguerra española en el terreno del humor como explicó el director del CCCB, Josep Ramoneda. Atravesando el túnel del tiempo de la mano de Carpanta, Superlópez, Zipi y Zape, Rompetechos, Mortadelo y Filemón, El Botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio y demás antihéroes de destino incierto, Factoría de humor Bruguera se nutre de 78 historietas originales- -se sabe que hay cerca de 80.000 acumulando polvo en Una imagen del famoso Mercado de la Boquería AP algún almacén de Parets del Vallés (Barcelona) -para incidir no tanto en la estética como en la narrativa interna y en la forma de trabajo de la editorial catalana. De ahí que uno de los apartados más representativos de la muestra sea un montaje audiovisual dedicado a esa viñeta final elocuentemente titulado Pies para qué os quiero y en la que, página sí, página también, se cumple lo inevitable: el fracaso de las expectativas y las interminables persecuciones. Con la intención de profundizar aún más en ese humor a medio camino entre la crueldad y la ternura del que los dibujantes de Bruguera hicieron gala constantemente, la exposición se divide atendiendo a unas curiosas tipologías de personajes por las que desfilan Vidas frustradas (Carpanta, Doña Urraca, Don Pío) Felices e inconscientes (Rompetechos, Agamenón, Cariocco) La fraternidad sádica (Zipi y Zape, Las hermanas Gilda) e Incompetencia laboral (Pepe Gotera y Otilio, El caco Bonifacio, El Botones Sacarino) La muestra, que se completa con una curiosa serie de paralelismos entre los habitantes de 13 rue del Percebe y algunos ilustres residentes del universo catódico actual, propone también un taller para niños y una serie de mesas redondas en la FNAC en las que se departirá sobre el humor Bruguera. Vázquez Montalbán, junto a Juanjo Puigcorbé que dio vida a Pepe Carvalho eso de la Carmen Broto? Que dicen que estaba liada con peces gordos tú, con gerifaltes del régimen... Eran aquellos, tiempos de la Brigada Criminal que dirigía Tomás Gil Llamas, autor de La ley contra el crimen (1956) historias agavilladas en la comisaría de Vía Layetana. Otro veterano, el inspector Méndez, camina de la mano de González Ledesma desde El Molino del Paralelo hasta las Ramblas en Crónica sentimental en rojo Misterios de Barcelona entreverados de activismo político, corrupción social, carbón, mejillones... e ironía. En la intriga abreva Eduardo Mendoza en El misterio de la cripta embrujada el antihéroe de las pepsicolas recién salido del Frenopático y el comisario Flores de la BIC rastreando con ma- ABC neras heterodoxas un colegio de niñas bien en el aristocrático San Gervasio. Las Ramblas van hacia el mar. Carvalho avista la estatua de Colón y a veces recala en el restaurante Amaya, o bebe una absenta en el bar Pastís, oasis de Edith Piaf en callejón oscuro de travestis. Volvemos a La Barceloneta, salitre y olores de marisco. En la librería Negra y Criminal, Montse Clavé recuerda la vena popular de Manolo y su detective Carvalho: bares del mercado de la Boquería donde se comen peus de porc y sardinas en escabeche. Literatura negra y civilización gastronómica. Tendremos que aprender solos a educar el paladar sin la compañía del maestro musita. Pero nos quedan sus novelas, perpetuo tatuaje barcelonés. Ibáñez, ayer en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona YOLANDA CARDO