Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad VIERNES 21 1 2005 ABC Ciencia A la izquierda, el brazo robótico de Opportunity durante el análisis del meteorito. A la derecha, un primer plano de la roca espacial caída en Marte El rover Opportunity descubre un meteorito en Marte, el primero hallado fuera de la Tierra realizados por el robot de la NASA indican que esa roca, del tamaño de una pelota de baloncesto, está compuesta por hierro y níquel A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. El primer meteorito identificado fuera de nuestro planeta ha sido descubierto por el rover Opportunity en Meridiani Planum, la planicie próxima al ecuador de Marte que explora desde enero del año pasado. Ha resultado una enorme sorpresa aseguró Steven Squyres, responsable científico de esta misión de la NASA. Los primeros análisis practicados por ese robot geólogo con sus instrumentos indican que esa roca, tan grande como una pelota de baloncesto, está compuesta fundamentalmente por hierro y níquel. Ese alto contenido de metales sólo se ha observado en una pequeña fracción de los meteoritos descubiertos en la Tierra. Uno de los escasos ejemplos fue el gran meteorito que creó el espectacular cráter Meteoro en Arizona, explicó ayer la NASA. Hasta ahora, los únicos meteoritos conocidos eran los fragmentos de rocas que habían caido en nuestro planeta, la mayoría tras desgajarse de cuerpos sólidos. Algunos son gigantescos, con diámetros de varios kilómetros, como el que acabó con los dinosaurios hace 67 millones de años. Otros son pequeñas rocas que, por algún impacto b Los análisis de un asteroide en Marte, salieron disparados hacia la órbita terrestre y cayeron finalmente en nuestro planeta. Nuevos interrogantes Los científicos de la NASA no saben cuál es la procedencia del meteorito ferroso hallado en Marte, aunque especulan con la posibilidad de que proceda de un planeta destruido o de un planetoide, que no habría llegado a formar un manto rocoso alrededor de un núcleo metálico. Esta roca espacial fue encontrada por el robot Opportunity muy cerca del lugar donde cayó su escudo térmico protector, cuando hace un año llegó a Marte este vehículo científico de seis ruedas. Ahora, el profesor Steven Squyres y sus colaboradores se preguntan si muchas de las rocas observadas en la zona podrían ser también meteoritos. Hemos visto muchas similares y eso eleva la posibilidad de que algunas puedan serlo. En las próximas semanas, analizaremos esas rocas explica este joven profesor de astronomía de la Universidad de Cornell. Lo importante no es lo que aprenderemos de esos meteoritos, sino lo que ellos nos dirán de Meridiani Planum añade este investigador. Por ejemplo, el número de posibles meteoritos en esa planicie podría delatar qué clase de procesos de erosión ha sufrido. La mayoría de esas rocas que ahora levantan las sospechas de la NASA tienen el tamaño de patatas. Lo que resultará muy complicado averiguar es cuándo pudo caer esa roca espacial en Meridiani Planum, donde han aparecido indicios sólidos de que en el pasado fluyó el agua, al menos en dos etapas diferentes de la historia de Marte. descubrimiento de las zonas donde se acumulan meteoritos en Marte abriría nuevos horizontes para la investigación y aportaría más incentivos científicos para posibles misiones tripuladas al Planeta Rojo y de robot que traigan rocas a la Tierra. Marte continúa siendo una inesperada mina de oro y nuestros rover ha demostrado, con este último hallazgo, el valor de la exploración móvil según Garvin. Larga travesía de dos robot La rentabilidad de las misiones Opportunity y Spirit un rover gemelo que explora el cráter Gusev, está sorprendiendo a la NASA. En dos ocasiones ha ampliado la misión de ambos vehículos enviados a Marte para seguir el rastro de agua desaparecida, a través de análisis geológicos in situ En principio, la misión de ambos exploradores móviles debía haber concluido en abril del pasado año. Pero ambos vehículos ahí siguen, en Marte, aportando hallazgos espectaculares. A lo largo de este año de exploración planetaria, el rover Opportunity ha recorrido algo más de dos kilómetros. Su funcionamiento sigue maravillando al equipo de ingenieros de la NASA, que exclusivamente detectan ahora una ligera acumulación de polvo en la lente de la cámara trasera, lo que produce un defecto corregible en la calidad de las imágenes. El problema se detectó justo en la zona donde el rover encontró el meteorito. Los ingenieros quieren ahora que el rover se dirija a Una mina de oro para la ciencia El descubrimiento de este primer meteorito se produjo la pasada semana, cuando el espectrómetro térmico del rover Opportunity captó a distancia una roca con una inusual composición metálica. Pronto surgieron las especulaciones de que se trataba de un meteorito. Para disipar dudas, los responsables de la misión estadounidense decidieron aproximar el vehículo hacia ese objeto sospechoso para analizarlo con sus instrumentos. Completado el acercamiento, Opportunity escrutó la piedra con dos espectrómetros, que confirmaron que, en efecto, es un meteorito. El máximo responsable científico de la NASA, Jim Garvin, precisa que el Se especula con que es un resto desgajado de un pequeño cuerpo planetario La NASA estudia la posibilidad de que existan numerosos meteoritos en el Planeta Rojo