Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 1 2005 53 El gasto farmacéutico se elevó durante 2004, pero logra la cifra más baja desde 1997 Las familias seguirán asumiendo parte de la ayuda a las personas dependientes M. J. P- B. MADRID. Euro a euro hasta 8.500 millones, y con ayuda de las familias, es lo que supondrá financiar anualmente el Sistema Nacional de Atención a la Dependencia cuando esté a pleno rendimiento dentro de ocho años. Es la fórmula que propone el Ejecutivo para cubrir las necesidades de las personas que no pueden valerse por sí mismas, sobre todo discapacitados y mayores de 65 años. Hoy día, son 1.125.190 españoles los que padecen una dependencia grave, severa o moderada, de los cuales 826.551 han superado la edad de la jubilación. Y, debido al envejecimiento de la población, las proyecciones para el futuro no tienen visos de mejorar. Por el contrario, se estima que en el año 2020 la cifra aumente a 1.496.226 ciudadanos. Pero, además, en la actualidad, se cuentan otras 1.657.400 personas que precisan diverso tipo de ayuda para realizar alguna actividad cotidiana. Y de este colectivo se ocupan las familias: el 83 de los ciudadores son mujeres, con una edad media de 52 años, y sólo el 6,5 de esas familias cuentan con apoyo de los servicios sociales. ayuda a domicilio, centros de día, residencias y otros de caracter técnico. Caldera explicó que el coste se compartirá entre el Gobierno central, las Autonomías, los ayuntamientos y las propias familias que lo precisen, según sus recursos económicos El esfuerzo resultará titánico hasta conseguir los 8.500 millones de euros necesarios, más teniendo en cuenta que hoy el gasto total destinado a estas prestaciones son 2.500 millones a cargo de las Comunidades y municipios y otros 1.500 que llegan de la Administración General del Estado y la Seguridad Social, explicó Valcarce. Es decir, las Administracio- nes deben incrementar en 4.500 millones los fondos para estos servicios. El titular de Trabajo matizó que a las prestaciones del sistema sólo se podrá acceder a través de la valoración que realicen equipos especilizados que estudiarán la situación del dependiente. La parte del servicio que hay que pagar estará en función de las posibilidades económicas de cada uno El Ministerio ha propuesto que el nuevo modelo sea una prestación universal, pública- -aunque no se descartan conciertos privados- -y con igualdad de acceso en todo el territorio nacional. Sobre la base de una ley Éstas son algunas de las cifras que lanza el Libro Blanco de la Dependencia, un documento que ayer entregó el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, junto con la secretaria de Estado de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad, Amparo Valcarce, al presidente de la mesa del Congreso de los Diputados, Manuel Marín. El siguiente paso consistirá en elaborar una ley básica de dependencia (que será aprobada este año) a partir de los más de mil folios que componen ese informe. Pero la incógnita que está en el aire es cómo financiar el sistema, que incluirá servicios como la teleasistencia, Las cifras del Libro Blanco Sólo el 3 de las personas mayores cuentan con ayuda a domicilio; el 2 con teleasistencia; y el 0,46 con una plaza en un centro de día. Los 4.500 millones de euros adicionales que ha comprometido el Gobierno para atender a los dependientes suponen un 0,35 del Producto Interior Bruto. El nuevo sistema generará 300.000 puestos de trabajo. Se establecerán tres categorías para saber qué tipo de prestación dar: dependencia grave, severa y moderada. El 83 de los cuidadores de las personas dependientes son mujeres, con una edad media de 52 años