Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 VIERNES 21 1 2005 ABC Sociedad Medio Ambiente reducirá los aportes al trasvase Tajo- Segura si no llueve en un mes Los embalses garantizan el suministro para un año en todas las cuencas, a excepción de la del Segura b La reserva en las represas de Entrepeñas y Buendía, que regulan esta transferencia, está por encima de la del año pasado, sin que en 2004 se tomara esta medida ARACELI ACOSTA MADRID. El director general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop, aseguró ayer, en un receso de la reunión que mantuvo con los presidentes de las Confederaciones Hidrográficas, que si no llueve antes de marzo y siguen descendiendo los niveles de reserva de los embalses habrá que empezar a limitar las aguas que se transfieran a través del Acueducto Tajo- Segura (ATS) para el próximo trimestre. La próxima reunión de la Comisión de Explotación del ATS- -la última fue el 14 de enero y se autorizó el envío de 114 hectómetros cúbicos- -tendrá lugar dentro de cinco semanas y será entonces cuando deba hacerse un diagnóstico de la situación para decidir si se reduce el volumen a trasvasar. Se trata de una reunión excepcional porque esta comisión se da cita cada tres meses, y esta vez lo hará en mitad del periodo entre un desembalse y el siguiente. Y es que, si bien Palop dijo que la reducción de las aportaciones del trasvase no sería drástica, no ocultó su preocupación por la tendencia en la recepción de agua de los embalses de cabecera de Entrepeñas y Buendía, que son los que regulan la transferencia hacia la cuenca del Segura. Aunque no indicó cuál es la reserva en ese sistema, los datos del boletín hidrológico a fecha 18 de enero indican que el sistema Entrepeñas- Buendía almacena 767 hectómetros cúbicos, por encima del año anterior, aunque por debajo de la media de los últimos cinco años (825 hectómetros cúbicos) El embalse de la Cierva, en la localidad murciana de Mula, se mantiene a estas fechas bajo mínimos esta fecha al 14 por ciento de su capacidad, un punto menos que ahora, pero las lluvias de primavera aliviaron la situación de posible penuria No obstante, parece que para el resto de cuencas la situación actual de escasez de precipitaciones sí puede cambiar esta misma primavera señaló Palop. Desde el Ministerio de Medio Ambiente se insiste en que la situación no es de alarma y que los sistemas de embalse peninsulares están prácticamente dentro de la normalidad. En este sentido, Palop dijo que las cuencas más afectadas por la escasez de recursos hídricos son, además de la del Segura, las Internas de Cataluña, con un nivel de agua embalsada inferior a la media de los últimos cinco años; la del Júcar, a pesar de que en los dos últimos años empieza a recuperarse y supera en 12 puntos la media de los cinco últimos, y la del Ebro, con un 55 EFE Las cuencas más afectadas por la escasez son la del Segura, las Internas de Cataluña, la del Júcar y la del Ebro Esperar a la primavera Sin embargo, hay que indicar que el año pasado, una vez que empezó la primavera y llovió, esas reservas no dejaron de crecer hasta alcanzar al inicio del verano los 963 hectómetros cúbicos, en la línea de la media de los últimos cinco años. Por tanto, no se aprecia en estos momentos ningún cambio en la tendencia, aunque sí podría producirse si no llueve en primavera. Pero la reunión que, según Palop, analizará la situación y decidirá el siguiente trasvase se hará antes de que llegue esta estación que, precisamente y como recordó Palop, es la segunda estación tras el otoño por cuantía de precipitaciones. Es más, él mismo puso un ejemplo recordando que en 2004 los embalses de la cuenca del Segura estaban en Planes de emergencia para poblaciones de más de 20.000 habitantes Además de la red de indicadores hidrológicos y de los planes especiales de actuación en cada una de las cuencas, el Plan Hidrológico Nacional obligaba a que las Administraciones Públicas responsables de abastecimiento urbano que atiendan, singular o mancomunadamente, a una población igual o superior a 20.000 habitantes deberán disponer de un plan de emergencia ante situaciones de sequía Estos planes deberán tener en cuenta las medidas previstas en lo que deben hacer las cuencas, y que en líneas generales pasarían, primero, por restringir los consumos; en segundo lugar, poner en marcha infraestructuras que apoyen el suministro de agua, para lo que se revisarán las que se pusieron en marcha en anteriores sequías; y por último, llegar a las restricciones de suministro. Situación ésta que conocen bien los 76 municipios de Murcia, Alicante y Albacete que se abastecen de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, en la cuenca del Segura, cuyos recursos proceden del río Taibilla, pero también del Acueducto Tajo- Segura. por ciento de recursos embalsados, inferior a la media de los últimos cinco y diez años. No obstante, se insiste en que aún estamos a tiempo de retomar una situación de normalidad y que la sequía climatológica podrá ser sobrellevada por la disponibilidad de agua en los embalses que aseguran que el suministro está garantizado para un año, según el director general del Agua. Si bien advirtió que en la cuenca del Segura sí deben extremar las precauciones y fomentar hábitos de consumo moderados porque si no llueve la situación empezaría a complicarse a corto plazo En ese caso, dijo, se suplementarían las aportaciones de agua para abastecimiento con agua destinada a uso agrícola. Por tanto, la reunión que ayer mantuvo con los presidentes de las Confederaciones Hidrográficas fue básicamente para gestionar futuras sequías Entre las medidas que desde el Ministerio se tomarán destacó la elaboración de una red de indicadores hidrológicos para detectar sequías, que estará ultimada en dos meses, como adelantó ABC. Asimismo, Palop explicó que como los planes especiales que cada cuenca debe tener contra la sequía no estarán hasta dentro de año o año y medio, a excepción del Júcar, que espera terminarlo en dos meses, lo que hará su departamento es revisar las actuaciones de anteriores en periodos de sequía para establecer unos planes provisionales que- -confía- seguramente no va a hacer falta activar.