Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 1 2005 Madrid 43 Un empresario madrileño triunfa en China desde hace un año con un negocio dedicado a la fabricación de piezas de automóvil, en el que da trabajo a cien chinos. La producción anual asciende a 15 millones de rodamientos De Getafe a Shanghai con millones de cojinetes TEXTO: MARIANO CALLEJA, ENVIADO ESPECIAL SHANGHAI. Hace falta algo más que arrojo para dejar tu casa en Madrid y empezar una nueva vida a diez mil kilómetros de distancia, en un país con una cultura radicalmente diferente, donde 1.300 millones de personas se entienden mediante un lenguaje de 65.000 signos distintos, y en una ciudad donde sólo están registrados otros cien españoles, desperdigados entre 20 millones de habitantes. Joaquín Lasso de la Vega, vecino de Getafe, además de arrojo se ha traído a Shanghai su negocio de cojinetes, y en poco más de un año ha situado la empresa entre las cinco principales del mundo en su especialidad. Ayer era un día grande en la fábrica: iba a recibir la visita de una delegación española, encabezada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y un nutrido grupo de empresarios. de los gestos y algún intérprete. Los cien chinos de la empresa trabajan 12 horas al día, seis días a la semana, 310 días al año. Lo habitual por estas tierras, vamos, incluso algo mejor. De media vienen a ganar unos 200 euros al mes, lo que tampoco está nada mal en este país, donde un obrero de la construcción puede recibir menos de la mitad por dedicarse en cuerpo y alma a la obra. Lasso asegura que ni esto es explotación ni los trabajadores le piden más. En Madrid sí que me han apedreado alguna vez, pero aquí nos llevamos muy bien asegura. Éxito entre 200 empresas El camino en China no ha sido nada fácil. Sólo en este país hay 200 empresas dedicadas a la fabricación de esas piezas. La suya se diferencia en que también tiene I+ D gracias a las ayudas recibidas de la Comunidad durante 20 años subraya. ¿Y por qué se ha venido tan lejos? Lasso señala que en China están las grandes empresas del mundo pero faltan muchas españolas. Es una gran oportunidad de negocio, y no podemos dejarla pasar Las ventajas que ofrece China son las grandes facilidades que da la administración, las infraestructuras y el buen trabajo de los chinos Afirma, además, que no ha notado en ningún momento que esté en un régimen totalitario. ¿A qué se refiere, al comunismo? No, no se nota nada Cuando llega Aguirre, acompañada del gobernador del distrito, Lasso admite la importancia que tiene esta visita ante las autoridades chinas. Las restricciones eléctricas a las que estaba sometido van a desaparecer y probablemente recibirá un trato más cordial por parte de la administración. Con Aguirre y la delegación española como oyente, explica que en Shanghai su compañía se llama NB, y no Cojinetes de Fricción, en honor a su abuelo Narciso Borja, fundador del negocio en 1967. Me acuerdo mucho de él, jamás hubiera creído que su nieto se vendría tan lejos. Lasso es uno de los 200 empresarios españoles han tenido la valentía de abrirse camino en China, donde hay 500.000 empresas extranjeras. El suyo es un ejemplo de cómo puede triunfar tan lejos un negocio como el de los cojinetes. Sólo hace falta eso, valentía y visión empresarial. No viene a verme ni mi familia Poco antes de la llegada de la primera visita que ha recibido la fábrica- aquí no me viene a ver ni mi familia se lamenta Lasso- los cien trabajadores y su jefe son un manojo de nervios. Tengo miedo de que alguno se acabe pillando un dedo en las máquinas Para tranquilizarlos, Joaquín los invitará después a todos a un karaoke y a cenar. Nos llevamos muy bien. Vamos a cenar todos juntos, al menos, una vez a la semana comenta. Su empresa se dedica a la fabricación de cojinetes de fricción. ¿Y qué es eso? le preguntan algunos periodistas de Madrid. ¡Uff! estudié Ingeniería Industrial y entonces esto no existía. Se tuvo que escribir un libro sólo sobre ello. Los cojinetes son una pieza del motor del coche, la que aguanta el cigüeñal explica como puede. Su primera empresa está en Getafe, con 210 trabajadores, y también tiene una planta de distribución en Torrejón. Hace poco más de un año, Joaquín, soltero y con una edad que se niega a revelar- ¡imagínate que se enteran las chinas optó por venir a Shanghai para impulsar su nueva fábrica. Tiene encargos de las principales marcas de coches. Su negocio va viento en popa. La planta de Madrid produce 35 millones de rodamientos al año; la de Shanghai, 15. En 2006 empezará a dar beneficios, según calcula. Se deshace en elogios hacia sus trabajadores Aguirre y empresarios españoles visitaron la fábrica de rodamientos EFE No sabe ni una palabra de chino, pero su negocio va viento en popa chinos: El chino trabaja mucho y bien El idioma, de momento, es un pequeño problema ya que ni él habla chino, ni los chinos conocen una palabra de español. Cuando el inglés tampoco sirve, lo mejor es el lenguaje Aguirre vuelve satisfecha: Hemos abierto puertas a las empresas Una cena unió anoche a las delegaciones de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid. Unos regresan hoy a España y otros acaban de empezar un viaje de cinco días que les llevará a promocionar Madrid en la feria de Shanghai y la candidatura olímpica de 2012 en la Gran Muralla china. En su última jornada del viaje oficial, Esperanza Aguirre resaltó que se han cumplido los dos objetivos del Gobierno regional: abrir puertas a las empresas madrileñas que quieran instalarse aquí y vender la región para que el mercado chino sepa que Madrid es la locomotora de la economía española. En una conferencia pronunciada en inglés en la Escuela Internacional de Negocios, defendió la economía de mercado, la reducción del intervencionismo público y la apertura económica, como claves del éxito económico. China y España, aseguró, son dos ejemplos de ello. En un repaso por la historia económica reciente de nuestro país, criticó la anterior etapa socialista, marcada por el crecimiento desmesurado del gasto, paro masivo y corrupción, y elogió los ocho años de Gobierno de José María Aznar.