Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 21 1 2005 ABC MADRID AL DÍA CHINOSERIES IGNACIO RUIZ QUINTANO A hora que los ilustrados vuelven a España, los políticos madrileños se van a China. ¿Que qué ilustrados? Pues Bosé, Monzón, Ramoncín... En fin, los exiliados durante la lobreguez aznarí. ¿Que qué políticos? Pues la mandamás, La Marquesa, como la llama Simancas. China, China, China. ¡Cuántas veces milenaria! El gusto por las chinoiseries típico del gusto rococó- -el que Simancas presupone en La Marquesa- -fue uno de los aspectos más criticados por los ilustrados, que no perdieron ocasión de rabiar contra él en la Enciclopedia, un libro, por cierto, tan leído entre nosotros como el Quijote o como la Constitución del joyero de Bokassa, por citar los dos que más nos gustan. Entonces, ¿qué ventilan los de la Comunidad en la China? Seguramente, hacer eso que Tom Wolfe llamaba mau- mauar un término que en el Nueva York de los sesenta designaba un modo de conseguir las cosas siendo pobre. Pero los chinos no valían para mau- mauar les parecía infamante presentarse ante los blancos como pobres y oprimidos, al mismo nivel que los negros y los chicanos. Por otro lado, el temor físico de los blancos hacia los chinos era nulo, pues el hombre blanco se imaginaba a los chinos pequeños, tranquilos y reservados. Mas ahora las cosas han cambiado, y son los blancos quienes tratan de mau- mauar a los chinos, que son gentes del mundo del oído. McLuhan escribió mucho acerca de la hiperestesia de las culturas auditivas: los chinos tienen un oído de tísico. Los chinos son muy viejos y lo saben todo, decía Camba a propósito de su cocina, que es un punto de equilibrio entre los venenos y contravenenos, entre los tóxicos sutiles y las drogas neutralizadoras: Como adobo utilizan la luz de algunas lunas- -no todas- -y las fosforescencias cadavéricas, y en cuanto al faisanaje, ¿qué importa en la China el de las cosas, comparado al de los individuos? Si no lo hemos entendido mal, la alianza de civilizaciones que la Comunidad se trae entre manos consiste en que Madrid dará a la China toros aprobados por Salva, y, a cambio, la China dará a Madrid niños expósitos aprobados por el Comité Central. DIMES Y DIRETES CÉSAR NOMBELA. Catedrático Universidad Complutense GRIPE, UN VIRUS QUE SE RENUEVA El autor pasa revista a la evolución de la gripe a lo largo de la historia y recuerda que en la Comunidad hay excelentes especialistas en el virus omo cada año tenemos que estar pendientes de las molestias que la gripe causa a una buena parte de la población, incluso asistir a discusiones sobre la extensión del problema y si cabe calificarlo de epidemia. La presencia anual entre nosotros de este agente infeccioso ilustra magníficamente lo que supone el combate del hombre frente a los microbios patógenos, algo que no termina ni terminará nunca. Los procedimientos científicos están permitiendo trazar el origen y la evolución de los virus gripales que nos afectan año tras año, y poner de manifiesto qué virus han sido especialmente virulentos. 1918 conoció la pandemia más grave que hasta ahora se ha producido. En los anales se conoce como la gripe española no porque tuviera origen en nuestro país, sino por una admisión clara de la existencia de la epidemia en España. Otros países europeos, en circunstancias de guerra, fueron más opacos en el reconocimiento del problema. C El virus gripal pertenece a un grupo que afecta no sólo a la especie humana sino a otros mamíferos y también a las aves. Hay una notable flexibilidad entre cepas de virus para compartir componentes responsables de su poder patógeno, de ahí que al multiplicarse dé lugar a cepas con capacidades renovadas para infectar, incluso a personas que previamente habían desarrollado inmunidad antigripal. Eso explica la emergencia y propagación de nuevas cepas que se extienden por todo el mundo. Se estima que la gripe española causó más de 40 millones de muertes en todo el mundo, lo que supuso una virulencia inusitada. Personas de todas las edades fueron afectadas gravemente, mientras que lo habitual ha sido y es que sólo personas de edad avanzada y niños pequeños padezcan complicaciones graves por la gripe. Resulta fascinante el detalle con que podemos analizar y conocer cada virus gripal y trazar su origen y transmisión. De ahí que los virus responsa- bles de las pandemias más recientes- gripe asiática, de 1957, y gripe Hong Kong, de 1968- se hayan podido caracterizar como virus humanos que habían incorporado componentes de gripe aviar de un origen claro. Más difícil está resultando establecer la procedencia del agente de la gripe española, a pesar de disponer de muestras de ese virus. Pero toda esta información supone un acervo fundamental no sólo para seguir afrontando la gripe, sino para hacerlo con mayor eficacia. En lugares de Asia como Vietnam y Tailandia se produjeron el pasado año algunos casos alarmantes, indicativos de la aparición de nuevos virus gripales que han afectado gravemente, incluso de forma mortal a algunas personas. Las prácticas de cría y distribución de pollos para alimentación han permitido referir estos casos a una intensa exposición de esas personas a aves infectadas por el virus. Pese a la gravedad de estos casos no se produjo transmisión a otras personas, pero quedó claro que el riesgo de nuevas pandemias por emergencia de virus gripal virulento sigue existiendo. Las lecciones son pues muy claras, tenemos que estar alerta a escala mundial para prevenir el problema. En los países en que tenemos acceso a cuidados de salud avanzados y medios científicos es preciso usar la vacuna existente, que tiene todavía limitaciones pero cuyo uso, año tras año, resulta fundamental según las indicaciones establecidas. Igualmente importante es el esfuerzo mundial por desarrollar nuevas vacunas, lo que constituye una verdadera prioridad. Constatemos además que en España, y en concreto en Madrid, tenemos excelentes virólogos especialistas en el virus de la gripe.