Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 1 2005 Nacional 17 Sólo tres guardias civiles vigilan el exterior de la cárcel de Villabona, con 1.200 presos Prisiones admite que en ocasiones hay falta de agentes en algunos centros b La Asociación Independiente de la Guardia Civil pide la intervención del delegado del Gobierno y acusa al coronel jefe de Zona de que haya un 30 de la plantilla de baja PABLO MUÑOZ MADRID. El perímetro del centro penitenciario de Villabona (Asturias) era custodiado ayer por la tarde por sólo tres guardias civiles, según denunció a ABC la Asociación Independiente de la Guardia Civil (Asigc) en esta Comunidad Autónoma. En esta cárcel permanecen ingresados en la actualidad más de 1.200 internos, entre ellos varios pertenecientes a organizaciones terroristas. Según Asigc, lo habitual hasta hace algún tiempo es que fueran seis los guardias por turno destinados a este servicio- -ha llegado a haber hasta quince- por lo que en estos momentos la vigilancia en el perímetro prestada por la Guardia Civil se ha reducido a la mitad, cuando no a menos, ya que no son pocas las ocasiones en que sólo son dos los agentes que allí trabajan. Obviamente, en estos momentos los centros penitenciarios no necesitan disponer de un número demasiado alto de guardias civiles para la vigilancia del perímetro, ya que las personas han sido sustituidas progresivamente por medios técnicos cada vez más avanzados. Es decir, de las garitas se está pasando a las cámaras de seguridad y a los sensores. Sin embargo, según la mencionada asociación profesional el número de agentes del Instituto Armado que prestan este servicio en la prisión de Villabona es significativamente pequeño, hasta el punto de estar comprometida la eficacia del servicio Inquilinos peligrosos La cárcel de Villabona salió a las primeras páginas de los periódicos a raíz de la operación Nova en la que se desarticuló una célula de terroristas islamistas que querían volar la Audiencia Nacional. Garzón ordenó detener, entre otros, a Abdelkrim Bensmail, preso del GIA e internado en el centro penitenciario asturiano. A este individuo un funcionario de la cárcel le encontró una especie de agenda en la que figuraban los nombres de los etarras Henry Parot y Harriet Iragi, así como la dirección de la prisión cordobesa en la que cumplen condena. Además de islamistas en la cárcel asturiana cumplen condena también presos etarras. El pasado sábado salió en libertad uno de ellos, Pedro Aira Alonso, tras cumplir 17 años y cuatro meses de condena y beneficiarse de más de 12 de redención. La prisión tiene una capacidad operatide de 900 plazas, pero en la actualidad hay más de 1.200 internos. Esta falta de agentes ha provocado que en alguna ocasión un traslado urgente a un centro hospitalario de un recluso, para el que no se disponía de ambulancia, haya tenido que ser realizado en el coche particular de algún funcionario. La razón es obvia: si sólo hay tres guardias civiles de turno destinar a uno de ellos a esa misión resulta una temeridad. Las fuentes consultadas admiten que en un momento puntual de emergencia la falta de funcionarios del Instituto Armado puede provocar situaciones delicadas Promesas del PSOE Asigc denuncia la situación en la que se encuentra la plantilla de la Guardia Civil en Asturias y considera que el coronel Búrdalo, jefe de Zona, es el responsable directo de que un 30 por ciento de los agentes de las comandancias de Gijón y Oviedo estén de baja por distintos motivos, lo que afecta de forma muy importante al servicio. Como se recordará, Búrdalo se incorporó hace sólo unos meses a este destino en sustitución del hoy general Laguna. La citada asociación pide que ante la gravedad de la situación intervenga el delegado del Gobierno, señor Trevín, y de paso les recuerde a sus compañeros de partido en el Gobierno de la nación que las promesas electorales son para cumplirlas En este sentido, Asigc- Asturias recuerda el compromiso del PSOE de equiparación de salario entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y las policías autonómicas. Lo normal, seis por turno Fuentes de Instituciones Penitenciarias consultadas por ABC explicaron que en un centro tipo- -aunque el de Villabona no lo sea en sentido estricto es asimilable a ellos- lo habitual es que sean entre cinco y seis los guardias civiles destinados a la vigilancia exterior del recinto. No obstante, la disminución de las plantillas hace que en momentos puntuales no se alcance esa cifra en determinadas prisiones.