Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 1 2005 Internacional 33 Israelíes y palestinos reanudan los contactos suspendidos hace siete días Se reúnen en Erez para devolver la calma a Gaza J. CIERCO JERUSALÉN. Una de cal y otra de arena. Ariel Sharón, tras el visto bueno de su Gabinete de Seguridad, levantaba su veto personal e intransferible a Mahmud Abbas (alias Abu Mazen) y permitía la reanudación de los contactos directos entre palestinos e israelíes, suspendidos (en realidad lo estaban desde hacía mucho tiempo atrás) tras el ataque al paso de Karni, entre Israel y Gaza, en el que murieron seis civiles hebreos. Dicho y hecho. En la noche de ayer, responsables de la seguridad de ambas partes se reunían en Erez para coordinar los esfuerzos con el fin de devolver la calma a Gaza y, sobre todo, de impedir el lanzamiento de cohetes Qassam contra Sderot y las colonias judías de la Franja. El cambio de actitud de Sharón tuvo su origen en las reuniones que mantiene con la soga al cuello el nuevo presidente palestino con las organizaciones radicales. Los servicios de Inteligencia israelíes (el Shin Bet, que perdió a uno de sus agentes en Gaza en la noche del martes por el ataque de un suicida palestino) tienen oreja y media en la sala de las negociaciones interpalestinas y han informado a sus superiores de avances considerables en la dirección exigida. Pero, al menos, esa conclusión ha servido, además de las presiones de la comunidad internacional con la Casa Blanca a la cabeza, para suavizar posturas y dar una oportunidad, mínima en todo caso, al recién elegido rais palestino. raban para lanzar un ataque. Y dos cohetes Qassam cayeron en un asentamiento judío; y dos soldados israelíes resultaron heridos al ser alcanzado por una granada anticarro el vehículo en que circulaban... Lo dicho, una de cal y otra de arena. Civiles palestinos inspeccionan en Nablus los daños causados ayer por el Tsahal AP Una gran operación en Gaza Y ahí llega la de arena. Mientras los contactos directos se reanudan y se vuelve a especular con una reunión antes de dos semanas entre Sharón y Abbas, el mismo Gabinete de Seguridad que aprobaba dar la última oportunidad al ahora sí interlocutor palestino daba también luz verde a su Ejército para que ultimara todos los preparativos ante una operación militar en Gaza que, por su envergadura y dureza, hará palidecer todas las lanzadas hasta ahora, que no han sido pocas ni blandas. Y mientras unos y otros hablan, en la Franja mediterránea lo hacen Abbas y los jefes islamistas con el objetivo de una tregua a corto plazo que sólo será posible si Israel echa el freno a su represión; en el paso de Erez con los cohetes Qassam en el punto de mira; y en Jerusalén, los responsables de la seguridad israelí, que no se fían de alto el fuego alguno, la muerte no deja de visitar la región con su guadaña afilada. Dos milicianos palestinos fueron abatidos ayer en las cercanías de una colonia judía en Gaza cuando se prepa-