Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 1 2005 Internacional INVESTIDURA PRESIDENCIAL EN WASHINGTON 27 Los demócratas quedan sumidos en una crisis de mensaje y liderazgo El forzado proceso de renovación empieza por su Comité nacional P. R. WASHINGTON. La situación del Partido Demócrata en Estados Unidos es comparada con una bíblica travesía por el desierto en busca del elusivo poder político, un profeta carismático y una doctrina capaz de conectar con una suficiente mayoría de votantes. La incuestionable derrota del senador John Kerry en noviembre, pese a un esfuerzo sin precedentes en donaciones y activismo, ha servido para constatar el agujero negro de liderazgo planteado desde el final del apogeo clintoniano. Ante la perspectiva de otros cuatro años de hegemonía republicana en la Casa Blanca y el Congreso, los demócratas solo tienen claro que intentarán bloquear los aspectos más estridentes de la ambiciosa agenda conservadora trazada por el presidente Bush para su segundo mandato. Centrando sus esperanzas de relevancia institucional en el Senado, donde los republicanos carecen de los sesenta escaños necesarios para suprimir maniobras de filibusterismo. Con estelares batallas parlamentarias, el Partido Demócrata está dispuesto a convertir la colina del Capitolio en una especie de Alcázar toledano o Álamo tejano, sobre todo en cuestiones como la renovación del Tribunal Supremo y la reforma de la Seguridad Social. En el caso del Su- AFP Dulces con sabor texano El Willard Intercontinental Hotel de Washington mostraba ayer varios platos de postres con motivo de las ceremonias de investidura, en los que aparecen, elaboradas con chocolate, botas de corte teXano y sellos presidenciales. El hotel, que se encuentra en el recorrido del desfile presidencial de hoy, quiso celebrar el comienzo del segundo mandato de George W. Bush con la elaboración de un menú basado en motivos de Texas. El presidente fue gobernador de este Estado de la Unión, al que considera como su tierra adoptiva responsable de la victoria del norte en la Guerra de Secesión, sufrió en su segundo mandato una cadena de escándalos que terminaron por arruinar su heroica reputación. Tras la Primera Guerra Mundial, Woodrow Wilson se enfrentó a la amargura de no conseguir la ratificación del Tratado de Versalles y la incorporación de Estados Unidos a la Liga de Naciones. Frustración que algún historiador ha comparado con la de un estudiante de sobre- saliente que suspende en el examen final. La inquietante lista se extiende a Lyndon B. Johnson y Vietnam, Ronald Reagan y el Irán- Contra, Bill Clinton y el impeachment Con mención especial para el Watergate de Richard Nixon, pese a que al día siguiente de ser reelegido en 1972 expresó a su jefe de gabinete, H. R. Haldeman, su ferviente deseo de evitar la maldición de repetir. premo, la avanzada edad de estos magistrados casi garantiza a Bush la posibilidad de renovar y ampliar una mayoría conservadora dentro la decisiva cúpula del poder judicial, que este año tendrá que pronunciarse sobre turbulentas cuestiones sociales como adopciones por parte de parejas gay o el suicidio asistido En cuanto a la privatización parcial de la Seguridad Social, no faltan demócratas que aspiren a convertir este proyecto que rechazan con vehemencia en el equivalente a su favor de la reforma sanitaria intentada por la Administración Clinton. Es decir, una devastadora derrota parlamentaria para la Casa Blanca que puede abrir las puertas a un cambio de mayorías en el Congreso siguiendo la estrategia trazada por la revolución conservadora de Newt Gingrich en 1994. Soñar es fácil, pero el primer paso en este proceso de renovación va a empezar el próximo 12 de de febrero con la elección de un nuevo presidente del Comité Nacional Demócrata. Puesto disputado por varias figuras que abarcan todo el abanico ideológico del partido, incluido el ex candidato presidencial Howard Dean. Este pulso interno se considera como parte de la catarsis interna de un partido que aspira a reconectar con un electorado asimétrico que por ahora favorece a los republicanos.