Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE JUEVES 20 1 2005 ABC Zapatero, dispuesto a negociar con ETA si muestra con hechos que deja las armas Reconoce que los antecedentes no permiten ni ser optimistas ni hacernos ilusiones del Gobierno apunta que las reformas de los estatutos vasco y catalán deben ser el marco definitivo de su encaje en España ABC MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dejó ayer abierta la puerta a la posibilidad de una negociación con ETA aunque mantuvo la exigencia de que para que sean escuchados previamente ha de producirse una renuncia a las armas, y, a propósito de ello, subrayó que no me muevo más que por hechos Si bien en ningún momento utilizó los términos tregua ni negociación sí recordó que esas expectativas ya que se produjeron durante los mandatos de Felipe González y José María Aznar- -que mantuvieron interlocución con cabecillas de la banda- para concluir que si hay una mínima oportunidad, como hicieron otros gobiernos, sin duda alguna el Gobierno actual intentará que eso fructifique con la apostilla de que el Ejecutivo sólo se moverá en esa línea en función de b El presidente Vera: ETA ya ha decidido abrir la negociación El ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera aseguró ayer que la decisión de abrir un proceso negociador para la paz por parte de ETA ya está tomada y es irreversible informa Servimedia. Indicó, además, que la banda está evaluando qué tipo de tregua pone en marcha, si una parcial, una indefinida o el fin definitivo de la violencia. Esta decisión ya está tomada y es irreversible sostuvo Vera, quien señaló que ETA está ahora valorando su capacidad y los tiempos de actuación porque para los etarras la forma es muy importante Subrayó que la discreción es fundamental para un proceso pacificador que, además, va a ser distinto a otros anteriores, ya que tendrá como inicio la paz y el silencio definitivo de la actividad terrorista Zapatero, en presencia de Lorenzo Milá, se prepara para la entrevista los hechos y de la información de que dispone sobre la que no aportó detalles con el argumento de que requiere un marco de discreción y de responsabilidad Únicamente precisó que el lendakari Juan José Ibarretxe no le habló de la posibilidad de una tregua de ETA durante su entrevista de la semana pasada. Zapatero, que hizo estas declaracio- JULIÁN DE DOMINGO FERNANDO FERNÁNDEZ EL GOBIERNO DE EXCURSIÓN M ientras el país debate el significado del atentado de Las Arenas y los mentideros económicos echan humo por la operación de caza y captura organizada en torno al presidente de un banco, Rodríguez Zapatero le ha cogido gusto a la política internacional y nos anuncia desde Toulouse una visita inesperada a Venezuela. Nada que objetar en principio a tal preocupación por la imagen internacional, salvo que quizás convendría que entre tanto esfuerzo por distinguirse de Aznar hubiese un poco más de claridad y continuidad en la política exterior, y pronunciamientos claros respecto a los grandes temas nacionales. Me explico. Llevarse bien con Marruecos y Venezuela es una necesidad. El primero es un vecino estratégico en cuyo desarrollo se juega mucho no sólo España sino todo el mundo occidental y con la actual república bolivariana tendremos siempre una deuda de gratitud. Pero ya van dos veces que el presidente avala las implícitas acusaciones de fascista dirigidas a un gobierno democrático español. Tanto empeñarse en segundas transiciones que da la impresión que Zapatero empieza a creerse que él ha traído la democracia a este país. Y premia con visitas a los que así le aclaman, y que no son precisamente un dechado de virtudes democráticas. Claro que probablemente lo que hay detrás de ambos viajes son legítimos intereses económicos que toda política exterior sensata está en la obligación de defender. Pero que chocan al fin con esa idea de ONG no alineada con la que parece soñar nuestra diplomacia. Mientras tanto nos quedamos sin saber qué delito cometieron los colombianos y los saharauis para haberle caído bien a Aznar. Saber retirarse a tiempo es un arte militar que se enseña sistemáticamente en las escuelas de negocios. Tanto que hay cursos enteros de control de daños que le vendrían muy bien al gobierno. El atentado de las Arenas nos ha recordado que no con- viene vender la piel del oso antes de cazarlo y que es prematura toda ilusión sobre la conversión democrática de Batasuna- ETA. La ensoñación de demostrar que dialogando se resuelve el problema del terrorismo es muy atractiva para un presidente que ha hecho del estilo su programa, pero hay que saber reconocer el error a tiempo y perseverar en la estrategia de aislamiento que tan buenos resultados estaba dando. Y ratificar públicamente que lo único de lo que hay que hablar con ETA, o con Batasuna si ellos prefieren, es de cuándo, dónde y cómo entregan las armas. Análoga política de control de daños convendría aplicar al asalto al BBVA. Las cosas han ido demasiado lejos, hasta el punto de desempolvar dossieres de hace casi diez años referidos a presuntos delitos ya prescritos. Me resisto a creer que no haya nadie sensato en el equipo económico que se atreva a decirle a Zapatero que la estabilidad del sistema financiero, la reputación de los organismos supervisores, la credibilidad el país y su imagen internacional valen bastante más que la presidencia de un banco. Alguien debería leerle al presidente la prensa económica de referencia mundial. Salvo que sólo le preocupe lo que de nosotros digan en Venezuela y Marruecos, donde la separación entre política y negocios es pura entelequia. nes durante una entrevista en TVE, conjugó en todo momento la idea de que es posible el final de la violencia con una importante dosis de cautela, porque, según reconoció, los antecedentes no permiten ni ser optimistas ni hacernos ilusiones En este contexto, la frase que repitió en varias ocasiones como eje de su intervención sobre esta cuestión fue: Trabajar por la esperanza sin hacerse ilusiones Esta fórmula, según dijo, representa en primer lugar mantener la firmeza en la lucha contra el terrorismo y, en segundo lugar, hacer una tarea política de extensión del convencimiento en el conjunto de la sociedad vasca de que la violencia, además de ser un horror, es inútil y que sólo la palabra y la política permiten defender las ideas Zapatero mantuvo como objetivo preferente de su actuación lograr que esta sea la legislatura en la que ponemos fin a la violencia circunstancia que, junto a la consecución de la estabilidad territorial, pondría a su juicio el broche definitivo a la Transición. En esta línea, apuntó que la reforma de los estatutos de Autonomía que está en marcha debería representar la posición definitiva del País Vasco y de Cataluña en el Estado español. El plan Ibarretxe En cuanto al plan Ibarretxe, reiteró que no prosperará ningún planteamiento, aunque tenga el apoyo del 51 por ciento que no respete el marco constitucional y la legalidad vigente. Además, dijo estar convencido de que el lendakari no convocará un referéndum ilegal si, como está previsto, su plan es rechazado por el Congreso de los Diputados porque tengo a Ibarretxe por demócrata y estoy convencido de que un demócrata no va a caer en la tentación de no cumplir y respetar el ordenamiento democrático y las leyes