Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MIÉRCOLES 19 1 2005 ABC Detalle del minbar almorávide de la Kutubiyya, en Marraquech, que fue construido en Córdoba a principios del siglo XII (a la izquierda) manuscrito autógrafo de Ibn Jaldún en un Tratado de Metafísica de la Real Biblioteca de El Escorial (en el centro) y cúpula del mihrab de la Medersa Ben Yusuf, en Marraquech (a la derecha) Marraquech alumbra el mestizaje cultural que unió Al- Andalus con el Magreb Los Reyes y Mohamed VI inauguraron la muestra Marruecos y España, una historia común de Marraquech se exponen joyas museísticas, mapas, paneles y fotografías que atestiguan la unión de estos pueblos, más allá de sus diferencias A. A. MADRID. Las rutas del oro que arrancaban en Ghana o Malí bañaban las de la seda que cruzaban Persia y el Jurasán destino China. En el Mediterráneo, las travesías marítimas unían Málaga, las islas de Sicilia y Creta, Alejandría o Trípoli. Durante los cuatro siglos de historia convulsa que transitan de la expansión islámica (al- fath) a la unión política bajo la égida de Almorávides (de finales del siglo VII a los últimos suspiros del XI) el mestizaje cultural es el camino común que recorren Al- Andalus y el Magreb. La integración de los territorios magrebíes y andalusíes en el vasto espacio de Dar al- Islam favoreció las interrelaciones económicas y culturales, sostenidas por un idioma: el árabe. Una extensa red de rutas unía las ciudades del Magreb- Córdoba, Fez, Siyilmasa, Tahart, Tremecén, Qayrawan con las del resto del imperio islámico: Fustat- El Cairo, La Meca, Jerusalén, Damasco, Kufa, las hoy castigadísimas ciudades de Basora y Badgad... Ni las divisiones políticas ni las divergencias doctrinales supusieron obstáculo alguno en todo el Magreb, incluyendo Al- Andalus, para estos intercambios. Y los caminos de la cultura b En el Palacio Real seguían esas rutas comerciales. Las influencias andalusíes se incardinaban en el ámbito artístico y arquitectónico del Magreb, como deja ver esta espléndida muestra. Del siglo X queda el alminar de la Mezquita Qarawiyyin de Fez, que sigue el modelo cordobés. El minbar de madera tallada de la mezquita de los Andalusíes atesora inscripciones que recuerdan las dominaciones fatimíes y amiríes. En un Magreb culturalmente polarizado entre Córdoba y Qayrawan se intercala Fez, ciudad que acoge a principios del siglo IX la primera gran ola de inmigrantes andalusíes. Luego vendrían más oleadas migratorias de musulmanes, sefardíes y moriscos procedentes de Al- Andalus. Se forjó así una cultura andalusí- magrebí que, con la caída del sultanato nazarí de Granada en 1492, se perpetuó en ciudades como Fez, Chauen, Tetuán o Rabat y de ahí hasta hoy explica Daniele Grammatico en el catálogo de la exposición. De los reinos de taifas a Averroes Los exposición principia con las aportaciones de los omeyas, idrisíes y reinos de taifas (siglo VIII) Prosigue con los Almorávides y almohades (siglos XIXIII) Meriníes y nazaríes: reflejo de una misma cultura (siglos XIII- XV) glosa la dinastía nazarí que testimonió la Alhambra y el Generalife y la meriní que mantuvo intensas relaciones con el reino nazarí de Granada. El intercambio del saber disecciona las intensas relaciones humanas, culturales y artísticas entre las dos orillas de la época. Un Patio y alminar de la Medersa Bu Inania, en Fez ABC La exposición rescata las mutuas influencias entre andalusíes y magrebíes en el terreno arquitectónico, artístico, cultural y comercial territorio sin fronteras (siglos XI- XV) acerca a diferentes personajes relevantes de Al- Andalus y el Magreb que vivieron en ambos espacios como Al- Idrisi, Hafsa al- Rakuniyya, Maymun Al- Jattabi, Ibn Jaldun, Averroes y Abu Yaqub Yusuf. En Un mismo espacio de vida se aprecian los paralelismos en la arquitectura de Al- Andalus y el Magreb. Entre las piezas expuestas destacan un pa-