Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional EL CONFLICTO DE IRAK MIÉRCOLES 19 1 2005 ABC Un preso iraquí, a punto de ser golpeado por el cabo Cooley, y otro detenido, levantado con una carretilla elevadora, son algunas de las fotos divulgadas ayer FOTOS: POOL Liberado el arzobispo católico y secuestrados ocho chinos ABC BAGDAD. El arzobispo católico siriaco secuestrado el lunes en Irak fue liberado ayer, pero la eterna crisis de los rehenes no cesa, pues ayer también fueron capturados ocho ciudadanos chinos que trabajaban para EE. UU. Secuestros y atentados en vísperas de las próximas elecciones que provocan que incluso el Gobierno iraquí tema que una escalada de violencia desencadene una guerra civil en caso de fracaso en los comicios. Basile Georges Casmussa, arzopisto católico siriaco, fue liberado pocas horas después de haber sido secuestrado frente a su iglesia. No he sido maltratado. Los secuestradores han sido muy gentiles conmigo. Ellos mismos vinieron a decirme que el Papa había pedido mi liberación declaró una vez libre. El arzobispo explicó asimismo que no cree que sus secuestradores quisieran golpear a la Iglesia sino que más bien su captura habría tenido algo de casualidad en una zona en la que los secuestros forman parte ya de la rutina de cada día. Tanto el prelado como el Vaticano insisten en que no se pagó ningún dinero por su rescate, aunque previamente el arzobispo de Bagdad, Matti Matoka, señaló que los secuestradores exigían 200.000 dólares. Poco después de su liberación, sin embargo, eran secuestrados ocho ciudadanos chinos que trabajaban con las tropas norteamericanas. Según un vídeo difundido por la televisión Al Yasira, los secuestradores amenazan con matarlos si Pekín no aclara en 48 horas cuál es su papel en Irak También ayer fue secuestrado un libanés, a quien se amenaza con asesinar si su empresa no se retira del país. Un cabo británico reconoce torturas y fotografías humillantes a presos iraquíes Las imágenes muestran vejaciones y actos homosexuales simulados en un tribunal militar, ordena entregar a la prensa 22 fotografías, a condición de que se enmascaren los rostros de las personas no implicadas en el proceso OSNABRÜCK (ALEMANIA) Un militar británico se declaró ayer culpable de agresión al iniciarse su proceso ante una corte marcial británica en Osnabrück (norte de Alemania) donde está acusado de malos tratos a detenidos en Irak en el año 2003, junto con dos militares más. Los cabos Daniel Kenyon, Darren Larkin y Mark Cooley son acusados de haber golpeado a civiles iraquíes detenidos y de haberlos forzado a simular actos sexuales en Basora (sur de Irak) Según la acusación, esos malos tratos se produjeron en el mes de mayo de b El juez, 2003 en un almacén de comida, el bread basket en la periferia de la ciudad. Los cabos habían sido enviados al lugar para evitar que los ladrones se llevaran la ayuda alimentaria almacenada allí. Ante el tribunal militar, constituido en el cuartel Robert Barracks del Ejército británico, Larkin, de 30 años, se declaró culpable de haber agredido a un hombre, pero negó la segunda acusación, la de haber tenido una actitud indecente. Por su parte, Kenyon, de 33 años, y Cooley, de 25, se declararon inocentes. El juez Michael Hunter ordenó entregar a la prensa 22 fotografías tomadas por soldados británicos, a condición que se enmascaren los rostros de las personas no implicadas en el proceso. Entre esas fotografías hay una que muestra a dos iraquíes forzados a simular relaciones sexuales orales y ana- les. Un diario británico ya publicó en en la primavera de 2003 algunas de estas fotos, que demuestran los malos tratos infligidos por soldados británicos a los prisioneros iraquíes, lo que condujo al inicio de una investigación contra tres militares. El proceso, que debe durar entre tres y cuatro semanas, y que comenzó ayer martes, se realiza en sesiones públicas y la sentencia podrá ser apelada. La corte que juzga a los tres hombres, miembros del Regimiento Real de Fusileros, está integrada por un juez y un jurado de siete oficiales. Otro militar perteneciente al mismo regimiento, Gary Bartlam, fue juzgado la semana pasada por una corte marcial en Hohne (zona norte) por haber maltratado a detenidos iraquíes, pero el juez Michael Hunter prohibió la difusión de las audiencias y de la decisión. Asesinado el cabeza de lista de un partido chií en Bagdad AFP BAGDAD. Un grupo de encapuchados asesinó ayer a tiros en Bagdad a Sheij Jabbar Sajl, candidato chií a las elecciones por el Movimiento por la Monarquía Constitucional, encabezado por Sharif Alí bin Hussein, primo del último Rey de Irak. La media de muertos en atentados y enfrentamientos entre la insurgencia y las tropas extranjeras se cuenta por decenas cada día. Ayer, fueron asesinados dos iraquíes turcomanos que trabajaban para una organización de derechos humanos en la región de Kir- kuk. Un coche bomba mató al menos a tres personas al estallar junto a la sede del Consejo Supremo de la Revolución Islámica, uno de los partidos chiíes que más influencia pueden ejercer en el futuro. El atentado ha sido reivindicado por el grupo terrorista de Abu Musab al- Zarqaui. En Mosul, Baquba y Bagdad murieron cinco soldados y policías iraquíes. Y también en la capital iraquí perdieron la vida dos civiles: una mujer, por la explosión de una bomba artesanal, y un automovilista que conducía junto a un convoy norteamericano, por dispa- ros de las tropas, que se creían hostigadas. Espero que las elecciones se desarrollen en calma, pero nos preparamos para lo peor, ya que hacemos frente a un enemigo decidido a impedirnos nuestros derechos declaró el viceprimer ministro Barham Saleh. En el mismo sentido se pronunció el ministro del Interior, el suní Falah al- Nakib, quien afirmó que, si la comunidad suní boicotea las elecciones, las consecuencias pueden ser muy graves: El hecho de que algunos no participen en los comicios es una traición que va a conducir a una guerra civil y a la división del país Preparado para lo peor el Gobierno iraquí decidió el cierre de todas las fronteras del país desde el 29 al 31 de enero.