Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 1 2005 25 Los C- 235 del Ejército del Aire realizan los primeros vuelos de ayuda humanitaria en el norte de Indonesia Hamás recibe a Mahmud Abbas en Gaza con un ataque suicida contra soldados israelíes El Supremo no se pronuncia sobre Guantánamo ABC WASHINGTON. El Tribunal Supremo de EE. UU. ha eludido pronunciarse sobre las pretensiones del Gobierno de juzgar ante tribunales militares a los presuntos partidarios de Al Qaida y a los talibanes detenidos en la base de Guantánamo. Los miembros del Supremo debían dictaminar si los planes de la Administración Bush vulneran los derechos de los ciudadanos extranjeros prisioneros en la base, pero los jueces rechazaron el caso sin emitir comentario alguno. Su intervención hubiera sido inusual, ya que un tribunal de apelaciones considera esta cuestión y ha programado una audiencia para el 8 de marzo. Los abogados de Salim Ahmed Hamdan, un yemení acusado de conspirar para cometer crímenes de guerra, homicidio y terrorismo, intentaron acelerar el proceso al saltarse el fallo de ese tribunal y acudir directamente al Supremo. El alto Tribunal aceptó el año pasado varios casos de terrorismo y en uno de ellos falló que la guerra contra el terror no da a la Casa Blanca un cheque en blanco para vulnerar los derechos de detenidos. Bush no descarta la fuerza si Irán persiste en sus ambiciones nucleares EE. UU. sanciona a compañías chinas por vender tecnología a Teherán b El presidente, esperanzado en que el pulso de desarme entablado con la teocracia iraní se resuelva por la vía diplomática, pero no descarto otras opciones P. RODRÍGUEZ. WASHINGTON. La posibilidad de que EE. UU. vuelva a recurrir a su ya aplicada estrategia de ataques preventivos- -esta vez contra Irán- -se ha convertido esta semana en una de las cuestiones más debatidas en círculos políticos y diplomáticos de cara al segundo mandato de la Administración Bush, que comenzará su singladura a partir de mañana. Especulaciones en torno a un hipotético uso de la fuerza fomentadas por informaciones periodísticas y por las propias declaraciones del presidente Bush. En una de las múltiples entrevistas concedidas por el presidente para explicar sus planes para los próximos cuatro años, George W. Bush no ha descartado el uso de la fuerza militar contra Irán si el régimen integrista persiste en sus ambiciones de entrar en el selecto y desestabilizador club de países con armas nucleares. El presidente ha indicado a la NBC su esperanza de que podamos resolver esto diplomáticamente, pero nunca descartaré otras opciones Junto a estas declaraciones, ayer se confirmó que la Administración Bush ha decidido imponer sanciones contra algunas de las empresas más grandes de China por haber vendido tecnología a Teherán para mejorar sus misiles balísticos. Sin grandes alardes ni facilitar detalles, a principios de este mes el Departamento de Estado ha publicado en el equivalente al BOE la lista de ocho compañías chinas afectadas por estas sanciones. antes que aceptar una política de compra de estabilidad prolongando la brutalidad del régimen de Sadam. Ante el cúmulo de ataques contra el prestigio internacional de EE. UU. registrado en los últimos años, y la inquietante popularidad de Osama bin Laden en algunas partes del mundo, Condoleezza Rice reconoció la necesidad de luchar en el frente de las opiniones públicas y del anti- americanismo. Mohamed Jatamí y Robert Mugabe, ayer en el aeropuerto de Harare, en el comienzo de la visita oficial a Zimbabue del presidente iraní na. Estas empresas serán vetadas para realizar negocios directamente con el Gobierno de Estados Unidos u obtener licencias de exportación para obtener tecnologías de doble uso producidas por empresas estadounidenses. El pasado diciembre, el Departamento de Estado impuso sanciones similares contra otras cuatro empresas chinas. Toda esta polémica invernal se ha visto calentada desde la publicación el pasado domingo por la revista The New Yorker de un reportaje en el que se acusa al Pentágono de realizar desde el pasado verano misiones secretas de reconocimiento dentro de Irán. Estas informaciones, firmadas por el periodista Seymour Hersh, que el año pasado destapó el escándalo de torturas en la prisión de Abu Ghraib, insisten en que esta clandestina operación realizada por tropas especia- AFP Campaña mediática Según la nueva responsable diplomática, Estados Unidos debe hacer un esfuerzo especial para confrontar la propaganda odiosa, desmentir peligrosos mitos y sacar a relucir la verdad Para esta campaña de persuasión y buena voluntad, Rice señaló la necesidad de conciliar la seguridad de Estados Unidos con su tradición de sociedad abierta al resto del mundo. Como número dos del Departamento de Estado, Condoleezza Rice contará con Robert Zoellick, veterano diplomático y hasta ahora máximo negociador comercial de Estados Unidos. Con todo, la nueva cúpula de la diplomacia estadounidense, con una plantilla de 30.000 funcionarios, ha sido recibida en Washington como un esfuerzo por colocar al Departamento de Estado en sintonía institucional con la Casa Blanca tras la imagen de disidencia dada por Colin Powell. Misiles iraníes de alcance medio En la lista de ventas que habrían provocado estas sanciones figuran sofisticadas aleaciones y componentes prohibidos bajo la legislación aprobada por el Congreso de Estados Unidos hace cuatro años para penalizar la proliferación de armas no convencionales en Irán. Junto al desarrollo de cabezas nucleares siguiendo diseños facilitados por la ahora desarticulada trama del científico paquistaní Abdul Qadir Khan, la Administración Bush teme la posibilidad de que Teherán desarrolle misiles con alcance suficiente para atacar objetivos en partes de Europa, Israel y bases del Pentágono en el Golfo Pérsico. El régimen comunista de Pekín ha criticado estas sanciones como injustificadas y basadas en evidencia algu- Bush habría autorizado operaciones de infiltración en diez naciones de Oriente Próximo y Asia les de Estados Unidos se concentra en acumular todos los datos posibles sobre instalaciones nucleares, químicas y de misiles de Irán, tanto declaradas como sospechadas De acuerdo a estas informaciones, el objetivo inmediato es identificar al menos tres docenas de objetivos que podrían ser destruidos con una serie de ataques aéreos de precisión o incursiones de comandos. En este sentido, el presidente Bush habría firmado una serie de órdenes ejecutivas autorizando el uso de efectivos militares para realizar operaciones clandestinas de infiltración y reconocimiento en diez naciones de Oriente Próximo y el Sureste Asiático. El Departamento de Defensa ha criticado el reportaje del New Yorker afirmando que las aparentes ambiciones nucleares del régimen iraní y su demostrado respaldo a organizaciones terroristas es un reto global que merece un tratamiento mucho más serio que el deparado por Seymour Hersh Según el portavoz oficial del Pentágono, Lawrence T. DiRita, ese reportaje se encuentra tan repleto de errores sobre hechos fundamentales que la credibilidad de todo el texto queda destruida