Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE MIÉRCOLES 19 1 2005 ABC Rajoy dice no tener nada que hablar con Ibarretxe S. N. MADRID. El presidente del PP, Mariano Rajoy, se opuso ayer a mantener una reunión a tres en Moncloa, como pide el lendakari Ibarretxe porque hay que ser serios en esta vida Para Rajoy Ibarretxe ha presentado un plan y lo ha hecho desleal porque ha roto el acuerdo al que habíamos llegado todos cuando tuvo lugar la aprobación definitiva del Estatuto de Guernica, rompiendo unilateralmente ese consenso Ahora quiere que hablemos sobre su plan- -continuó Rajoy- pero ya está en las Cortes y la mejor forma de hablar es retirarlo y volver al punto de partida, a Guernica Para Rajoy, lo demás son ganas de Ibarretxe de asumir protagonismo porque aquí todo el mundo habla, todo el mundo tiene planes, todo el mundo dice cosas frente a ello opuso las tesis del PP: Nosotros nos hemos ofrecido al Gobierno para hablar, para mantener el sentido común y lo que quieren todos los españoles: la unidad nacional, la soberanía, un Estado viable y la igualdad de los españoles y la solidaridad entre todos ellos Rajoy se reafirmó en que el Partido Popular se opondrá en el Congreso al plan Ibarretxe por ser desleal, contrario a la legislación vigente y por ser muy negativo para el conjunto de la sociedad vasca, a la que fractura y divide El lendakari pide una cita a tres en Moncloa contra el pacto del no de PP y PSOE Dice que sin diálogo el Congreso multiplicará el conflicto por un millón la oferta del lendakari, al menos hasta que su plan haya seguido su tramitación en el Congreso y sea rechazado de forma definitiva por el Pleno ANA ANTOLÍN VITORIA. En un intento de mantener el protagonismo, el lendakari Ibarretxe ha solicitado por escrito al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y al líder del PP, Mariano Rajoy, celebrar un encuentro conjunto en Moncloa. El lendakari quiere hacer frente al pacto del no que, a su juicio, han reeditado ambas formaciones para rechazar con un portazo su propuesta de libre adhesión. Sin diálogo, multiplicarán por un millón el conflicto, advirtió. El encuentro, a tres bandas, deberá tener lugar, a juicio del Ejecutivo vasco, antes del uno de febrero, probable fecha en la que las Cortes rechazarán el plan Ibarretxe en el Congreso, según dio a entender la portavoz del Ejecutivo vasco, Miren Azkarate, que puntualizó que el voto contrario del PSOE y del PP, sin diálogo, ni negociación previa, no harán sino multiplicar por un millón el conflicto vasco. Azkarate justificó la reunión en la necesidad de abrir un proceso de diálogo y negociación porque siempre se está a tiempo para encontrar puntos de encuentro No obstante, fuentes del Ejecutivo vasco reconocieron teb Zapatero desecha ner pocas esperanzas en que este encuentro se llegue a materializar. De este modo, lo que pretende es, por un lado, denunciar el pacto entre PSOE y el PP en contra de la voluntad del pueblo vasco y, por otro, dejar claro que el lendakari no está dispuesto a quedarse al margen, ni que su plan soberanista pase a un segundo plano ante los movimientos en ETA- Batasuna y el debate sobre una posible tregua o no de ETA. Apenas una hora antes del atentado perpetrado por ETA, Azkarate recordó que a lo largo del pasado año Ibarretxe ha transmitido en más de una ocasión que estamos en una fase postETA e hizo hincapié en que el plan contiene los mimbres necesarios para construir la solución Es más: dijo que la propuesta es la que ha obligado y está obligando a moverse a todos: al PSOE, a Batasuna y a la propia ETA Respecto a los últimos acontecimientos políticos, la portavoz nacionalista leyó una declaración en la que recordó la oferta de diálogo que el lendakari transmitió a Zapatero, el pasado día 13, para lamentar, a continuación, que el presidente del Gobierno rechazara esta oportunidad y haya preferido llegar a un acuerdo con el PP para rechazar sin diálogo previo alguno el plan aprobado por la mayoría del Parlamento vasco. Moncloa: es la hora del Congreso Juan José Ibarretxe TELEPRESS La Mesa del Congreso admite hoy a trámite el plan secesionista con la única oposición del PP J. L. L. MADRID. El plan Ibarretxe comienza hoy su andadura en el Congreso de los Diputados. La Mesa de la Cámara admitirá a trámite la iniciativa de los nacionalistas vascos, con los votos de PSOE, CiU e IU y la única oposición del Grupo Popular. Durante la reunión del órgano de gobierno de la Cámara Baja, el vicepresidente tercero de la Mesa, Gabriel Cisneros, del PP, justificará el rechazo de su grupo con el argumento de que el plan Ibarretxe pretende violentar la legalidad para alcanzar el objetivo de la autodeterminación del País Vasco. Los populares insistirán en que la iniciativa no es una reforma del Estatuto de Guernica, sino una intentona rupturista, burdamente disfrazada de juridicidad, contra el orden constitucional. El principal partido de la oposición tiene claro que, ante lo que se ha dado en llamar el inicio de un atajo prohibido por parte del Ejecutivo vasco y el Parlamento autonómico, la única actuación procedente es acordar la inadmisión a trámite de la propuesta. Los populares constatan un flagrante incumplimiento de los requisitos constitucionales, estatutarios y de la propia legislación vasca dictada en el desarrollo del Estatuto de Guernica. Cisneros hará hincapié durante la reunión de la Mesa en que la omisión del término Autonomía en el rótulo del texto no es ni indeliberada ni inocente. Para el PP, no es en el marco autonómico donde se inscribe la propuesta, sino en un subversivo ejercicio de pretendidas atribuciones soberanas. Otro reproche que los populares harán al plan será que el Parlamento vasco envía a la Mesa del Congreso un texto cuyo alcance, significado e impacto en el orden constitucional no se explicita por sus autores más allá de la sola remisión de su articulado. Por último, Cisneros recordará a los miembros socialistas de la Mesa del Congreso la postura adoptada en el órgano de gobierno del Parlamento vasco por su compañero de partido Manuel Huertas, quien se opuso a la admisión a trámite del plan, por su flagrante carácter anticonstitucional y antiestatutario y por coherencia con anteriores decisiones de su grupo político. Mientras tanto, populares y socialistas se pronunciaron ayer sobre la idoneidad de adelantar al 1 de febrero el Pleno en el que se debatirá el proyecto secesionista. El secretario de Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, expresó la satisfacción de su grupo por el hecho, en su opinión, de que el PSOE haya atendido su petición de rechazar cuanto antes el plan en el Congreso. Por su parte, el secretario general del Grupo Socialista, Diego López Garrido, aseguró que no hay un acuerdo establecido con el PP sobre la fecha de ese Pleno, aunque el PSOE está dispuesto a debatirlo cuanto antes con el matiz de que sea cuando empiece el periodo ordinario de sesiones, el próximo día 1. Sobre los movimientos en ETA- Batasuna, la portavoz del Ejecutivo vasco consideró que son positivos si bien insistió en que las declaraciones y palabras tienen que ir acompañadas de hechos concretos Así, emplazó a ETA a anunciar el abandono definitivo de la violencia para que la sociedad vasca pueda decidir libre y pacíficamente su futuro. Azkarte aseguró no tener ninguna información sobre las intenciones de la banda terrorista de declarar o no una tregua, y apostó por obrar con prudencia y no establecer hipótesis En cualquier caso, aseguró que los partidos que integran el Ejecutivo vasco actuarán como agentes activos y dinamizadores del proceso de paz. Pero pese al intento de Ibarretxe por mantenerse en un primer plano, el Gobierno no está dispuesto a que acuda de nuevo a Moncloa. Al menos hasta que el plan soberanista, que ya está en el Congreso de los Diputados, se tramite y se vote por el Pleno para ser rechazado. Fuentes de Moncloa insistieron en que es el momento del debate en el Congreso y ninguna entrevista en Moncloa debe sustituir el normal funcionamiento de las instituciones. Además, no hay ningún acontecimiento nuevo que que permita pensar en una marcha atrás de Zapatero respecto a lo que dijo a Ibarretxe el pasado jueves en Moncloa contra su plan, de modo que una nueva entrevista tendría poco sentido.