Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 1 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Otro día volveré sobre ese lepori que Ansón escribe desde hace treinta años sin que un solo escritor haya tenido el cuajo de seguirle EL RUGIDO DEL LEÓN LEJANDRO Fernández Sordo, ilustre asturiano, me contó una divertida historieta de su tierra. Érase una peña de media docena de amigos que casi todas las noches salían de charla en el café o de paseo por la ciudad de Oviedo. Uno de ellos imitaba con rara perfección el rugido de los leones. Ya se sabe que muchos hombres intentan imitar la voz de algunos animales, habilidad que algunas veces es útil en el trance de la caza. Cierta noche pidieron al imitador que rugiera para que escuchara el perfecto rugido un amigo no habitual en el grupo. El nuevo de la tertulia dictaminó tajante: Los leones no rugen así Porfiaron durante un rato, los de la sólita tertulia que sí, y el novato que no. Voy a ofrecerte la demostración de que yo sé rugir como los leones Esos días había en Oviedo un circo con fieras. Buscaron la jaula de los leones y con un bastón hurgaron a los animales, que descansaban tranquilamente, y que empezaron a rugir, fastidiados con aquella molestia inoportuna. ¿Lo ves? ¿Te convences? preguntó el imitador. Y el empecinado amigo, en tono concluyente: Pues no rugen así Y ahora vuelvo a San Juan de la Cruz. Insiste Ansón en que yo me equivoqué al citar el verso del Cántico espiritual vestidos los dejó de su hermosura y acumula tediosamente referencias a ediciones y sanjuanistas ilustres que citan el verso sin el posesivo su ¡Anda! si eso ya lo explicaba yo cuando acepté una equivocación mía que no lo era. Y afirma el académico que me equivoco otra vez porque me apoyo en la edición de 1630, ya que él tiene en su biblioteca casi cuarenta ediciones de la obra de San Juan y en ninguna de ellas se incluye el posesivo. También es casualidad, porque el posesivo su no solamente aparece en la edición madrileña de 1630, primera en España, sino en otras, y también, por ejemplo, en el manuscrito del Convento de las Carmelitas Descalzas de Valladolid. Pero todo esto nada tiene que ver con lo que se discute. No negué yo sino que afirmé que en muchas de las ediciones posteriores a 1630 y en todas lasantologías que conozco se trascribe elverso sin el posesivo. Lo que yo reconocí primero, equivocadamente, y negué después es que yo inventara el posesivo, que de eso me acusaba muy ligera y frívolamente Ansón. Pues yo no me lo inventé. O lo inventó el propio San Juan o lo inventó alguno de sus copistas. Se coló mi querido y admirado colega, a pesar de su vasta cultura, al escribir que Campmany había citado mal a San Juan de la Cruz. Cité bien a San Juan según una de las dos conocidísimas versiones que existen del famoso verso. Y quien se equivocó fue Ansón al hacerme un reproche sin razón y por ello injusto. Y además tuve la modestia de reconocer un error que yo no había cometido, sólo por confiar a bote pronto en la memoria y en el amplio conocimiento de la poesía española que exhibe Ansón. El mejor escribano echa un borrón y a la mejor furcia se le escapa un cuesco. Otro día volveré sobre ese lepori que Ansón escribe desde hace treinta años sin que ni un solo escritor o periodista haya tenido el cuajo de seguirle. Y con esto doy por terminado este poético entretenimiento, aunque sospecho que ahora Ansón dirá: Pues no rugen así A EL RECUADRO ANTONIO BURGOS La cuestión chorrea sangre, en el más estricto sentido: por la independencia de ese Euskadi que es menor que la provincia de Cádiz, los cómplices criminales de Ibarreche y su plan llevan ya asesinadas a mil personas PROCLAMAR LO OBVIO, ACTO HEROICO AL andan las cosas cuando el reconocimiento de lo obvio llega a convertirse en un acto heroico. Antes que el asunto se enfriara con las rectificaciones, tibiezas y cobardías al uso, soltamos palomas y tiramos cohetes porque PSOE y PP hicieron lo obvio: poner sobre la mesa los 20.789.307 votos que tienen entre los dos partidos, frente a los 420.980 del PNV. ¿Y con sólo 420.980 votos está Ibarreche poniendo esto patas arriba? No, amigo, la cosa es aún peor si consideramos la extensión del territorio que quieren separar de España. La provincia de Badajoz (21.657 kilómetros cuadrados) es tres veces mayor que todas las Vascongadas (7.261 km 2) En Badajoz caben tres países vascos. Euskadi es menor que la provincia de Eus... Cádiz (7.385 km 2) La cuestión chorrea sangre, en el más estricto sentido: por la independencia de ese Euskadi que es menor que la provincia de Cádiz, los cómplices criminales de Ibarreche y su plan llevan ya asesinadas a mil personas. Mucho hablar del Plan Ibarreche, pero los que podrían alzar la voz serían los nietos de los colonos del Plan Badajoz. Por eso levanta la voz de vez en cuando Rodríguez Ibarra, y, sin avergonzarse de España, tiene la heroicidad de proclamar alguna obviedad. No es que hable en plan Pepe Bono: habla en Plan Badajoz. Desde lo alto de las escalinatas de la Moncloa, la heroicidad de la obviedad nos ha contemplado. Durante el breve tiempo que dura la alegría en la casa del pobre. No era que ZP recibiera a Rajoy. Eran 11.026.163 votos que recibían a 9.763.144. El 80 por ciento del voto de los españoles, que eran recibidos conjuntamente más tarde por el Rey, antes de bajarse al moro para obrar el milagro de la multiplicación y ubicuidad de las piedras, al colocar en Tánger la primera de la Universidad Española de Tetuán, o para agradecer a Mohamed VI que pudiendo mandarnos 140 pateras de simpapeles al día nos envíe sólo 122. M Espero que tras estos heroicos ejercicios de reconocimiento de la obviedad se constate que no hay clamor alguno pidiendo la reforma de la Constitución. Más que la Constitución o los Estatutos, aquí lo que hay que reformar, y urgentemente, es el sistema electoral. ¿Cuántas veces en plena campaña nos prometieron los dos grandes partidos que iban a reformar el sistema electoral, para que un diputado no saliera tan caro en votos en determinadas circunscripciones y regalado en otras? No valen lo mismo los votos en las Vascongadas que en la provincia de Madrid. En Madrid con 180.000 votos no hay ni para empezar. Y con 181.304 votos en el País Vasco, la ya ilegalizada Batasuna hasta se permitía el lujo de soltar en esa media plaza de Las Ventas que es el Congreso de los Diputados a dos berrendos en etarra. La estabilidad del sistema estará en peligro mientras los llamados partidos- bisagra, sabiéndose imprescindibles, se dediquen a quitarles los tornillos a los goznes, como dijo el otro. Cuanto está ocurriendo con el chantaje de sesión continua de los nacionalistas son los lodos que trajo el polvo de un sistema electoral que nadie se ha preocupado de corregir o no se ha atrevido a hacerlo. Con 94.252 votos, Labordeta consiguió escaño hasta para su mochila. Con 73.344 votos en la provincia de Sevilla, Izquierda Unida se quedó sin alcándara parlamentaria donde colgar ni un zurrón. Si de verdad queremos estabilidad constitucional y unidad nacional, antes que nada hay que reformar el sistema electoral que permite que el voto del 20 por ciento de los españoles tenga en el puño al mayoritario 80 por ciento restante. Es como si en Estados Unidos, Bush y Kerry juntos dependieran de ese pintoresco candidato que suele presentarse en California diciendo que representa los supremos intereses de los criadores de gusanos de seda.