Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 MARTES 18 1 2005 ABC Gente Laura Valenzuela, en Houston para operarse de un cáncer de pecho TEXTO: BEATRIZ CORTÁZAR FOTO: JULIÁN DE DOMINGO La fantasmada del novio de Penélope Cruz. El actor Matthew McConaughey asegura que ve fantasmas. El novio de Penélope Cruz está convencido de que en su casa habita uno desde hace tiempo. Lejos de aterrorizarse, asegura que es inofensivo y que se lleva muy bien con su peculiar inquilino. ticia saltó ayer y la conmoción sacudió de nuevo al mundo del espectáculo, que aún lloraba la desaparición este fin de semana de dos grandes, como son Victoria de los Ángeles y el actor Agustín González. Un lunes nada agradable, que tuvo su puntilla al saberse que ahora es la actriz Laura Valenzuela quien se tiene que enfrentar con el cáncer que le han detectado en el pecho. Fue durante una revisión cuando los médicos se alertaron tras registrar un quiste. Desde ese momento, tanto Laura Valenzuela como su hija, Lara, decidieron que había que actuar de inmediato por lo que viajaron a Houston, donde ABC ha podido saber que ya se encuentran y donde le realizarán una operación quirúrgica a la actriz, de 73 años, para extirparle ese tumor. Once años han pasado desde que Lara Dibildos, hija del desaparecido productor José Luis Dibildos y la actriz Laura Valenzuela, viajara a Houston para curarse una dolencia de las tiroides. Entonces Lara contó con la total entrega y el apoyo de su madre, que nunca se separó de su lado y siempre la acompañó a las revisiones anuales, que tenía que pasar una vez realizada la intervención para que los médicos comprobaran que todo iba como esperaban. Fue en 1993 cuando Laura Valenzuela sufrió lo que una madre nunca quiere para su hijo: una enfermedad delicada. Hija única de matrimonio, Lara era y es la pasión de unos padres, que siempre quisieron lo mejor para ella. Juntas, madre e hija, se consolaron mientras esperaban con la angustia de la incertidumbre los resultados que les mandarían de vuelta a casa. Así una y otra vez. Gracias a Dios, aquellas estancias Lano son hoy sólo un recuerdo de algo superado. Pero la vida les ha dado un nuevo revés. Para Laura Valenzuela fue muy dolorosa la muerte de su esposo, en junio de 2002. Una vez más su hija y su nieto fueron la mejor terapia para superar el dolor. A Laura le encanta ejercer de abuela y presumir de hija, con quien incluso ha trabajado a su lado, como fue cuando presentaron un magazine en Antena 3. Por eso ahora es Lara quien tiene que sostener y ayudar a su madre, quien tiene que animarla y aconsejarla para que supere con éxito esta enfermedad, quien ha de hablar con los médicos y enfermeras para saber cómo avanza el tratamiento. Para las dos tiene que haber sido un choque emocional regresar a la clínica Anderson de Houston, la misma donde se acaba de tratar la cantante Rocío Jurado. Lara habrá revivido el ambiente de esos pasillos, la normativa de esas instalaciones, la sensación de orden que siempre impera en esas salas y que ella ha recordado alguna vez diciendo cuánto le impresionó el hall de entrada, cómo le colocaron una pulserita con su foto digital, cómo tuvo que cruzar puertas que nadie más podía atravesar o cómo se sentía tan lejana a su casa. Lara superó esa prueba a los 20 años. Hoy es su madre quien se enfrenta a un cáncer y lo hace muy animada según ha comentado Lara a la revista QMD donde también confiesa que ahora mismo quieren tranquilidad y tienen más miedo a la prensa que al diagnóstico. Lara asegura que su madre es una mujer sana y optimista, y se muestra convencida de que juntas también superarán esta nueva estancia en Houston.