Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA OFERTA DE LA BANDA TERRORISTA A ZAPATERO MARTES 18 1 2005 ABC Expertos policiales fijan en el control de las armas la garantía para una tregua Aconsejan al Gobierno que no comparta mesa con la banda terrorista b Los Servicios Antiterroristas Las condiciones Tregua definitiva: Se aconseja al Gobierno que rechace un alto el fuego indefinido o con plazos y fechas de caducidad. Entrega de las armas: Una vez anunciara ETA el abandono definitivo del terror, el Ejecutivo debe exigirle, sin demora, la entrega de su arsenal para el correspondiente control y destrucción bajo supervisión de funcionarios policiales. Entrega de los huidos: Todos los dirigentes y pistoleros en busca y captura deben ponerse a disposición de los tribunales. La Justicia estudiará caso por caso su situación en aras de posibles salidas personales. Desmantelamiento de las bases: Los cabecillas deben desvelar la ubicación de toda su infraestructura para ser neutralizada bajo supervisión policial y judicial. No compartir mesa: El informe aconseja al Gobierno que no se siente a negociar con los etarras porque se les estaría dando legitimidad y capacidad de interlocución política. poran al informe el contenido de debates internos en los que los cabecillas planteaban la conveniencia táctica de la tregua para reorganizarse y recuperarse de los golpes policiales. Además, alude a documentos internos de la banda en los que los terroristas sostenían que, en caso de que las negociaciones con el Gobierno prosperaran, nunca llegarían a entregar las armas porque se mantendrían como garante para que los supuestos acuerdos fueran cumplidos en el futuro. El informe de los expertos, por último, advierte de que cada vez que ETA ha estado debilitada por el acoso policial, y cuando se han dado períodos relativamente prolongados sin atentados con víctimas mortales, se ha dado, como una constante, la tendencia, y no sólo del mundo nacionalista, a tender una mano a la banda que los etarras han utilizado como balón de oxígeno. trabajan con informes en los que se pone como condición a los etarras que se entreguen y desmantelen sus bases logísticas J. P. MADRID. Un informe en el que trabajan los Servicios Antiterroristas aconseja al Gobierno que, en caso de que ETA anuncie una tregua definitiva, exija la entrega y control téçnico de todas sus armas y explosivos, el desmantelamiento de sus bases logísticas y la entrega de sus cabecillas y pistoleros con órdenes de busca y captura, para asegurarse de que la la medida no es una maniobra táctica. El informe recuerda los precedentes en los que la banda ha utilizado el alto el fuego para reorganizarse. En este sentido, recomienda al Gobierno que no acepte treguas con plazos- -como la de 1989 coincidiendo con las conversaciones de Argel- ni aquéllas que tengan carácter indefinido- -como la que mantuvo tras el pacto de Estella- Y, mucho menos, que haga toma de temperaturas en referencia a contactos con la banda para tantear su disposición a dejar las armas. La mejor información interna de ETA se obtiene con las detenciones afirman los expertos antiterroristas. En el supuesto de que los cabecillas etarras anunciaran una tregua definitiva el Ejecutivo debería exigir de inmediato la entrega de todas sus armas y explosivos, con el correspondiente control técnico. Las Fuerzas de Seguridad disponen de un cálculo aproximado del arsenal que la banda pueda ocultar. De la misma forma, el Gobierno de- Alonso pide prudencia y dice que la máxima alerta por terrorismo continúa El ministro del Interior, José Antonio Alonso, apostó ayer porque el Gobierno vaya dando respuestas racionales a todos los acontecimientos que se produzcan en torno al comunicado de ETA y consideró que la banda lo que tiene que hacer es abandonar la violencia de una vez mientras que Batasuna debe condenarla. En declaraciones a los medios tras inaugurar las nuevas dependencias del laboratorio de la Policía Científica de Sevilla, Alonso estimó que ése es el punto de partida, si alguna vez se produce, y entonces ya veremos Añadió que por el mocabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado respecto a una situación de máxima alerta que, según aclaró, se sigue manteniendo El Ejecutivo quiere esas dos cosas muy claras -en referencia al abandono de las armas y la condena de la violencia por parte de Batasuna- dijo, al tiempo que resaltó que iremos dando respuestas proporcionales a todos los acontecimientos que se vayan produciendo, desde la máxima tensión y desde la convicción de que el Estado de Derecho tiene la razón y tiene que seguir ejerciéndola como la legalidad democrática marca mento hay que ser muy prudentes y tener mucho cuidado con todos los pasos que se puedan dar en un sitio o en otro insistiendo en que se ha de mantener toda la tranqulidad y otorgar la confianza a la muy buena labor que están llevando a bería poner como condición indispensable el desmantelamiento de las bases logísticas así como la entrega, para su puesta a disposición judicial, de los dirigentes y pistoleros con órdenes de busca y captura. También en este caso la Policía dispone de un censo de los etarras que están huidos. Además, los Servicios Antiterroristas aconsejan al Gobierno que en ningún caso comparta mesa de negocia- ción con los dirigentes de ETA, ya que ello les otorgaría capacidad de interlocución política en un contexto en el que están más aislados que nunca en el escenario internacional. De asuntos como la entrega de las armas, para su control y destrucción, y de la entrega de los pistoleros, para estudiar su situación personal ante la justicia, se encargarían funcionarios del Estado. Los Servicios Antiterroristas incor- EDURNE URIARTE LA PAZ TRAMPA s sorprendente que a estas alturas de la lucha antiterrorista y de la movilización social contra ETA José Luis Rodríguez Zapatero caiga en la trampa del lenguaje terrorista y haga uso de su mismo concepto de paz. ¿O no es tan sorprendente? Esa es la cuestión, saber si estamos ante una ingenua distorsión de los conceptos, o quizá ante la enésima tentación de la democracia española de encontrar un fin dialogado para ETA. El presidente dijo en San Sebastián que está dispuesto a hacer grandes esfuerzos para lograr la paz, y para empeorarlo aún más, relacionó su objetivo de paz con las palabras de su abuelo E republicano fusilado en 1936. Ocurre que en el País Vasco no hay una guerra, ni bandos, ni conflicto entre dos ejércitos; ni siquiera hay enfrentamiento entre grupos terroristas, como en Irlanda del Norte, o en Colombia. En el País Vasco no hay dos grupos violentos a los que debamos forzar a sellar la paz. Tan sólo existe una banda de delincuentes a la que el Estado debe perseguir y encarcelar. Y de la misma forma que estoy segura de que José Luis Rodríguez Zapatero no va a hacer esfuerzos para lograr la paz en su combate contra la violencia de género, tampoco es pertinente que los haga para acabar con el terrorismo. Porque si los hace, entendemos que presupone la existencia de un conflicto, de bandos, de legitimidades contrapuestas y de búsqueda de acuerdos entre las partes. Por eso sus palabras hacen pensar en la posibilidad de algo más que una confusión semántica. Porque el presidente también habló en San Sebastián del comienzo de la esperanza en Euskadi y de un nuevo tiempo que acaba de nacer y que exige un plan de todos y para todos y puede representar un gran éxito colectivo Y quizá no se refería únicamente a la búsqueda de acuerdos con el nacionalismo democrático en torno al nuevo proyecto del PSE. Con un terrorismo derrotado, sería más incomprensible que nunca caer en los errores y trampas del pasado Hay una oferta de negociación por parte de ETA y, probablemente, una tregua a la vuelta de la esquina. La diferencia respecto a ofertas anteriores es que ETA está incomparablemente más debilitada y necesita, ahora más que nunca, una negociación para transformar su derrota en victoria; y algunos políticos pueden tener la tentación de ayudarla en ese propósito a cambio del protagonismo en el inicio de lo que el terrorismo también definirá como una nueva era de paz. Es posible que la descarada libertad y relajación con la que Batasuna se mueve de nuevo en la vida política sea un síntoma de ese proceso. Por eso es tiempo de clarificar los conceptos y los objetivos. Porque, con un terrorismo derrotado, sería pragmáticamente más incomprensible que nunca caer en los mismos errores y trampas del pasado. Y, por el momento, Batasuna ya ha conseguido que no hablemos de crímenes y de criminales sino de diálogo y de paz.