Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 18 1 2005 ABC Cartas al director Inmigración sin control Que el fenómeno de la inmigración es uno de los problemas más graves en España es indiscutible. Tanto el Gobierno español como la Unión Europea parecen centrar su atención en eliminar el problema de la inmigración ilegal. Pero sorprende al lector leer noticias como la publicada en este diario el día 17 de enero, en la cual se explica cómo a aquellos inmigrantes ilegales que entran en nuestro país se les deja en plena libertad y a su suerte en territorio español si provienen de países con los cuales no existe un acuerdo de repatriación. Pero, ¿qué tipo de medidas son ésas? ¿Es que la sociedad española va a tener que convivir con miles y miles, cuando no millones, de inmigrantes ilegales hasta que los Gobiernos de los países decidan llegar a un acuerdo? ¿Por qué tiene la sociedad española que tragar con el problema de otros países? Me parece que estamos ante un problema social muy grave, ya que lo único a lo que llevan estas absurdas medidas es al incremento de la criminalidad y la inestabilidad social. Los españoles ya estamos hartos de tanta incompetencia a la hora de resolver el problema de la inmigración. La realidad demuestra que la inmigración ilegal existe en parte porque las autoridades lo permiten. Dameris Alonso Pérez- Mangado. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es sería igualmente necesario que los precios no suban por encima de la inflación y evitar que las economías familiares no se resientan de estas subidas de precios de artículos de primera necesidad desmesuradas, que se producen año tras año con la pasividad de los poderes públicos y las empresas. Luis Gil. Madrid. Las palabras de la ministra El pasado jueves, día 13, aparecía en este diario una noticia sobre el acto de entrega de los Premios Nacionales de Investigación del MEC. En el último párrafo, y bajo el título El lapsus de la ministra se vierten una serie de comentarios referidos al discurso de la ministra de Educación y Ciencia, como sus pretensiones literarias y frases de difícil comprensión Aunque entendemos fuera de contexto estos comentarios hechos por la periodista que firma la noticia, dada la naturaleza del acto sobre el que se informaba, lo que no podemos dejar pasar por alto es la imputación a la titular de Educación y Ciencia de sufrir un lapsus por afirmar que habló del centenario de la novela de las novelas cuando parecía referirse al cuarto centenario de la publicación de El Quijote No hay lapsus, ni imprecisión, ni empleo incorrecto alguno, como parece insinuarse. Cualquiera que consulte el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua advertirá que las acepciones 4 y 5 (y acaso la 6) del artículo centenario se aplican perfectamente a la construcción del discurso ministerial: 4) fiesta que se celebra de cien en cien años 5) día en que se cumplen una o más centenas del nacimiento o muerte de alguna persona ilustre o de algún suceso famoso... La publicación del Quijote es sin duda un suceso famoso del que se celebra cada centenario. Luis Corpa, director de Comunicación del Ministerio de Educación y Ciencia. -Qué tipo de tregua nuestra será más creíble: ¿la de en la nuca, con temporizador o la tregua lapa? cos se va a Madrid a negociar su plan, dejando antes muy claro que no hay nada que negociar y que o lo aceptan o hay tortas; ya son ganas de enredar, hablar de tortas después de mil muertos. Luego va Atutxa y con espíritu constructivo y de diálogo entrega en el Congreso el plan Ibarretxe, dejando claro en vascuence, y también en castellano, por si alguien no lo ha pillado, que el pueblo vasco no entenderá jamás un rechazo al plan Y yo me pregunto: si resulta que ya no soy vasca, si me espantan las tortas, mayormente porque siempre las recibimos los mismos, y si Atutxa dice que los que siguen siendo vascos no entenderían el no: ¿pinto algo en este enredo? ¿pintamos algo el millón de exvascos que entendemos estupendamente el rechazo a semejante bodrio, o sólo pintan los que aún siguen perteneciendo al club de los vascos? Y los que fueron amablemente invitados a abandonar el club, y el País Vasco, a tiros ¿tienen algo que decir? Por favor acláremelo cuanto antes, que con este lío últimamente no me encuentro a mí misma. Edurne Zarraoa Gabikogogeaskoa. Guecho (Vizcaya) Frenar los sueldos y los precios Es muy importante, parece ser, para que no se dispare la inflación, con los consiguientes efectos negativos en la economía, que los sueldos no suban por encima de la susodicha Hasta ahí parece todo dentro de lo económicamente correcto mi pregunta es si no Democracia a los dieciséis Propuestas que no falten. A dónde vamos a llegar. Parece ser que algunos dirigentes del PSOE participan desde hace tiempo en el concurso progre del año Ya comenzó Moratinos el concurso destruyendo nuestra posición en Europa y alejándonos del carca de Bush para, eso sí, acercarnos a los progres de Castro y de Chávez. La apuesta, el órdago, era fuerte. Pero ha salido un nuevo competidor. Se llama Alfredo Sánchez Monteseirín y es alcalde de Sevilla, bonita ciudad. A este señor, progre claro está, se le ha ocurrido la democrática idea de rebajar a dieciséis años la edad para ejercer el derecho al voto en unas elecciones. Toma ya. Su argumento es que haciéndoles partícipes de la vida democrática quizá potencien sus valores cívicos, morales y de respeto al prójimo. Claro, ya está, qué torpes somos, la culpa de esos botellones desmedidos, actos vandálicos, gamberradas y otras peripecias juveniles la tiene el que no puedan votar hasta los dieciocho años. Quizás, si vamos más allá y bajamos la edad para votar a los tres años, podamos evitar que los niños se meen en la cama. No quiero ser mal pensado pero ¿no estará pensando el señor alcalde de Sevilla en que los chavales de dieciséis años, como los niños de tres, son más fácilmente manejables, manipulables? Piensa mal y acertarás, dice el refrán. Juan Pablo López Torrillas. Albacete. Yo ya no entiendo nada Primero me dice Egibar que ya no soy vasca porque el Plan no me hace ningún plan. Después, el que se supone que es el presidente de todos los vas- Mar adentro, segunda parte Ahora que Ramona Maneiro ha dicho la verdad, quizá sería el momento de que mi querido Alejandro Amenábar rodara la realidad sobre la historia de su película. Esta segunda parte podría adquirir el formato de making off con imágenes reales de la agonía de Ramón Sampedro. Alejandro Díez Deustua. Sant Cugat del Vallés (Barcelona)