Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 1 2005 81 El Barcelona mantiene su renta de siete puntos con el Real Madrid y la amplia en dos con respecto al Valencia Los pilotos españoles a favor de que el Rally Dakar se siga celebrando, pero se limite la potencia de las motos A QUIEN SE ECHA DE MENOS... ES A ZIDANE ENRIQUE ORTEGO U n mal arbitraje enmarañó la tercera victoria consecutiva del Madrid. Losantos repartió errores por doquier, pero bien es verdad que fueron más evidentes los que perjudicaron al Zaragoza, sobre todo el fuera de juego de Figo en el segundo tanto. Calamidades arbitrales al margen, el Real Madrid continúa teniendo un serio problema, que cada día puede considerarse más preocupante porque afecta directamente el corazón de su juego, aunque ayer se notara una mejoría. Un handicap con nombre propio: Zidane. El francés sigue desaparecido en combate. Una pésima noticia para su equipo en particular y para el fútbol en general. Zizou no arranca. Quiere, pero no puede. Se esfuerza, pero está espeso. Me temo que sus problemas son físicos. Y cuando el cuerpo no carbura la mente se obstruye. Su juego resulta simple, lento, previsible e impreciso. Algo impensado tratándose de quien se trata. Su mal momento queda más en evidencia cuando no está Guti sobre el campo y el equipo se ve huérfano de un jugador que pueda canalizar el balón, de alguien con una visión de juego acorde con las necesidades de este conjunto. El interesado se ha reivindicado públicamente. Non, je ne suis pas fini No estoy acabado Una pésima noticia para el madridismo sería que lo estuviera. Igual que sería mezquino decir que Zidane se esconde. Todo lo contrario. Intentó huir de esa banda izquierda que le coarta porque le resta campo de acción. Se incrustó entre Beckham y Solari en busca de la sali- da del balón bien orientada y en perpendicular que tanto necesitan Raúl y Ronaldo, pero le faltó la misma fluidez de los últimos partidos. La simple presión del rival le empequeñece, le reduce los espacios y hasta un hombre de su tremenda calidad individual queda acobardado y a merced del rival, sin dominio de la situación. Mientras esperamos a conocer la influencia que Gravesen pueda tener en el fútbol del colectivo, la realidad de ayer pasó porque Solari fue el protagonista en el medio campo. Un remiendo del hombre que siempre cumple, pero el equipo a quien de verdad necesita es al Zidane bueno. Como hemos jugado no basta para ganar la Liga A Vanderlei Luxemburgo le gustó la paciencia y el equilibrio que mostró el Real Madrid en el partido, aunque recalcó que deben mejorar en muchas cosas para aspirar al máximo JULIÁN ÁVILA MADRID. El entrenador del Real Madrid es un hombre bastante transparente, casi sin dobleces, cuando se pone delante de los periodistas. Comparte sus reflexiones en voz alta sin rasgarse las vestiduras. El triunfo ante el Zaragoza dejó luces y sombras, detalles que analizó minuciosamente. En el lado positivo de la labor de su equipo puso la paciencia y el equilibrio que han tenido los jugadores cuando estuvieron con el marcador en contra o a favor. Me gustó mucho que no se impacientasen. Hemos movido la pelota de un lado hacia el otro sin prisa. Y eso ha sido bueno para nosotros Sin embargo, Vanderlei tiene dibujado en su mente un equipo más compacto y un juego más brillante. Hemos sumado tres puntos, pero quiero mucho más. Hay que mejorar mucho, aunque también tengo que decir que me gustaron muchas cosas. Los movimientos y la participación de Raúl o el olfato goleador de Ronaldo pese a tener molestias físicas El brasileño no se muerde la lengua cuando afronta cualquier aspecto que rodea al equipo o al vestuario: Como hemos jugado hoy no basta para ganar la Liga. Hay que mejorar... Beckham no se ha enterado de su misión cuando ha entrado Gravesen. A mí me gusta jugar con un trivote Gravesen tenía que jugar por delante de los centrales, con Solari y Beckham a su lado, pero David no se ha enterado y ha jugado como extremo... No me gusta que los jugadores salgan enfadados del campo cuando se hace un cambio. Los tres cambios deben ser una cosa normal en el fútbol Ayer, Luis Figo se marchó contrariado cuando vio en el cartelón de las sustituciones su dorsal. Sobre el debut de Gravesen comentó que quería ver su reacción. Sabe que en España no se entra tan fuerte al balón como en Inglaterra y ha tomado sus precauciones El jugador, por su parte, dijo que es muy difícil explicar lo que he sentido cuando la gente me ha aplaudido durante el calentamiento y en mi debut. Estoy muy agradecido por el cariño que me están dando Víctor denunció los errores En el vestuario maño sólo se habló de los errores propios y de los ajenos. El entrenador, Víctor Muñoz, hizo una radiografía serena y cruda de lo que ocurrió sobre el césped: El partido ha sido malo, por parte nuestra y por parte del Madrid. Pero a nosotros nos perjudicaron los errores que se sucedieron. Todo ocurrió en cinco minutos malos para nosotros. En un error de Álvaro ve la segunda tarjeta y le expulsan. En otro error del árbitro, no ve un claro fuera de juego de cuatro jugadores del Madrid y nos hacen el segundo gol. En un nuevo error del colegiado, no pita un claro penalti de Míchel Salgado a David Villa... Y así es imposible Raúl vuelve a marcar en Liga MADRID. El delantero logró un gol en la Liga y en su campo dos meses después de marcar en el 6- 1 del Madrid al Albacete (14- 11- 2004) Luego, un silencio casi total. Casi porque volvió a besar el anillo una semana después, y también en el estadio madridista, pero fue en la competición de la Liga de Campeones (23 de noviembre) y su tanto sirvió para empatar ante el Bayer Leverkusen (1- 1) El 18 de diciembre, el siete blanco marcaría de nuevo, pero fuera del Bernabéu, ante el Racing en El Sardinero. Desde entonces, no ha vuelto a cantar un tanto. IGNACIO GIL ZARAGOZA Luis García: regular. Ponzio: bien. Álvaro: mal. César: sin calificar. Toledo: bien. Movilla: mal. Zapater: bien. Cani: regular. Óscar: mal. Savio: regular. Villa: bien. Aranzábal: bien. Galletti: bien. Cuartero: bien. El técnico: Víctor Muñoz. Mal. Su equipo fue demasiado contemporizador, no buscó tener la pelota para poner en aprietos al Madrid y ni siquiera supo aprovechar el hecho de ponerse en ventaja. Además tardó demasiado en introducir los cambios, sobre todo en meter a Galletti, un bombardero Lo mejor: el jugadón de Villa en el tanto que abrió el marcador. Lo peor: la tontería de Álvaro, impropia de un profesional experto, ya que la falta que motiva su expulsión era en el centro del campo, en una zona sin ningún peligro para su portería. Su escasa profundidad, ya que Movilla estuvo bastante nulo dirigiendo al equipo.