Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 LUNES 17 1 2005 ABC Deportes El Madrid sigue su ascensión Remontó al Zaragoza en un partido que se trabajó mucho y en el que aprovechó la inferioridad numérica rival y un par de errores del árbitro JOSÉ MIGUEL MATA MADRID. El Real Madrid continúa subido en su estado de ánimo y, como piensa en positivo desde que arrancó 2005, todo le sale de cara. La llegada de un nuevo técnico, los seis minutos ante la Real, el triunfo en el derbi y su flamante fichaje de invierno le han cambiado. Y como muchas veces- -no siempre- -basta querer para poder, ayer sumó otra victoria balsámica que le hace ser optimista para el futuro. La mano de Luxemburgo se deja notar. No todavía en la mejora del juego, que requerirá más entrenamientos, más coordinación, más empaparse en los conceptos del brasileño y, sobre todo, más velocidad para llevarlos a la práctica. Pero este Real Madrid no es ni por asomo el de hace un mes. Y no sólo por su estado de ánimo, sino por la forma en la que sus jugadores se desenvuelven en el campo. Ahora hay un orden y un concierto, unas bases (líneas adelantadas, presión muy arriba, basculaciones defensivas... sobre las que sus hombres se mueven. Con cierta libertad, pero sin ningún libertinaje. Le falta a su fútbol ese toque de rapidez, esa chispa de velocidad que convierta su juego todavía demasiado previsible en imprevisible, esa confianza tan ciega en la mecánica del equipo que permita a sus figuras desempolvar la magia, aún en el baúl de los recuerdos en muchos casos, como los de Zidane o Roberto Carlos, por ejemplo. Ante el Zaragoza se despachó un partido pulcro, sin demasiado de nada pero con algo de todo. Aunque con bastante de entrega e interés en la totalidad de sus futbolistas. Y como el Zaragoza pareció decantarse desde el principio por esperar a lo que hiciera el rival más que a buscarle los puntos débiles, pues el partido fue prácticamente un vamos y vamos blanco contra el vamos REAL MADRID ZARAGOZA 3 1 cuando podemos del cuadro visitante. Con este panorama el encuentro se decidió en los detalles. Unos enormes, y otros no tanto. Por ejemplo, el error mayúsculo en el corte de Helguera que permitió a Villa encarar el área, dejar en estatua (muy voluntaria) a Samuel, driblar a Casillas y marcar casi si ángulo. Un jugadón, un golazo y los fantasmas que aparecían de nuevo por el Bernabéu. El Real Madrid se lanzó a la carga. Incluso con pillería. Pero Aranzábal fue más listo que Raúl y dejó en fuera de juego a Zidane en una falta que el capitán madridista sacó rápido y que pilló en las nubes a los demás defensas maños. Otro detalle. Aunque el detallazo de la primera mitad fue el tanto del empate. Una combinación HelgueraZidane- Ronaldo- Raúl que el 7 colocó en la red de Luis García con una vaselina made in de esas que sigue intentando siempre y que ahora casi nunca le salen. Pues le salió... Otro golazo. entrada de Figo a César que debió acabar con el portugúes en la caseta. Y más detalles. Ronaldo tuvo otro par de goles en sus botas, pero falló. Debutó Gravesen, y el ogro danés hizo cuatro faltas en sus pocos minutos. Y Casillas, su parada de cada día en un trallazo de Galletti que tocó en alguien antes de llegar a sus guantes. Y por fin, el golito de Owen de siempre. Real Madrid (4- 2- 3- 1) Iker Casillas; Míchel Salgado, Helguera, Samuel, Roberto Carlos; Beckham (Celades, m. 86) Solari; Figo (Gravesen, m. 67) Raúl, Zidane; y Ronaldo (Owen, m. 66) Zaragoza (4- 2- 3- 1) Luis García; Ponzio, Álvaro, César (Aranzábal, m. 22) Toledo; Movilla, Zapater (Cuartero, m. 60) Cani (Galletti, m. 73) Óscar, Savio; y Villa. Árbitro Losantos Omar (Comité Vasco) Mostró cartulina amarilla a Ponzio, Samuel y Míchel Salgado. Dos, y por tanto roja (m. 52) a Álvaro, Goles 0- 1, m. 21: Villa. 1- 1, m. 41: Raúl. 2- 1, m. 53: Ronaldo. 3- 1, m. 85: Owen. Errores arbitrales A la vuelta del descanso, y después de que un mal despeje de Casillas ofreciese una ocasión a Óscar, llegaron los detalles mayores. Álvaro se ganó la expulsión por una entrada a Raúl sin ton ni son en el centro del campo (m. 52) y apenas un minuto después el árbitro, o mejor, uno de sus líneas, no señaló un fuera de juego de libro de Figo, quien habilitó el balón para el tanto de Ronaldo... Un escándalo. Así que el Zaragoza vio el cielo abierto y se agarró al árbitro, más cuando pocos minutos después Salgado trababa en el área a Villa en un penalti que pareció claro y que se fue al limbo, como al limbo se había ido otro de Ponzio a Raúl en la primera parte y hasta una jugada entre Álvaro y Helguera en un córner en la que también quedó lugar para la duda. Y una Gravesen cayó en gracia El danés debutó y fue jaleado por la grada cada vez que acudió al corte; jugó 23 minutos e hizo cuatro faltas J. C. C. MADRID. Thomas Gravesen cayó en gracia en su debut en el Bernabéu. La grada madridista es muy elocuente en sus apreciaciones. Salió el danés a calentar y ya le aplaudieron. Ingresó en el campo en el minuto 67 en sustitución de Figo y hubo algo parecido a una ovación. Intervino el nórdico en su primera acción: robó el balón, lo condujo y lo cedió en buenas condiciones a Solari, y ahí el público y Gravesen empezaron a quererse. El ex centrocampista del Everton jugó 23 minutos y mostró un repertorio interesante. Entregó más balones al compañero (trece) que al rival (cuatro) se integró rápidamente (le corrigió la posición a Zidane) y buscó siempre una posición cercana al balón para recibir y jugar. Y, sobre todo, al Bernabéu le gustó su faceta contundente. En algo más de veinte minutos, cometió cuatro faltas, una cada cinco minutos. Mantuvo un duelo singular con Movilla, al que hizo dos faltas. La segunda, una dura entrada por detrás, bien pudo ser merecedora de tarjeta amarilla. Enseñó un perfil de jugador aguerrido que trata bien el balón. Fue despedido con aplausos. Álvaro agarra a Raúl dentro del área del Zaragoza REAL MADRID Casillas: bien. Míchel Salgado: regular. Helguera: regular. Samuel: bien. Roberto Carlos: regular. Beckham: bien. Solari: notable. Figo: bien. Raúl: bien. Zidane: regular. Ronaldo: bien. Owen: bien. Gravesen: bien. Celades: sin calificar. El técnico: Luxemburgo. Bien. Sigue dejándose notar su mano en el equipo, especialmente en los conceptos defensivos. La presión fue excelente en algunos mo- mentos, aunque no siempre constante. Lo mejor: el espíritu de todos sus jugadores, la fe en la victoria. El tanto del empate, que recordó al mejor Raúl de siempre. Las prestaciones de Solari como medio centro. La efectividad de Owen, que marca mucho para lo poco que juega. Lo peor: el error de Helguera, terrible. Algunos momnetos en el que el equipo se va del partido. Y el poco aprovechamiento que saca a las faltas Beckham, que se suponía un especialista.