Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 LUNES 17 1 2005 ABC Economía Economía descarta incluir el tipo único en la reforma del IRPF, que entrará en vigor en 2006 Se limitarán las deducciones por vivienda y planes de pensiones y se endurecerá la tributación del ahorro b El Gobierno pretende cambiar las deducciones familiares e introducir unas cuantías fijas en la cuota del tributo, en lugar de reducirlas del total de rentas, como ahora YOLANDA GÓMEZ MADRID. El Ministerio de Economía ya ha dado el pistoletazo de salida a la puesta en marcha de la próxima reforma fiscal. Los técnicos ya están manos a la obra. El punto de partida es el programa con el que el PSOE se presentó a las pasadas elecciones, aunque, eso sí, parece claro que, al menos en esta legislatura, mientras Pedro Solbes dirija la vicepresidencia económica, no se llegará al tipo único en el Impuesto sobre la Renta defendido por el asesor económico de Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián. Descartado el tipo único, la reforma fiscal ahondará en la simplificación del IRPF avanzada por los Gobiernos del PP, que permitió pasar de una tarifa de dieciséis tramos, a una de cinco. El nuevo impuesto, por tanto, podría tener entre dos y cuatros tramos. También se continuará con la reducción de los tipos, que en las dos últimas legislaturas han pasado del 56 al 45 en el caso del tipo máximo; y del 25 al 15 en el mínimo. La reducción de tramos y tipos estará acompañada por recortes en las deducciones que incluye el impuesto, prácticamente dos: la de vivienda y la de planes de pensiones, aunque éstas no desaparecerán. El equipo de Pedro Solbes parece tener claro que el modelo de IRPF diseñado por Miguel Sebastián, con un tipo único, un elevado mínimo exento y ninguna deducción, es un objetivo al que dirigirse, pero imposible de alcanzar en esta reforma. Aunque se han lanzado varios globos sonda desde diversos ámbitos del Gobierno sobre la posible supresión de la deducción por vivienda o por aportación de planes de pensiones, la reforma que está diseñando el Ministerio de Economía incluiría cambios pero no su desaparición. Una de las principales críticas que se han lanzado desde el Ejecutivo a la actual deducción por planes de pensiones es la que se refiere a los elevados límites a las aportaciones a medida que se acerca la edad de jubilación. Según la regulación actual, se puede llegar a aportar hasta 24.000 euros, cantidad que sólo pueden alcanzar las rentas muy elevadas. En este sentido, la reforma podría limitar las cantidades que se pueden invertir en estos fondos de pensiones, pero de modo que la gran mayoría de ciudadanos que ahora se Solbes, Álvarez y Sebastián, durante la clausura de una conferencia económica organizada por el PSOE benefician de esta deducción puedan seguir haciéndolo. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, es consciente de que suprimir los incentivos fiscales a los planes de pensiones conllevaría la práctica desaparición de estos productos de ahorro a largo plazo. Por ello es partidario de mantener la deducción y primar la inversión en estos productos financieros frente a otros, aunque desde el propio Ministerio algunas voces hayan reclamado la neutralidad fiscal para el ahorro. También se limitará la deducción por vivienda, aunque los cambios no tendrán efectos retroactivos para los que hayan comprado su casa antes de que entre en vigor la norma, que se beneficiarán de la regulación actual. El Gobierno también abordará cam- JAIME GARCÍA bios en las deducciones familiares. Una de las principales críticas que el PSOE lanzó desde la oposición a las reformas del IRPF del PP es que los ricos deducen más por sus hijos que los pobres También el secretario de Estado de Hacienda actual, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha criticado el mecanismo actual del impuesto, que incluye la deducción por hijo en la base Solbes ultima un programa de liberalizaciones económicas Y. G. MADRID. El ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, presentará en las próximas semanas un programa de reformas económicas para la legislatura, en el que se incluirán no sólo los proyectos que se pondrán en marcha, sino también el calendario para su aplicación. Entre las medidas más urgentes está la reforma de la legislación de la competencia, sobre la que ya se ha elaborado un libro blanco. El objetivo, en este ámbito, será reforzar la independencia, la transparencia y la seguridad jurídica. Para ello, se creará una autoridad fuerte e independiente del Ministerio de Economía, en el ámbito nacional, y se mejorará la articulación de los diferentes planos geográficos. Otro de los proyectos inmediatos es la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que pasará a denominarse Ley de Estabilidad y Transparencia Presupuestaria. El Ejecutivo ya se ha comprometido con diversos grupos políticos y con varias Comunidades autónomas a cambiar la Ley para eliminar la obligación del déficit cero anual. La nueva norma incluirá, sin embargo, mayores exigencias de información para todas las Administraciones Públicas. A lo largo de este año, el Gobierno pondrá también en marcha un plan de fomento empresarial cuyo principal objetivo será remover los obstáculos para el funcionamiento de las empresas, desde su nacimiento hasta su disolución. Entre los objetivos del Ministerio de Economía está también abordar una reforma de los mercados, que incidirá en varios ámbitos. Por un lado, se pretende mejorar la financiación empresarial a través del capital riesgo, y para ello se flexibilizarán los requisitos de inversión de este tipo de entidades. En el ámbito hipotecario, se apostará por incrementar la diversidad de productos y por hacer más transparentes los costes de las transacciones. Prioridad del Ejecutivo será también abordar la reforma del mercado de trabajo.