Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 1 2005 Sociedad 47 El director de la Cleveland Clinic planta cara a la multinacional de la comida rápida para cerrar la rentable franquicia instalada en la recepción del centro hospitalario El cardiólogo contra McDonald s TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ WASHINGTON. A su manera, la Cleveland Clinic- -entre los mejores centros hospitalarios del mundo- -le ha declarado la guerra a la comida basura, asociada con la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a un 64 por ciento de los estadounidenses. Dentro de un simbólico y comentado pulso nutricional, el cardiólogo Toby Cosgrove, en su calidad de nuevo director de ese impresionante campus sanitario, quiere terminar con todas las franquicias de fast food que operan dentro de esa prestigiosa institución sanitaria fundada en 1921 y con más de 200.000 pacientes anuales, domésticos e internacionales, incluida realeza y multimillonarios. Como parte de esta ofensiva contra las grasas saturadas, el colesterol y las dosis excesivas de sal y azúcar, la Cleveland Clinic ya ha conseguido expulsar una sucursal de Pizza Hut Pero el doctor Cosgrove se ha topado con la firme negativa de McDonald s a abando- nar el rentable restaurante que opera en la zona de recepción de este centro hospitalario. Franquicia con una clientela semanal compuesta por 12.000 doctores, enfermeras, empleados de todo nivel, pacientes y visitantes a los que les resulta casi imposible pasar por alto las tentaciones del Big Mac La cadena de los arcos dorados, cuyo perseguido establecimiento va camino de cumplir la mitad de un contrato de arrendamiento firmado y con una validez de veinte años, se ha negado a ceder a los deseos del doctor Cosgrove, que antes de convertirse a los 63 años en director de la Cleveland Clinic estaba considerado como una luminaria de la cirugía cardiaca, lo que inevitablemente implica haber lidiado con un sin fin de arterias bloqueadas. A juicio de este especialista en el corazón humano, el famoso hospital de Ohio tiene la obligación de sentar un incuestionable ejemplo en materia de nutrición. La franquicia de la discordia, en la recepción de la Cleveland Clinic En contraste, la multinacional de la hamburguesa se ha declarado muy orgullosa de sus menús, que incluyen saludables opciones como ensaladas. ABC Debate nutricional De las 13.000 franquicias de McDonald s en Estados Unidos, más de treinta operan en el interior de centros sanitarios, incluidos varios hospitales infantiles. Pero dentro del creciente debate nutricional a raíz de la epidemia de obesidad estadounidense, comercializar fast food en hospitales empieza a ser considerado casi tan incongruente como vender cigarrillos. En su intento de expulsar a los mercaderes de grasa de su templo sanitario, el doctor Cosgrove ha generado también un brote de lucha de clases. Los trabajadores con menos ingresos de la Cleveland Clinic reprochan a su nuevo director- -con un salario anual de 1,2 millones de euros- -que McDonald s supone una alternativa económica a la cafetería del hospital que ofrece un menú más sano pero a precios más altos. En el caso de la Cleveland Clinic, McDonald s ha ofrecido la posibilidad de presentar un menú con más opciones saludables. Pero el doctor Cosgrove quiere una solución drástica, recurriendo si es preciso a una generosa compensación monetaria. Con todo, la cruzada del cardiólogo no se va a detener en los arcos dorados. Su próximo objetivo para el próximo 4 de julio, Independence Day es erradicar por completo el consumo de tabaco en todo el perímetro de su campus hospitalario.