Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 1 2005 Internacional 27 Muere Zhao Ziyang, ex primer ministro chino y heredero de Deng Xiaoping Antiguo responsable del PCC, estaba en arresto domiciliario desde 1989 b El ex dirigente estaba en coma desde el pasado viernes en un hospital de Pekín. De hecho, el sábado su hija Wang Yannah había pedido a sus amigos que rezaran por él ABC PEKÍN. El ex secretario general del Partido Comunista Chino Zhao Ziyang, purgado en 1989 por su apoyo a los estudiantes de Tiananmen, murió ayer en un hospital de Pekín a los 85 años de edad, según informa Reuters. Zhao fue uno de los reformistas surgidos de la era de Deng Xiaoping y llegó a ser el líder del Partido entre los años 1987 y 1989. Desde entonces permanecía en arresto domiciliario. Este antiguo dirigente del PCC estaba desde hace varios días en coma, en concreto, desde el viernes, y dado su delicado estado de salud no podía recibir visitas. De hecho, el sábado Wang Yannan, hija del ex dirigente, había pedido a sus amigos que rezaran por él. De su delicada situación de los últimos días, también dieron fe grupos de activistas de derechos humanos con sede en Hong Kong, quienes destacaron que los médicos no son optimistas sobre la situación En febrero de 2003, Zhao estuvo hospitalizado durante tres semanas, aquejado de neumonía, e ingresó en un centro hospitalario nuevamente en diciembre, por problemas pulmonares. Zhao Ziyang, entonces secretario general del Partido Comunista Chino, se dirige, AFP megáfono en mano, a los estudiantes congregados en la plaza de Tiananmen en 1989 ría general del PCC y fallecido en abril de 1989. Tras la muerte de Hu, que también había sido destituido del cargo en 1987 por haber mostrado su apoyo a los estudiantes en enero de ese año, los estudiantes pequineses pidieron unos funerales dignos de su antiguo cargo y la restauración de su figura, iniciando unas protestas que fueron aplastadas en la noche del 4 de junio de 1989. Algo similar ocurrió en 1976, cuando la muerte de Zhou Enlai, uno de los líderes comunistas chinos más populares del siglo XX, desencadenó en abril de ese año un movimiento de protesta en la plaza de Tiananmen, denominado la primavera de Pekín En aquella ocasión, el Gobierno chino encabezado por Mao Zedong ordenó a las fuerzas de seguridad la disolución de las manifestaciones pero sin utilizar armas de fuego, y 60 líderes de las protestas fueron ejecutados posteriormente. La muerte de Zhao podría convertirse en una chispa que, como la muerte de Hu, cree una oportunidad y un foco emocional para muchos elementos insatisfechos destacaba ayer a la prensa independiente un experto en política china, Andrew Nathan. Esos elementos insatisfechos podrían ser los campesinos, que en los últimos veinte años han visto como su situación económica no mejoraba pese al desarrollo de la China urbana, o los millones de obreros que perdieron su trabajo debido a la reconversión industrial, unidos a grupos religiosos y disidentes políticos. Desmentidos sobre su muerte Hace una semana, el Diario Oriental publicado en Hong Kong, aseguró que el ex líder comunista había muerto, extremo que fue desmentido por sus familiares y por el Gobierno chino, aunque reconocieron que el líder estaba enfermo. Un rumor similar sobre la presunta muerte de Zhao apareció también en la prensa japonesa en 2003, lo que fue visto como un simulacro de las autoridades chinas para ver cómo reaccionaba la sociedad china a la muerte del carismático líder. Zhao fue primer ministro de China a principios de la década de los ochenta y posteriormente ascendió al puesto de secretario general del Partido Comunista de China (PCC) Fue un personaje clave en las protestas estudiantiles de Tiananmen, que le costaron el puesto, al considerar los cuadros del partido que había simpatizado demasiado con los manifestantes, a quienes visitó en la plaza. Tras la matanza del 4 de junio de 1989, Zhao cayó en el ostracismo y desde entonces ha vivido bajo arresto domiciliario. Según expertos en política china y grupos pro derechos humanos, su muerte podría desencadenar movimientos de protesta en el país, de la misma forma que ocurrió con Hu Yaobang, antecesor de Zhao en la secreta- Cayó en desgracia por apoyar a los estudiantes de la Plaza de Tiananmen Tras ejercer el máximo cargo al frente del Partido Comunista desde 1987, cuando fue elegido secretario general, dos años más tarde fue purgado por los órganos del partido por su apoyo a los estudiantes de la Plaza de Tiananmen, que solicitaban una aperturismo del régimen. Aquellas manifestaciones terminaron con una trágica matanza en la madrugada del 4 de junio de 1989, que se saldó con miles de manifestantes muertos, aunque el dato exacto nunca fue confirmado por las autoridades comunistas del país. Algunos fuentes hablaron en su día de una cifra en torno a las 2.600 personas asesinadas por el Ejército. El desencadenante de aquellas manifestaciones de 1989 fue el repentino fallecimiento de otro líder reformista, Hu Yaobang, caído también en desgracia. Los estudiantes aprovecharon además la ocasión para denunciar los altos niveles de corrupción del partido. A raíz de entonces, el dirigente chino ha permanecido, hasta su muerte, bajo arresto domiciliario Desde 1989 criticó duramente el freno a las reformas políticas del Gobierno chino. Incluso diez años, después Zhao Ziyang, intentó mandar una carta de denuncia fuera del país, pero dicha misiva fue interceptada por las autoridades.