Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional TRASLADOS MASIVOS DE IRREGULARES A LA PENÍNSULA LUNES 17 1 2005 ABC Interior negocia un avión con más capacidad En 2002 el alcalde de Las Palmas y presidente del PP canario, José Manuel Soria, organizó y pagó viajes de subsaharianos a Madrid, que llegaron por centenares. Las quejas de la oposición no se hicieron esperar. Hubo varias remesas. Pero la solución duró poco y fue Interior quien empezó a asumir los traslados. Primero se adquirió un pequeño avión de 30 plazas, que enseguida se quedó corto y desde hace ya más de un año se firmó un convenio con Swiss Air para estos traslados. Los dos vuelos casi diarios tampoco son ya suficientes, y ahora Interior negocia con la misma compañía la posibilidad de alquilar un MD Douglas con capacidad para un centenar de pasajeros, de forma que sólo haya que realizar un trayecto diario y no dos. El fin es claro: ahorrar gastos, pues al propio del aparato hay que sumar las dietas de los policías. Según fuentes policiales, en un mes podría estar cerrado el acuerdo. La Delegación del Gobierno en Canarias espera con anhelo el nuevo Ángel de los sin papeles. El grupo de inmigrantes, poco después de salir del centro de internamiento de Moratalaz, en Madrid El Gobierno fleta dos vuelos diarios desde Canarias a la Península con ilegales que abandona a su suerte Sólo en 2004 viajaron a Madrid 2.200 subsaharianos, que quedaron libres que criticó la medida en la oposición, no sólo sigue los pasos del PP sino que la intensifica. ABC pasó con cinco jóvenes de Mali sus primeras horas en Madrid CRUZ MORCILLO MADRID. Dos aviones ATR- 42 de la compañía Swiss Air parten a diario desde el aeropuerto de Las Palmas con destino a cuatro puntos de la Península que se alternan: Madrid, Málaga, Valencia y Murcia. Los pasajeros son inmigrantes subsaharianos en situación ilegal- -cuarenta y ocho máximo por cada vuelo- -y policías nacionales de Extranjería encargados de su custodia- -cinco de media en cada trayecto- En los últimos meses, estos viajes sufragados por el Ministerio del Interior, que no son nuevos, se han generalizado tras el cambio de tendencia de las mafias de las pateras que introducen vía Canarias a centenares de personas del África subsahariana. Una vez en la ciudad designada, los sin papeles son abandonados a su suerte en la cab El PSOE, lle ante el colapso de los centros de internamiento, según admiten fuentes policiales. El año pasado sólo a Madrid fueron enviados en avión desde Canarias 2.200 subsaharianos, según confirmaron fuentes de Barajas. Lo hicieron en idénticas condiciones, en aviones fletados por el Gobierno y bajo la cobertura de una Ley de Extranjería insuficiente. El Reglamento recién aprobado no hace sino ampliar la carta de naturaleza de este desaguisado con el efecto llamada de la disposición transitoria. La cifra total de traslados a la Península el año pasado superaría las cinco mil personas, según estas fuentes, mientras que otras la disparan hasta las nueve mil. Viajes secretos El secreto oficial que envuelve los traslados alimenta la diferencia de estadísticas. Los viajes responden al siguiente patrón. Tras la llegada de una patera los inmigrantes son registrados. Si se trata de marroquíes son devueltos a su país en 48 horas, en otro tipo de vuelos. Un avión ATR 72 de la misma compa- ñía con la que Interior firmó un convenio, con 70 plazas para inmigrantes y diez para sus guardianes, recoge a los viajeros en varios puntos de la Península y vía Málaga los traslada hasta Melilla, donde son puestos a disposición de las autoridades alauitas. En el caso de los subsaharianos sólo si se puede demostrar que proceden de Nigeria, país con el que existe un convenio, será posible el proceso de devolución; en caso contrario, los inmigrantes ingresan en uno de los centros de internamiento de Fuerteventura, donde pueden estar un máximo de 40 días y pasado ese tiempo son conducidos a la Península. En la terminal de carga de uno de los cuatro aeropuertos citados, un autobús o un furgón policial recoge a los irregulares y los traslada al centro de internamiento de la ciudad, donde se constata su llegada y quedan en libertad. En teoría después pueden ser detenidos por infracción a la Ley de Extranjería, pero como no hay dónde devolverlos, significaría empezar de nuevo. Su situación de ilegalidad permanente comienza así a consolidarse. Balla Fofana, nacido en Samakulu (Mali) acaba de cruzar la puerta de la madrileña comisaría de Moratalaz que lo separaba de la libertad. Con 25 años su única pertenencia es un documento colgado al cuello que certifica que no va a ser repatriado a su país. Sellado por la Comisaría de Policía de Fuerteventura y firmado por el director del centro de internamiento El Matorral acredita que Balla ha permanecido ingresado desde el 12 de diciembre hasta el 12 de enero, a disposición del Juzgado número 3 de Puerto del Rosario y le permite quedar libre puesto que no existe convenio de repatriación con Mali. Hace dos meses ABC pasó las primeras horas de su insólito estreno en Madrid con cinco jóvenes de este país. Balla Fofana y sus cuatro compañeros (de entre 18 y 25 años y con idéntico certificado de permanencia) salieron de sus pueblos hace dos meses. En Marruecos entraron en contacto con una mafia para la travesía en patera. El día 11 de diciembre partieron de El Aiyun tras pagar unos 1.000 euros cada uno con otras 32 personas. El viaje fue razonablemente bueno si tenemos en cuenta que les alcanzó la gasolina, ninguno se cayó al mar y, pese a la hipotermia, su juventud les ayudó a recuperarse. Ingresaron en El Matorral al día siguiente, sin un solo documento que acredite quiénes ni de dónde son. Diez días antes de que venciera el periodo máximo de encierro el director del centro les expidió el ansiado documento que les otorgaba la libertad. Con ese papel se abren dos posibili-