Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 1 2005 11 Jordi Sevilla llama sensato a Rajoy y le pide resistir la presión de la derecha antigua Imaz reprocha al PSOE el error de pactar con los populares el freno al autogobierno JOSEBA ARREGI NOVEDAD O MANIOBRA DE DESPISTE E Arnaldo Otegi, durante la presentación de la oferta de Anoeta dría anunciar un alto el fuego o, por el contrario, que sus comandos pisen el acelerador MIKEL FRAILE Capítulo de amenazas En otro momento, ETA dice constatar agotamiento del modelo autonómico y constitucional español y agrega que el instrumento destinado a garantizar la unidad de España y la división de Euskal Herria está roto Según los terroristas, el entierro del Estatuto de la Moncloa hace posible la nueva situación Así, la base de esta nueva oportunidad, hoy como ayer, viene del reconocimiento del derecho de autodeterminación En su comunicado, la banda criminal coincide con el lendakari en la pretensión de un referéndum. De la consulta sobre su futuro a todos los ciudadanos de Euskal Herria vendrá la solución El texto se reserva un apartado para la amenaza, aunque sea velada, cuando, tras denunciar la continuidad de la opresión y los ataques de los Estados español y francés, arremete contra las actitudes de determinados agentes políticos vascos tendentes a presentar a ETA como un obstáculo para dar la palabra al pueblo en lo que parece ser una alusión dirigida especialmente a los dirigentes nacionalistas. A ellos advierte igualmente de la grave responsabilidad en la que incurrirán quienes pretendan responder con un nuevo fraude a la situación que ahora se presenta tras recordar las circunstancias- -apoyo de tres parlamentarios de Batasuna- -en las que salió aprobado en el Parlamento vasco el plan Ibarretxe. TA y su entorno político nos ha tenido acostumbrados a estar pendientes de cada una de sus palabras, de sus manifestaciones y de sus gestos. En los últimos tiempos esa costumbre se ha convertido en auténtica necesidad por la, al parecer, velocidad de los cambios y novedades que anuncian. Esa apariencia y el deseo de ver el final del terrorismo, de descansar, por fin, de esa pesadilla, hace que prestemos tanta atención a cada palabra de Batasuna y de ETA. ETA dice que avala la propuesta hecha por Batasuna en Anoeta el 14 de noviembre. Bueno para algunos, pues en esa propuesta Batasuna apostaba por las vías exclusivamente políticas, aun sin condenar la violencia. Malo para todos, porque lo que diga Batasuna nunca vale hasta que lo confirme, o no, ETA: ésta sigue mandando con toda claridad, luego no hay vía política, sino mando armado. Batasuna acaba de decir que no busca el independentismo. Todos contentos con la novedad. Pero exige un nuevo escenario en el que tenga cabida su proyecto independentista y socialista. Quizá bueno lo uno, no tan bueno lo segundo. Exige un nuevo escenario: porque el anterior no vale. El viejo escenario es la Constitución y el Estatuto de Gernika. El viejo escenario es el Estado de Derecho y la Euskadi pactada, acordada entre quienes la ven y sienten de forma radicalmente distinta. ¿Cuál es el nuevo escenario? Uno en el que tengan cabida todos los proyectos políticos, incluido el del independentismo y el socialismo. Pero este proyecto puede ser defendido perfectamente en el actual escenario, una vez condenada la violencia. Lo nuevo del nuevo escenario debe ser, pues, algo distinto: un escenario en el que no sólo se puedan defender todos los proyectos políticos, sino en el que el independentismo y el socialismo se puedan realizar. Un escenario que no impida Lo nuevo es la frecuencia con la que el nacionalismo radical trata de dar apariencia nueva a su mensaje. Lo nuevo es el esfuerzo por hallar una salida a la situación de fuera de juego en la que ha quedado tras la ilegalización de Batasuna que Euskadi sea Euskalherria, y que ésta sea independiente. Una Constitución que asuma el derecho de autodeterminación, y un marco para Euskadi que pueda ser definido desde la hegemonía exclusiva del nacionalismo, y no pactado. ¿Es realmente nuevo todo esto? Son elementos que ya estaban en los discursos del nacionalismo radical desde hace algún tiempo. Lo nuevo es la insistencia en presentarlos como novedosos. Lo nuevo es la frecuencia con la que el nacionalismo radical trata de dar apariencia nueva a su mensaje. Lo nuevo es el esfuerzo por encontrar una salida a la situación de fuera de juego en la que ha quedado el mundo radical tras la ilegalización de Batasuna. En esta situación es importante que el PSOE y el PP acuerden los límites del campo de juego. Desde esa fortaleza del acuerdo es más fácil ser flexible y estar atento a la apertura de un resquicio real de novedad que sea fuente de esperanza. Porque si algo se pudiera mover, la fortaleza fuerza a que se mueva definitivamente, y la flexibilidad permite estar atento a la esperanza.