Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 1 2005 Sociedad 53 RECUERDO DE JUAN IGNACIO LUCA DE TENA ALFONSO DE LA SERNA C on la melancolía de quien ya puede ir contado los tiempos pasados de la vida de treinta en treinta años- -o de cincuenta en cincuenta... -recuerdo que en estos días primeros del año 2005 se cumplen treinta de la muerte de Juan Ignacio Luca de Tena y García de Torres, segundo marqués de Luca de Tena y primera rama brotada del gran tronco básico que fue don Torcuato, el fundador, hace un siglo, de esta Casa de ABC y Blanco y Negro Juan Ignacio Luca de Tena: ¡ya treinta años que se fue! Parece mentira que aquel hombre tan vital que hasta en su voz juvenil y barítona señalaba su vitalidad, su intensa manera de vivir, de sentir y de expresarse, no esté entre nosotros dando testimonio diario de las mil cosas que le llamaban. Porque Juan Ignacio era un ser humano lleno de vocaciones, es decir, de llamadas. Le llamaban las letras, sobre todo el teatro, pero también sus libros, sus artículos, o los libros y artículos de los demás, de los que era ávido lector culto; le llamaban la política, la diplomacia, los viajes, los amigos, el diálogo. Mas su vocación suprema fue la del periodismo, que heredó de su padre y legó a sus hijos y nietos. Ha sido el eslabón imprescindible de una hermosa y brillante cadena de periodistas que va ya por la cuarta generación; y a mi me parece que, en la respuesta a esa llamada del destino Juan Ignacio Luca de Tena puso el máximo de pasión. Le tocó vivir, en plena juventud, una época de la historia moderna de España que marcó también el máximo de la pasión política. Nadie podía ser indiferente en aquella hora de extremados sentimientos, y quien, al juzgar a los españoles de entonces, fuera cual fuera su adscripción ideológica, no tenga en cuenta el viento, a veces tormentoso, de emociones y de ideas cruzadas que soplaba por encima de nuestro país, correrá el pelibro de ser muy injusto. Yo no soy quién para analizar aquí la figura literaria, periodística y política de Juan Ignacio Luca de Tena, pero sí puedo decir, por haberle conocido, que era un ser profundamente humano y que al lado de sus muchos talentos, de su lealtades políticas- -en primer lugar la fidelidad a la monarquía- de sus batallas profesionales y de sus empeños literarios, guardaba un corazón cálido, amistoso y liberal, en el mejor sentido de esta palabra: el sentido de la liberalidad. Ahora que recuerdo al patrón de esta Casa, como le llamaban en la familia, en homenaje a su condición de timonel del navío no puedo olvidar que en un libro suyo, conmovedor, dedicado a sus amigos muertos hablaba con emoción de uno de ellos, Víctor de la Serna y Espina, mi padre, periodista como él. Con idéntica emoción escribo hoy, con treinta años de retraso, este obituario que le debía. Yo supongo que allá lejos, en el lugar donde se juntan todas las almas para la eternidad, y entre sones de músicas más sublimes e inefables, detrás de una pequeña nube inmaterial, los dos amigos, al reencontrarse hace muchos años, habrán oído el, para ellos, alegre y sencillo tecleo de una vieja linotipia de su tiempo, que les saludaba: era su vocación, bien respondida por ambos. El CGPJ no ve discriminación en prohibir el matrimonio entre homosexuales Invita al Gobierno a indagar otras vías para regular la unión entre personas del mismo sexo b El Consejo del Poder Judicial elabora un estudio para contribuir al debate sobre la reforma de mayor calado hecha en España del régimen legal del matrimonio N. C. MADRID. La Comisión de Estudios del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) debatirá el martes- -y previsiblemente aprobará- -el estudio jurídico sobre la ley que regula los matrimonios homosexuales. El texto expresa la opinión de la mayoría de este órgano, que pese a no haber sido consultado por el Gobierno- -el proyecto legislativo ya está en el Congreso- -ha querido contribuir al necesario debate jurídico que una cuestión de tal trascendencia debería suscitar. El CGPJ advierte que habría sido necesaria una mayor reflexión en especial en lo que afecta a la adopción, y califica de poco prudente abordar la reforma de mayor calado que se haya hecho en España del régimen legal del matrimonio con el fin de satisfacer a una minoría. El informe, redactado por el vocal José Luis Requero, duda de la constitucionalidad de la regulación de las uniones entre personas del mismo sexo a través de la institución del matrimonio. Y ello porque, si bien la Constitución expresamente no la prohíbe, sí hace mención expresa al hombre y a la mujer en el artículo que se refiere al matrimonio (32.1) Ese es, dice el estudio, el único precepto en el que la Carta Magna- -en consonancia con los tratados internacionales- hace referencia a la diversidad sexual de las personas Y concluye: Algún significado jurídico habrá que deducir El dictamen sostiene, además, que la heterosexualidad es el signo identificador del matrimonio- o es heterosexual o no es -y niega que sea discriminatorio prohibir a las parejas formadas por personas del mismo sexo el acceso a esta institución. En este sentido, argumenta que habría discriminación si al homosexual se le impidiera radicalmente contraer matrimonio, con cualquier persona, por el hecho de ser homosexual, lo que no ocurre Y explica que los homosexuales sí pueden casarse siempre y cuando sea con personas del sexo contrario. Por ello, el informe invita al Gobierno a indagar en la posibilidad de crear una figura jurídica que satisfaga las aspiraciones del colectivo homosexual sin alterar el contenido esencial del matrimonio Más delicado es el problema cuando se habla de adopciones. El CGPJ recuerda que es un derecho del menor- -no del adulto- -y advierte que permitir la adopción por parejas homosexuales supone supeditar ese interés a la necesidad de una minoría de que sus tendencias homosexuales sean homologadas