Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 DOMINGO 16 1 2005 ABC Sociedad A pesar de que la familia tradicional sigue siendo mayoritaria en España, nuevos modelos se han asentado en nuestra sociedad Son mujeres divorciadas con hijos, hombres separados que viven solos, parejas homosexuales... Así cuentan la experiencia de su vida para ABC Cosas de familia MADRID. La radiografía de la familia española ha cambiado en la última década. Nuevos estilos de vida se han abierto camino en nuestra sociedad hasta cambiar, a veces bruscamente, las fórmulas de convivencia elegidas por los ciudadanos. La familia tradicional, todavía mayoritaria, ha cedido sin embargo terreno a otros modelos, que se han integrado con toda naturalidad. Recientemente, el Instituto Nacional de Estadística puso sobre la mesa las tendencias detectadas a partir de los datos que lanza el Censo de Población y Viviendas del año 2001. Y perfiló los nuevos modelos familiares. Hoy día, cada vez más españoles deciden vivir solos, sobre todo jóvenes que emprenden el camino de su vida sin la compañía de una pareja. Una soledad que, por imperativos de la edad, también incide en las personas mayores de 65 años. Otras veces es la mala suerte o las sopresas que reserva la vida, lo que obliga a padres separados y divorciados a reiniciar el viaje solos, mientras la mayoría de las mujeres en esa situación lo hacen junto a sus hijos. Entre tanto, aumenta el número de parejas que se aventura a la convivencia sin pensar en tener descendencia, aunque aún existen algunos que optan por lo contrario, por formar una densa prole. Eso sí, cada vez son menos las familias numerosas. Y, como la sociedad española ya ha entrado en su etapa de madurez, la opción de vivir en pareja de hecho se ha multiplicado por dos. Una posibilidad exitosa entre homosexuales. En resumen, así somos y vivimos ahora muchos españoles: MIKEL PONCE Samuel Sánchez Serrano, 25 años, en su piso de Valencia Lorenzo Martín, de 57 años JAVIER PRIETO y separado, afirma prefiero a mi perra Viuda mayor en soledad La misma doble faz resplandece cuando la conversación se enfanga en la arena política: Fraga es un viejito como yo; Rajoy, un liante. A mí el que me gusta es Felipe (González) que me saludó en un mitin en La Coruña y en una carta (La sobrina de Elena, Maruja, se apresura a aclarar que es la misiva en la que se le comunicaba su pensión, si bien reitera una y otra vez que el ex presidente socialista se dirigió a ella personalmente) Mentando la pensión- -que hoy roza los 400 euros- Elena vuelve a destapar el saco y, enjugando las lágrimas, no disfraza absolutamente nada la anécdota y los golpes que dibujaron su destino. La primera, su propia boda. La alegría tiñe el brillo de sus ojos y relata que se enteró por un vecino de que se casaba: acudió a la iglesia y comprobó cómo el sacerdote anunciaba la boda de Jesús y Elena sin que ella nada supiera. ¿Y usted aceptó? Tenía muchos pretendientes, y me sorprendí del anuncio, pero dije que sí porque lo quería de verdad Y tan de verdad. Se refugió en ese amor cuando perdió a su único hijo después de que sufriera una meningitis a los cuatro meses de edad. Y volvió a superar el amargo trago que le reservaba la vida hace 18 años. Un médico- -a los que hoy no quiere ver ni en pintura, aunque a veces tenga que ser -le diag- Joven que vive solo Cuando vives solo no molestas a nadie y nadie te molesta Samuel lleva más de seis años viviendo solo, a pesar de sus 25, una situación en la que afirma sentirse muy a gusto. Te da independencia. No molestas a nadie y nadie te molesta Trabaja desde los 16 años. Al principio, lo hacía para pagarse sus estudios. Ha sido integrador social y después educador en un centro de enfermos mentales en la localidad valenciana de Bétera, lo que le permitió independizarse a la edad en la que la mayoría de sus amigos seguía con sus padres. A pesar de todo, afirma que encontrar vivienda no es fácil para los jóve- nes, sobre todo cuando no disponen de un contrato fijo. Primero viví en un bajo, propiedad de mi padre, hasta que alquilé este piso- -un sexto sin ascensor en un barrio céntrico de Valencia- Ahora estoy buscando una casa para comprar, pero en algún pueblo, ya que en la ciudad es imposible Decidió vivir sin compañía porque, como él mismo confiesa, siempre ha sido muy independiente pero eso no le ha impedido mantener muy buena relación con sus padres y su hermana, incluso mejor ahora que antes afirma, aunque reconoce que a veces es difícil en especial a la hora de la comida Por ello, Sam, como le llaman sus amigos, destaca que vivir solo, en lugar de aislarle, le ha convertido en una persona más sociable. Suelo invitar a menudo a mis amigos y hago más visitas a otras casas. Además creo en la vida en familia, pienso que es lo mejor, pero cada momento tiene lo suyo Tras la experiencia de los últimos años, dentro de algunos más quizá pruebe la nueva aventura de compartir piso. Se me acaba el contrato de alquiler y no me lo renuevan, así que tal vez alquile otro piso con amigos Por eso no duda en pedir a las administraciones que adopten medidas para controlar el precio de la vivienda, el principal impedimento para que los jóvenes se emancipen. no son los mundos de antes, nadie se casa, todos se amigan Ahora Su impermeable acento gallego marca cada palabra como si fuese la última. A sus 88 años, no le tiene miedo a la muerte, consciente de que es el pasadizo directo a los brazos de su amado Jesús. Más de dos años desde su fallecimiento no han servido para disipar ni uno solo de los maravillosos recuerdos con los que su esposa, Elena Blanco, fue llenando un saquito henchido de instantes y décadas de convivencia. Todo lo contrario: han inundado cada rincón de su morada de estampitas de vírgenes y fotos de Jesús que imposibilitan su olvido. No quiero ir a residencias ni asilos, ésta es mi casa, nuestra casa y me quedo aquí porque así lo quiere mi marido hasta el día que sea Hasta entonces, su temblorosa voz se convierte en una daga que empuña con enérgica fiereza cuando se le habla de abandonar su casa o de los contenidos de la televisión. Elena ofrece su particular veredicto: Ahora no son los mundos de antes, nadie se casa, todos se amigan. La gente anda desnuda por la televisión y antes no había necesidad de eso