Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional ELECCIONES EN IRAK ENTREVISTA DOMINGO 16 1 2005 ABC PAUL BREMER Ex administrador de la Autoridad Provisional de la Coalición en Irak Los brutales esfuerzos terroristas por incitar la violencia sectaria no han prosperado Mientras Irak se prepara para las elecciones del próximo día 30, el antiguo administrador de la Autoridad Provisional de la Coalición, Paul Bremer, nos cuenta su opinión acerca de cómo están yendo las cosas. ¿Será posible celebrar unas elecciones razonablemente creíbles? -Es posible y también esencial. La gran mayoría de iraquíes celebra la posibilidad de elegir a su propio gobierno. Las encuestas demuestran que incluso con una escalada de la violencia por parte de las fuerzas antidemocráticas, existe una intención de voto entre los iraquíes de más del 90 por ciento. Y, curiosamente, una tercera parte de los candidatos a las elecciones son mujeres. Cierta perspectiva resulta útil. Unas elecciones creíbles pueden celebrarse, y se celebran, en una situación de violencia. Tomemos a Colombia como ejemplo, o El Salvador a principios de la década de los ochenta, donde, como en la actualidad en Irak, gente supuestamente inteligente afirmaba que no sería posible celebrar elecciones. Pero, naturalmente, cabe esperar que las fuerzas antidemocráticas incrementen sus ataques para tratar de impedir las elecciones. Debemos tener en cuenta que las elecciones en sí no son el final del proceso. Son otro paso, muy importante, en el doloroso sendero de Irak desde la tiranía hacia un gobierno representativo. Habrá altibajos en este sendero durante los meses que se avecinan. Pero el rumbo está claro hacia el gobierno más representativo de la historia de Irak. ¿Qué será necesario para mantener a los insurgentes bajo control? -Los ataques en Irak, la mayoría de los cuales tienen como objetivo a los iraquíes, tienen dos orígenes. Los restos de las brutales fuerzas de seguridad y espionaje de Sadam, cuya visión del futuro de Irak es regresar a su espantoso pasado, y terroristas internacionales profesionales aliados con Al Qaida, cuya visión para Irak es el tipo de gobierno que establecieron en Afganistán con los talibanes. Ambos grupos son antidemocráticos y se dan cuenta de que las elecciones alejarán a Irak de sus perspectivas. Por eso están intensificando sus ataques antes de las elecciones. El líder de la rama de Al Qaida en Irak, Abu Musab al- Zarqaui, comprende el riesgo que suponen las elecciones para sus asesinos, ya que ha afirmado: En un Irak democrático no hay cabida para nosotros ¿Tendría sentido enviar más tropas en este momento? -La seguridad del país debe ser responsabilidad del propio Irak. Y a medida que avanza el proceso político, es importante que Irak adquiera la capa- La seguridad del país debe ser responsabilidad del propio Irak. Y a medida que avanza el proceso político, es importante que Irak adquiera la capacidad para defenderse TEXTO JULIAN KNAPP FOTO: ABC Espero que Alemania, Francia y otros países encuentren la forma de implicarse más en la reconstrucción de Irak cidad para defenderse. Una fuerza policial profesional, una guardia nacional y un ejército son los ingredientes esenciales para controlar a la insurgencia y para la posible reducción de tropas extranjeras en Irak. ¿Fue inadecuada la planificación de la posguerra? -El hecho de que la operación de posguerra fue inadecuada se ha convertido en una idea aceptada En realidad, la verdad sobre el asunto es más compleja. La breve duración de la guerra dejó a los planificadores con programas de contingencia que no se produjeron. No hubo daños importantes en los campos petrolíferos; no se produjo una crisis humanitaria; no se dieron movimientos de refugiados a gran escala. Sí había planes al respecto. ¿Qué hay del papel de los países vecinos de Irak? -No todos los vecinos de Irak han apoyado su liberación de los baazistas de Sadam. Tanto Irán como Siria han desempeñado papeles poco útiles en la situación de posguerra; ambos podrían y deberían hacer más para ayudar a estabilizar Irak, ya que un Irak desestabilizado juega en contra de sus intereses a largo plazo. Y EE. UU. no ignora las acciones inútiles de estos dos países. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido del modo en que se han sucedido los acontecimientos? -Ha habido varias sorpresas agradables desde la invasión. En Irak se ha producido un número sorprendentemente escaso de matanzas en represalia, nada remotamente comparable a lo ocurrido, por ejemplo, en Francia e Italia en 1945 y 1946. En general, los chiíes y sus líderes religiosos han apoyado primero a la Coalición y ahora al gobierno iraquí. La única excepción destacable han sido los neofascistas iraquíes de Muqtada al- Sadr. Los brutales esfuerzos terroristas por incitar la violencia sectaria no han prosperado. A pesar de los constantes ataques terroristas contra las fuerzas de seguridad iraquíes, el reclutamiento y entrenamiento de dichas fuerzas sigue adelante. Los kurdos se han quedado en un Irak unido, a pesar de las tentaciones de abandonarlo tras haber disfrutado de una década de práctica independencia. A pesar de la falta de práctica, los políticos iraquíes han mostrado su voluntad de resolver sus diferen- cias de forma pacífica. Además, a principios de 2004, los iraquíes redactaron y adoptaron la Constitución más liberal y progresista de la región. Plantea principios como la igualdad de derechos para todos los individuos, independientemente del sexo o etnia, la libertad de credo y el Estado de derecho. A pesar de la violencia, ha proseguido la reconstrucción, con más de 20.000 proyectos distintos completados por el traspaso de la soberanía. La producción de petróleo y electricidad ha vuelto a los niveles anteriores a la guerra a pesar de quienes lo creían imposible. ¿Cuál ha sido el mayor logro de la Autoridad Provisional? -El logro más importante de la Coalición fue liberar a 25 millones de iraquíes de la dictadura más brutal del mundo de finales del siglo XX. Posteriormente, la Coalición devolvió a Irak a la senda del autogobierno representativo en el periodo extraordinariamente breve de un año. Y la Coalición restituyó los elementos de una economía próspera. ¿Qué es lo que más le impresionó de su estancia en Irak? -Cuando la gente dice que Irak es un país rico, generalmente se refiere al petróleo, los ríos y los campos fértiles. Pero lo más impresionante de Irak es su gente. Son trabajadores e independientes. Poseen excelentes habilidades para la ingeniería, son comerciantes reconocidos y quieren que su país vuelva a líderar la región. ¿Qué opina del papel europeo? -He pasado la mayor parte de mi vida adulta viviendo y trabajando con aliados europeos, y me ha decepcionado profundamente la postura de los gobiernos alemán y francés con respecto a la guerra de liberación. En pocas palabras, creo que se equivocaron al oponerse a ella, especialmente cuando los gobiernos de nuestros otros aliados de Europa han apoyado a la Coalición. Resulta de utilidad que Alemania haya accedido a ayudar a entrenar a la Policía iraquí, pero es una lástima que insista en que dicho entrenamiento deba efectuarse fuera de Irak. Espero que Alemania, Francia y otros países encuentren la forma de implicarse más en la reconstrucción de este país. ¿Cómo estará Irak dentro de cinco años? -Creo que Irak tiene un futuro democrático. Naturalmente, la democracia iraquí tendrá sus propias características, al igual que las versiones alemana y francesa de la democracia. Pero la transición desde la dictadura llevará su tiempo. No hay razón para que Irak no pueda recuperar su posición como el país más progresista de la región. Aspen Institute. Berlín