Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 1 2005 Nacional 21 El etarra Pedro Aira queda en libertad tras redimir 12 de los 35 años de condena Los jueces aprueban la excarcelación con el informe favorable del fiscal b En junio de 2004, la Sección Se- Ataques contra el comercio de una edil de EA y la sede del PSOE en Pamplona EFE BILBAO. El comercio de la portavoz de Eusko Alkartasuna en el Ayuntamiento de Lequeitio (Vizcaya) y la sede de los socialista en Pamplona fueron objeto de sendos ataques en la madrugada de ayer, actos que motivaron las condenas tanto por parte de la formación nacionalista como del PP, que considera que estos hechos desmienten las palabras de Batasuna El establecimiento de la edil de EA Zuriñe Uskola fue atacado en la madrugada del viernes por unos desconocidos que rompieron los cristales y causaron daños en la fachada, según denunció ayer EA en un comunicado en el que condenó el ataque y se solidarizó con su edil. Para EA, la pervivencia de actos de violencia callejera impide la normalización política del país, que es la aspiración mayoritaria de los ciudadanos vascos Por su parte, el PP vasco condenó estos actos protagonizados por la izquierda abertzale y aseguró que lo único que esperamos de Batasuna es que anuncie la desaparición definitiva de ETA, condene la violencia y asuma definitivamente los principios democráticos que nunca ha respetado gunda de la Audiencia Nacional le concedió redenciones extraordinarias en contra del criterio del juez central de Vigilancia Penitenciaria N. VILLANUEVA MADRID. El etarra Pedro Aira Alonso abandonó ayer la prisión asturiana de Villabona tras cumplir 17 de los 35 años de prisión a los que fue condenado. Al igual que otros pistoleros juzgados con el Código Penal de 1973, Aira se ha beneficiado de redenciones ordinarias y extraordinarias, lo que ha posibilitado su excarcelación 12 años antes de alcanzar los 30 de máximo cumplimiento previstos en la anterior legislación. La puesta en libertad de este pistolero se produce después de que la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional revisara las redenciones que le fueron concedidas y aprobara, con el informe favorable de la Fiscalía, la propuesta de licenciamiento definitivo del hasta ayer preso. Aira, de 50 años de edad, fue captado por ETA en septiembre de 1979 y se integró en el comando Tximista El 15 de febrero de 1980 asesinó al taxista Ignacio Arocena y huyó a Francia, país donde fue detenido y entregado a las autoridades españolas en 1987. El etarra fue condenado a 27 años de cárcel por el asesinato del taxista y posteriormente, ya en 1991, a otros ocho por robo a punta de pistola de un vehículo y el intento de asesinato de un guardia civil cuando en diciembre de 1979 salía de un bar de la localidad guipuzcoana de Urrieta. En junio del año pasado la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional aprobó la concesión de redenciones extraordinarias a este etarra en los términos que había propuesto la Junta de Tratamiento de su centro penitenciario. Y lo hizo esti- mando las alegaciones de la defensa de Aira, contra las que dictó el juez central de Vigilancia Penitenciaria, entonces Javier Gómez Bermúdez, denegando los beneficios propuestos por la Junta de Tratamiento de la prisión. De esta forma, y sin posibilidad de recurso, el etarra consiguió redimir 30 días por trabajos Se da la circunstancia de que Gómez Bermúdez, hoy presidente de la Sala de lo Penal, ha tenido que ver desde su nuevo cargo la puesta en libertad de este etarra, a cuyas redenciones se opuso en su momento. Francisco José Alcaraz Unificar criterios El tribunal que concedió los beneficios penitenciarios a Aira aseguró entonces que la interpretación del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria sobre los requisitos o condiciones para que se pueda aprobar una redención extraordinaria no responde a la realidad carcelaria, pues se parte de un modelo idealizado en el que todos los internos pueden realizar un trabajo Entendía la Sección Segunda que la tesis mantenida por Gómez Bermúdez no ayudaba a la reinserción social del interno, al privarle de estímulos, ni coadyuva a evitar conflictos en los centros penitenciarios por llegar a los internos a la conclusión de que no habrá recompensa que premie su actividad cultural o deportiva con un acortamiento de condena Con la llegada del antiguo juez de Vigilancia Penitenciaria a la Presidencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en julio de 2004, y la alarma social que ha suscitado el anuncio de la excarcelación del sanguinario De Juana Chaos, los jueces de la Audiencia Nacional han apostado por unificar criterios en torno a los licenciamientos definitivos de las condenas de etarras. Se trata de revisar los expedientes de estos presos para ver si han podido cometer fraudes en la solicitud de redenciones. AVT: Es una amenaza para la sociedad MADRID. El presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) Francisco José Alcaraz, aseguró que la excarcelación del etarra Pedro Aira es una barbaridad para las víctimas, que no sólo podemos llegar a tener miedo porque estos asesinos salgan a calle sino que también sentimos humillación e impotencia En su opinión, llegamos tarde para este y otros muchísimos casos por lo que tenemos que trabajar de forma ardua, individual, estudiando cada caso, lo que vamos a hacer desde la AVT, para evitar que casos como éste- -de etarras que se han beneficiado de las redenciones- -se repitan en los próximos meses. Para nosotros es una barbaridad y para la sociedad es una amenaza que un asesino convicto que esté arrepentido ni haya pedido perdón a las víctimas pueda estar en la calle declaró a Efe. Proyecto político a la fuerza También a través de un comunicado, y tras expresar su rechazo a estas acciones violentas y su solidaridad y apoyo con los afectados, la formación afirmó que son inadmisibles estas acciones violentas y las amenazas de quienes pretenden imponer a la sociedad vasca y española un proyecto político a la fuerza, un hecho que merece el rechazo frontal y firme de la sociedad y de las fuerzas democráticas Los populares consideran, además, que los hechos desmienten así a las palabras de Batasuna, que busca interesadamente el protagonismo político que no tiene